Publicidad en ElCorreoExtremadura.com
24 de Octubre. 01:32 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

Consejos vendo y para mi no tengo

21 de Mayo | 13:34
Consejos vendo y para mi no tengo
Hace muchos, muchos años, escuché por casualidad una conversación entre dos personas. Hablaban de botellas de vino y lo hacían con un conocimiento real de ellas, de sus marcas y calidades. Aún no estaba de moda entender de cocina, no existían los “MasterChef” y los cocineros no se consideraban estrellas de nada. Por otra parte, sabido es que los sueldos de algunos trabajos nunca han sido elevados, más siendo interinos. Así que la conversación me sorprendió, por el conocimiento demostrado sobre el asunto y por las circunstancias. Pero aún lo hizo más el comentario de uno de los conversadores, sobre la bodega que tenía en casa, llena de firmas vinateras de prestigio. Quienes hablaban eran exponentes ideológicos de base, reconocibles por sus ideas. De amplia influencia (por ello) entre algunos sectores. Si se me permite la simplicidad, a la izquierda de la izquierda. 

No soy ningún pureta, estricto e intransigente, ni me escandalizo con facilidad, creo que todo el mundo tiene derecho a vivir lo mejor posible si no hace daño a nadie, pero aquello me hizo pensar sobre la incoherencia de predicar algo que no se aprueba para sí. Aquello me descubrió con absoluta certeza que los comportamientos de las personas son, en circunstancias cualesquiera, los verdaderos exponentes de las ideas, preceptos y normas  que respetamos y no las etiquetas que, conscientemente o no, lucimos en prendas o en discursos. Y mucho menos en un carnet. 

Sabido es que vivimos en tiempos de máscaras y cada cuál carga con la suya, pero eso  no es óbice para saber distinguir “las voces de los ecos” que diría Machado. Las cualidades y cantidades de los entes, incluyéndonos a nosotros mismos. En las arengas al uso, se escucha demasiadas veces lo de que una organización está por encima de sus individuos, como si un colectivo pudiera existir sin sus componentes y desarrollar vida propia. Y si bien un sistema puede seguir moviéndose en razón de su propia inercia, tiene cada vez menos brío si lo que se insufla carece de vigor, o de calidad. O de inteligencia para anticiparse al futuro. 

Hace unos días se ha celebrado una boda de relumbrón en Inglaterra. Los ingleses son magníficos para estas cuestiones, claro está que sus asesoramientos son muy buenos. Hechos comunes y privados, como puede ser el enlace de un miembro de una clase privilegiada, se aprovechan (y no al revés) por mor de su productividad en prestigio, economía y turismo para la institución monárquica y para el país, ahora un tanto depresivo, por lo del Brexit. Razones de peso son, desde luego. 

Cuando escuchas a un grupo de personas formadas que se interesan y estudian debidamente los temas, cualquier tertulia en un medio de comunicación es una lección de buen hacer, un factor de aprendizaje. Nada que ver con aquellas donde los tertulianos dicen obviedades y lugares comunes a las preguntas de un mediocre conductor de programa, inexperto o simplemente despreocupado y sin competencia profesional. Luego son las características de las personas las que hacen posible la salida de un buen producto y no el mero hecho de estar agrupadas pensando defender determinados principios. El ser humano, amigos, es lo importante. Por eso habría que atender a su calidad. 

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.