Publicidad en
15 de Diciembre. 19:03 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
MIS MARTES AL SOL

La columna se me resiste

21 de Noviembre | 12:40
La columna se me resiste
Después de leer a columnistas como Manuel Vicent, Almudena Grandes, Raúl del Pozo, J.José Millás y en ese plan, entenderán ustedes que se quede uno un poco acojonado de lo que va a decir. Escribir es el ejercicio que más compromete en esta vida. Chorrada que digas hoy queda para los restos. Los maestros que cito pueden hacer la columna con la minga y les sale una obra de arte, pero a los de provincia nos cuesta algo más trabajo. Por eso siempre recuerdo a nuestro malogrado Alvite; toda la vida de perdedor en su Galicia natal y sin embargo terminó haciendo del Savoy un símbolo que nos encandilaba a los más raros y cortos de recursos, y que acabó abriéndole un espacio en el diario La Razón, única razón por la que yo compraba con frecuencia ese periódico.

Mi dilema es qué hago yo hoy para no hablarles a ustedes de Cataluña, del tren digno de Extremadura, de la corrupción del PP (y de las otras) o de la senda correcta por la que transita Rajoy a velocidad de vértigo y con determinación. Diré lo del cura y su sobrina: en casa cuando no sabemos qué comer nos agarramos a los huevos.

Mi comodín cuando no sé de qué escribir es la BUROCRACIA (con mayúsculas). No hay tema más socorrido, ni que suscite más adhesiones en toda España (dicho sea con perdón). O si prefieren en las Españas, en la España de las nacionalidades y hasta en la República Independiente de Catalunya. Porque no me digan que para adoctrinar al aparato educativo, o hasta para poner multas a los que ponen en los escaparates los nombre de los productos en castellano, no hay que tener un aparato burocrático eficiente, que acojone como es debido a los infractores que torpedean el tránsito republicano

Pues bien, desde que se decretó el “Estado de las Autonomías” (aquello del café para todos) la racionalidad administrativa cogió una marcha que nos trajo a un millón más de funcionarios y me quedo corto. Esto sin contar las nuevas embajadas y otros cargos de un organigrama al que ya no conoce ni la madre que lo parió. Bien es verdad que en algunos sitios ya son bilingües, pero según me dicen, la mala leche (como en la Guardia Civil antigua) la llevan en el cuerpo. Vigilan los expedientes con la eficacia de los jóvenes burócratas altamente preparados, con vocación de servicio público e inasequibles al desaliento.

Por tanto, desde el Honorable Puigdemont, hasta la Faraona del Sur, han hecho de la simplificación administrativa un pan como unas hostias. Ahora te vas a las tres (mejor un poco antes) a las puertas de una Consejería y empieza a salir tanta rata de la madriguera que no hay dios que las cuente. Por supuesto en la dura jornada ya les ha dado tiempo para hacer la compra, chinchorrear con los colegas, hablar por telefono y putear al sufrido administrado, aunque éste haya venido del último pueblo de la provincia, región o nacionalidad.

No se sabe bien si son cuatro o cinco millones los funcionarios y empleados públicos que tenemos hoy en este Ruedo Ibérico. Sólo sabemos que son pocos, que hay que cubrir vacantes por un tubo y que hacen falta muchas más plazas si queremos una “Administración Moderna”. Y no les hablo a ustedes de la nómina de asesores de gran nivel, de nivel medio y de los siguientes niveles, ni del resto de cargos de confianza y asistentes por no hacer esto mucho más largo. En fin, que se me acaba la columna; estaba escribiendo sobre BUROCRACIA y me acuerdo de repente de Lope de Vega: “Un soneto me manda hacer Violante, que en mi vida me he visto en tanto aprieto... Contar si son catorce y está hecho”.



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.