Publicidad en
21 de Mayo. 20:39 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música
LOS RELATOS DE MARÍA

Historia de un asesinato

8 de Marzo | 12:16
Historia de un asesinato
Miró el cuchillo, la sangre aún caliente de sus víctimas goteaba lentamente por él. Se dirigió al espejo y contempló con satisfacción su cuerpo manchado de rojo, sacó la lengua de la espumosa boca y se lamió los ejecutores dedos. Un sabor metálico inundó cada una de sus pupilas, haciendo que el calor en su entrepierna se avivase, sin duda alguna, matar le proporcionaba placer, mucho placer. Giró su figura y observó la dantesca escena, los cuerpos desmembrados, los rostros apenas ya reconocibles, el horror de la última mirada en sus ojos vacíos de vida. La humedad de su bajo vientre le sobrevino en una explosión de pura dicha, por primera vez en mucho tiempo se sentía feliz y libre, por fin se había deshecho de todos ellos.
 
De la cotilla del quinto B. La que llenaba el hueco de su miserable vida averiguando las miserias de sus vecinos. Utilizaba la mirilla magistralmente y sin buenos propósitos. Un parásito que a falta de experiencias propias se alimentaba de las ajenas; ignorando por tanto, a un marido borracho, un hijo trasnochado y a un perro famélico.
 
Del avaro del cuarto A. El que se negaba a pagar los gastos de la instalación del ascensor porque decía que era bueno hacer deporte. ¡Mentira! Era por mura maldad ahorrativa. Él sabía demás y de sobra que la pobre anciana del sexto C lo necesitaba con urgencia. El dinero de su cartera le asomaba por debajo de la chaqueta de segunda mano, en un abultamiento, que le cubría el hueco del corazón que le faltaba.
 
De la maniática de la limpieza del tercero A. Esa pirada que antes de saludarte te hacia la radiografía completa esperando encontrar la mancha delatora de tu suciedad. Retorcía sus labios en un pérfido mohín y mostraba sus perfectos dientes blancos para sonreír sin inocencia. Su vivienda olía tanto a amoniaco que más de un vecino había sido intoxicado. Su limpieza extrema la combinaba con la negrura de su alma.
 
Por último estaba ella...
 
Sin ninguna duda, la pelirroja del segundo C era la que más había dudado en matar. Su curvas perfectas de mar embravecido, sus ojos de un azul intenso donde poder naufragar en ellos, su boca roja y carnosa que siempre le había parecido una planta carnívora. Ella era la tentación de las tres en punto de la madrugada; hora en la que paseaba arriba y abajo, abajo y arriba, esos tacones de aguja que se le clavaban como un dardo envenenado en el deseo. Ella vivía justo encima suyo aunque él siempre quiso estar encima de su cuerpo. 
 
Con la pelirroja fue menos cruel, tuvo la misericordia de no alargar su sufrimiento.
 
Miró de nuevo con satisfacción sus cuerpos desmembrados y sintió de nuevo el líquido blanquecino en su bajo vientre. Lanzó un grito de liberación, un aullido de alborozo y para celebrar la victoria salió desnudo al balcón. 
 
El vecino del quinto A, la del cuarto B, el del tercero C y el del segundo A llamaron al unísono a la policía. Todos estaban muertos de miedo al contemplar la escasa lucidez del hombre que vivía en el primero. 
 
Cuando se lo llevaron esposado aún deliraba y a cada uniforme azul le relató cómo acabó cruelmente con ellos. De que forma les hincó el cuchillo, desgarro sus carnes, desmembro sus cuerpos, se cubrió de su sangre por completo. Parecía tan feliz, tan dichoso, que nadie se atrevió a decirle por pena que se había vuelto totalmente loco. 
 
En el registro del piso sólo encontraron un montón de papeles reducidos a minúsculos trozos y un cuchillo manchado de negro. Tardarían mucho tiempo en averiguar que los cadáveres relatados existían en un mundo irreal, ese que pertenecía a un libro que el vecino del primero nunca conseguía acabar, hasta que en un acto de locura dio por finalizado.
 
Fin.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.