Publicidad en
16 de Agosto. 23:36 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música
LOS RELATOS DE MARÍA

Me acostumbré

22 de Mayo | 13:38
Me acostumbré
A ti, a la tibieza de tu cuerpo en las madrugadas, a ese olor inconfundible de lavanda que dejas enredado entre las sábanas. A tus ronquidos suaves o tu respiración fuerte, como te gusta llamarla. A que me abraces infinitamente cuando sientes frío y a que me apartes con delicadeza en los calores insufribles del estío. A tus pocas noches de insomnio, llenas de  preocupaciones, a tus sueños plácidos donde a veces me asustas con tus charlas.
 
Me acostumbré.
 
A que te levantes casi al alba para inundar la casa de deliciosos aromas. A tu mano en mi espalda zarandeando mi figura adormilada, a que aguantes paciente mis protestas por cinco minutos más en la cama. A tus magdalenas borrachas de café y al fino hilo negro que te recorre la barbilla después. A como coges corriendo la servilleta para limpiarte la torpeza y la vergüenza, mientras contemplas mi sonrisa cómplice que dice sin palabras: yo no he visto nada.
 
Me acostumbré.
 
Al beso ligero de despedida, a tu frase de cariño pasa un buen día, a imaginar en el tedio del trabajo con que comida me vas a sorprender. A llegar a nuestro hogar, disfrutar con el maravilloso olor que desprende y poder continuar con el juego de la adivinanza culinaria. A que me recibas con tu delantal de flores, la mesa recién puesta, a tus preguntas sobre el trabajo y tu completo interés por mi relato aburrido de siempre.
 
Me acostumbré.
 
A nuestras tardes de paseo por el parque, llenas de niños despreocupados con su correspondiente madre preocupada. A los perros corriendo delante de sus dueños y a los dueños corriendo tras los perros. A las parejas de ancianos que se sientan a contemplar tranquilos el atardecer de su vida. A tu mano en mi mano, a tus pasos ligeros acoplándose al caminar lento de los míos.
 
Me acostumbré.
 
A tus cenas de ensalada ligera, casi livianas. A nuestras guerras por el mando o que si la película de turno es mejor a la serie rutinaria. A que ganes orgullosa la batalla, para caer rendida a los cinco minutos. A que despiertes enfadada porque según tú, te perdiste el final de lo que habías elegido. A tu pijama de franela, a tu camisón de seda. Al último beso del día y al abrazo con el que me dices las buenas noches amor mío, hasta mañana.
 
Me acostumbré a tu vida y a la mía.
 
Y ahora tengo miedo. No sé muy bien cómo decirte que, la costumbre, ha matado todo lo que por ti he sentido.
 
Fin.


La Fuga de la Diabla
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.