Publicidad en
22 de Junio. 04:02 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música
LOS RELATOS DE MARÍA

Sonrisas

11 de Junio | 13:39
Sonrisas
Las gotas de lluvia empapaban el asfalto, caían feroces sobre el negro alquitrán sin mostrar ni una pequeña miaja de misericordia. Machacando la dureza del suelo, de la misma manera, que lo hacían las lágrimas en su rostro. Una, dos, tres. Se esforzaba en enumerar las partículas de agua mientras perdía la cuenta de las que resbalaban por su cara. Una, dos..., escuchó una voz en sus adentros: -deja de llorar y saca tu mejor sonrisa.
 
Aparcó en una esquina del alma el desconsuelo y buscó consuelo en los recuerdos.
 
Buceó en su memoria y se encontró con ella, la primera que le cambió la perspectiva del tiempo. Esa apertura bucal desdentada de apenas tres días que olía a leche y a existencia recién parida. A ternura atrapada en apenas cincuenta centímetros de amor sin límites, ni medidas. Sin duda, fue la primera en inaugurar su particular álbum de las sonrisas.
 
Con los años y por sorpresa vino la que fue capaz de cambiar su mundo sin ella saberlo. Mágica, para iluminar sus días grises y oscuros con un simple gesto. Heroína, para decir sin palabras que si yo puedo tú tienes la obligación de hacerlo. Una mueca diáfana, infinita, imborrable en el pensamiento. Una sonrisa especial que espera al otro lado del arcoiris, allí donde se cumplen los sueños.
 
Y por último, llegó simplemente la sonrisa sincera. La que muestra su mejor cara aunque el dolor quiebre por dentro. La que no duerme de noche por estar velando otro desvelo. Esa, que se levanta dolorida a conquistar otro día con la simple curva de sus labios. La que te apoya en los días malos y no deja que abandones tus metas, aunque las de ella a veces se pierdan. Suspiró ante la invocación de su imagen pequeña y a la vez tan grande.
 
Sumergió de sus recuerdos, se tocó el rostro y estaba seco,  tampoco llovía ferozmente sobre el asfalto. Miró al sol que asomaba imponente despejando las nubes, formando figuras extrañas y allí las vio, como la claridad del día. Pudo contemplar su reflejo en los reflejos azules del cielo, su sonrisa en las sonrisas que formaban parte de su vida.
 
Fin.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.