Publicidad en
26 de Agosto. 03:06 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

Ilusión y picarescas

10 de Junio | 12:37
Ilusión y picarescas
Una amiga se ha comprado un coche rojo, rojo, y cuando se lo hago notar me contesta con una especie de orgullo infantil que denota muchas horas de obligada servidumbre ante muchos. Un amigo ha cambiado de departamento en su lugar de trabajo, y su alegría habla bien a las claras de que (no siempre) los regalos tienen que ver con beneficios, monetarios o currículares, sino con un afán. Frente a ellos aparecen los otros, esos implícitamente citados por el poeta Tomás Segovia cuando dice: “Que no es lo mismo el que desea/ Que el que codicia algo/ Como no son las mismas las palabras”. Esos que se mueven en los aledaños del poder, de cualquiera de ellos, sea grande o chico, y disimulan. 

Disimulan fervor, interés o confianza, hacen arrumacos, escriben lisonjas a sabiendas de ser falso lo que afirman. Se posicionan pragmáticamente sobre lo qué consideran más rentable para sus intereses, forman parte de camarillas específicas o amplias. Simulan comprender y actuar en nombre de una idea. Los hay a millares en tiempos postelectorales de resaca, en los sitios en los que la administración es prácticamente dueña y soberana de posiciones y de sueldos. 

Me cuentan que no se encuentran trabajadores para recoger la fruta en lugares con tasas importantes de paro. Me explican el por qué. Muchos prefieren seguir cobrando la prestación a darse de baja en las listas del mismo, todo el mundo lo sabe. Todo el mundo, pero la solución llega de la mano de temporeros llegados de fuera, porque desde dentro nada se mueve ni se rectifica. 

Las medias verdades son mentiras, claro es, pero cumplen su rol de contaminadoras de una realidad. Sirven para tratar de oponerse a situaciones de todo tipo, contrarrestarlas o defender las contrarias. También para sobrevivir en unos ambientes determinados y no ser tenidos por “los tontos de la clase”. Desde la picaresca. 

A menudo enfrente no hay contestación pública sobre los desórdenes. Por cálculo, por ignorancia o por las dos cosas. El monstruo se devora a sí mismo sin que se note. Una región puede subsistir inercialmente durante tiempo bajo los signos de una aparente prosperidad. Pero una prosperidad que hunde sus raíces en un modo arbitrario de reparto (de favores, puestos, etc) aunque se hiciera con el mejor de los talantes tiene un camino corto de recorrer. 

Es absurdo sostener toda la responsabilidad únicamente en el necesitado. Por lo común, y en un gran porcentaje, no sabe, no puede o no quiere que lo gobierne la dignidad. La dignidad de mandar en su hambre, o en sus deseos, o en su casa. El hombre (o la mujer) no son libres (parecen justificar estas prácticas en pleno siglo XXI) quizá por crearnos demasiadas necesidades. Por escatimar en lo importante para tener en lo accidental. Se ha copiado el mensaje que se lanza a los futbolistas de élite (reciben una prima por unos resultados determinados) como ahora se regala la matrícula al alumno universitario que aprueba, convirtiendo en mérito lo que es simplemente obligación. Y así. 

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.