Publicidad en
23 de Agosto. 08:46 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cocina y Recetas

Vinos de alta calidad

25 de Julio | 11:51
Vinos de alta calidad
La ideología de Tagonius se basa en la elaboración de vinos de alta calidad. Para ello, en sus bodegas controlan todo el proceso de elaboración, desde la fase de vendimia en el campo hasta el embotellado en sus instalaciones. Todo este proceso se hace con mucha meticulosamente y con unos controles que les hace ser diferentes al resto de bodegas y claro está el resultado es la excelencia de sus vinos.

BODEGA CON HISTORIA

La historia de Bodegas Tagonius (del latín, Tajuña) se remonta a mediados del siglo XIX, pero hay constancia de que en estas tierras, próximas a la vega del río Tajuña, se cosechaba vino desde la época romana. El nombre de esta bodega hace un guiño especial a los primeros vinos que se cosecharon en todo el sureste de Madrid.

El vínculo de Madrid con la industria vinícola se remonta al siglo XIII, pero no será hasta el siglo XV cuando los vinos madrileños comiencen a tener cierto prestigio, sobre todo los cosechados en las zonas de Getafe, Pinto, Parla y Fuencarral, donde se producían los vinos más valiosos. En la época de Felipe IV los vinos más prestigiosos eran los “vinos preciosos” de San Martín, los de Cadalso y Pelayos.

A comienzos del siglo XX ya podíamos encontrar más de 60.000 hectáreas de viñedos en tierras de Madrid, pero la producción de vino se vio especialmente afectada por una plaga de filoxera. Su recuperación no se produciría hasta los años cincuenta, año en el que surgen las primeras cooperativas. Sin embargo, al mismo tiempo, los polígonos industriales y la conversión de los pueblos en ciudades-dormitorio acabaron con los viñedos de las zonas de Valdemoro, Pinto, Getafe, Móstoles, Torrejón, Alcobendas o Alcalá de Henares.

A partir de aquí, los vinos de Madrid pasan al anonimato. Se presenta la necesidad de renovar el sector e invertir para rejuvenecer los viñedos, recuperar las variedades de uva y actualizar los criterios de elaboración. No será hasta la creación del reconocimiento de la Denominación Específica Vinos de Madrid en los años ochenta cuando se produzca un verdadero impulso de la industria vinícola en Madrid.

TINTOS Y BLANCOS

En sus viñedos se trabajan cuatro variedades de uvas tintas: Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Tempranillo. En cuanto a blancos, destacan sus viñas de Malvar y Moscatel de grano menudo.

Los racimos de uva se despalillan totalmente a su entrada en bodega, pasando el mosto-pasta a fermentar en depósitos de acero inoxidable a una temperatura máxima de 27º. El proceso de elaboración de sus vinos se caracteriza por realizar maceraciones tanto prefermentativas como postfermentativas. Controlan la temperatura desde antes de la fermentación. Las uvas permanecen a 8º para ralentizar todo el proceso y extraer al máximo las cualidades más interesantes de la uva. La maceración de sus vinos dura en torno a los 25 días, mientras que la fermentación es de 14 días.

Una vez realizado el descube y el vino se encuentra limpio, se introduce en las barricas especialmente elegidas para acentuar y enriquecer las características, olores y sabores, durante al menos 8 meses. La calidad de sus vinos la conciben en función de sus perfiles y su complejidad aromática.

Como seña de identidad, adecuan las barricas a sus uvas. Cada año el enólogo de la bodega pretende anticiparse a la vendimia y avanza qué perfiles de madera son necesarios para complementar las uvas vendimiadas. Habitualmente trabajan dos tipos de madera, generalmente tostadas medio-plus, de reconocidas tonelerías: 80% de barricas de roble francés y 20% de roble americano. En su sala de crianza priman las Barricas Bordelesas y las Botas Jerezanas.

Por último y para finalizar este proceso, llega el momento de definir sus excelentes vinos. En el llamado ensamblaje en el que el enólogo mezcla las diferentes variantes de vino, que dan como resultado la selecta colección de botellas Tagonius.

VIÑAS CON PROPIA IDENTIDAD

Las diferentes parcelas se encuentran a 45 kilómetros al sureste de Madrid, concretamente en la localidad de Tielmes de Tajuña. Son tierras de gran fertilidad, bañadas por la Vega del río Tajuña, afluente del Tajo. Esta zona se caracteriza por ser cuna de los vinos que se consumían en la corte real en los siglos XVII y XVIII.

Bodegas Tagonius cuenta con 32 hectareas de viñedos en propiedad y una selección de parcelas gestionadas al 100% por los actuales propietarios de estas bodegas madrileñas.

Precisamente en toda esta zona se elabora más del 50% del vino total producido en la Denominación de Origen de Madrid.

En el caso de esta compañía bodeguera, toda la uva que se trabaja en la bodega se encuentra dentro del marco D.O. Madrid. En sus tierras, cuidadosamente estudiadas y catalogadas por su enólogo, se cultivan principalmente cuatro variedades de vid: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. Las labores de la siembra siempre se realizan bajo la premisa de la viticultura de precisión con el objetivo de sacar el máximo rendimiento a las uvas. Su enólogo y su equipo de trabajo tienen en cuenta la calidad de la tierra y la variedad de uva, capaces de soportar inviernos muy fríos y veranos calurosos.

Todos estos factores, sumados al minucioso proceso de recogida y selección manual, hacen que sus vinos tengan un sabor único y característico que determinan el ADN de esta Bodega Tagonius. 

INFRAESTRUCTURA

Construida en el año 2000 sobre la antigua bodega de Justo del Pozo Olmeda, Bodega Tagonius fue fundada en el año 1860.

Contamos con unas amplias y modernas instalaciones situadas en Tielmes de Tajuña, Madrid, con capacidad de molturación de 900.000 kg y de elaboración de hasta un millón de litros. Nuestra sala de crianza contiene más de 850 barricas de la más prestigiosa madera de roble francés y americano.

Estas instalaciones se encuentran en remodelación con el objetivo de mejorar y adaptar todos los recursos de la marca a la imagen de Tagonius, respetando los procesos naturales que cimentan la bodega.

Para conocer más en profundidad esta Bodega madrileña, TAGONIUS, charlamos con su Directora Comercial, María Girón, sobre el momento que está viviendo los vinos de la Comunidad de Madrid  y en concreto los de D.O.

R: 2019 está siendo un año muy productivo, tanto a nivel nacional como internacional, pues estamos comenzando de nuevo a exportar. (Hubo cambio de propiedad hace unos 3 años) También se están aumentando las ventas, un 30% de media respecto al año anterior.

¿Cuál es el nivel de aceptación por parte del consumidor español de los vinos de D.O. de Madrid?

R: Desde mi punto de vista, creo que el consumidor final cada vez se siente más atraído por el mundo del vino e intenta acercarse y conocer otras denominaciones de origen no tan famosas. Tagonius a nivel de marca sí que es muy conocida en Madrid, fuimos de las primeras bodegas de la D.O en elaborar vino de calidad y el mercado nos reconoce por eso. Se constituyó hace ya unos 20 años por lo que la marca si está consolidada.

Hay que apostar por beber el vino dónde se está o se visita, y tenemos la potencialidad de encontrarnos en una ciudad donde todas las bodegas quieren posicionarse y darse a conocer. Es una ciudad con muchos habitantes, pero también con mucha gente de paso, con mucha hostelería, y creo que eso es una gran ventaja con la que contamos.

¿Qué papel están jugando las grandes superficies y supermercados en la venta de  los  Vinos de Madrid y en especial vuestro Tagonius?

  1. Las grandes superficies nos dan visibilidad hacia el consumidor final y a nivel regional sí que tenemos nuestro rincón en cada gran superficie. Habría que incentivarlo un poco más, estamos realizando acciones tanto desde bodega como desde la denominación para tener cada vez más protagonismo a todos los niveles. Haciendo fuerzas creo que podríamos dar un salto a nivel nacional.
¿Cuál es momento que está viviendo en España los vinos D.O. de Madrid?

R: Pues como he comentado antes,  como muchas otras denominaciones de origen, cada vez hay más curiosidad por conocer otras zonas vitivinícolas y tanto en hostelería como en otros canales se percibe un poco más de interés que en épocas pasadas.

 ¿Qué diferencia hay entre los Vinos de D.O de Madrid y la de otras regiones o denominaciones de origen?

Como dato curioso, somos la única Denominación de Origen en el mundo al que le da nombre una capital. Creo que eso es un punto a favor a la hora de exportar, todo el mundo sabe dónde se encuentra Madrid. Además, en Madrid se lleva elaborando vino desde hace muchos años, y contamos con cuatro subzonas, y se cultivan uvas de variedades totalmente diferentes e incluso autóctonas, como la uva malvar, y sólo la puedes encontrar aquí.

VINOS UNICOS

CRIANZA 2016

Vino elaborado partiendo de una cuidada selección de uvas de la variedad Cabernet Sauvignon, Syrah, Tempranillo y Merlot. Uva madura que conserva una acidez natural que le otorga frescura, maceración prefermentativa a 8ºC durante 5 días, fermentación alcohólica a temperatura controlada, maceración total de 21 días, fermentación maloláctica en tanque de acero inoxidable. Después el vino pasa a barricas de roble francés y americano donde madura durante 14 meses para conseguir de este modo un equilibrio entre la fruta y la madera, posteriormente es embotellado y sometido a crianza en botella.

En la cata vemos  su color rojo fuerte, radiante y esplendoroso. En nariz, es muy expresivo de fruta roja, con sensaciones de especias livianas y algunas notas minerales. Su paso por boca es de volumen medio, tenue pero fresco. Suave y con mucha amplitud. Y marida muy bien con pescados en salsa, bacalaos y guisos de atún. Legumbres con carnes y embutidos. Empanadas y asados de carnes blancas. Verduras. Quesos de vaca u oveja semicurados.

ROBLE 2017 

Se trate de un vino que destaca por sus tonos azulados y su aroma a frutos negros y minerales con algunos tonos florales y equilibrados. En nariz, es muy penetrante de frutas negras, regaliz y algunas notas especiadas y de sándalo bien integradas. En  su paso por boca se detecta el peso de los taninos, lo que le hace ser un vino largo y con una permanencia en muy elevada y agradable.

Y es un vino que va fenomenal para carnes rojas a la plancha o de caza. Quesos curados.

BLANC 2018 

Elaborado con una selección de uvas de nuestras viñas, de excelentes variedades como son la Malvar (uva blanca autóctona de la D.O Madrid), la Sauvignon Blanc, y la Moscatel de grano menudo en menor proporción.

A simple vista es limpio, brillante, color amarillo pajizo con matices metálicos. En nariz es intenso, complejo y elegante, destacan los tonos de frutas de hueso como el melocotón y también florales (rosas blancas). En boca, es suave y refrescante, muy glicérico y cremoso, destaca por su complejidad aromática y por su frescura, dejando un largo y elegante postgusto.

Este blanco esta especialmente indicado para aperitivos y para acompañar platos a base de pescado, marisco, pastas, arroces y carnes blancas. Marida con todo tipo de ahumados, quesos suaves y jamón serrano.

La producción y calidad de la Denominación de Origen Vinos de Madrid, que agrupa a cerca de 50 bodegas de la región en las que desarrollan su labor 3.200 viticultores, sigue viento en popa.



Lo más leído en Gastronomía
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.