Publicidad en
23 de Noviembre. 23:10 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

El boicot

31 de Octubre | 13:49
El boicot
Siempre he sostenido que en Extremadura somos pobres hasta para pedir y, tal y como están las cosas, también somos pobres hasta para pedir respeto a los que nos acusan de vagos, muertos de hambre y otras lindezas. Durante años hemos tenido que soportar que los catalanes de pro, los de “España nos roba”, muchos de ellos hijos y nietos de extremeños, nos pusieran a caer de un burro y poco más o menos nos dijeran que si comíamos era gracias a sus limosnas. ¿Se acuerdan de esto?: “Un concejal de ICV insta a "apadrinar un niño extremeño" porque no les basta "el 8,7% del PIB catalán", pues si tienen tiempo deberían leer este artículo: http://www.eldiario.es/eldiarioex/CatalunaExtremadura-historia-saqueo_0_433257483.html .

Seguramente después de leerlo, su visión del panorama actual puede cambiar de perspectiva.

Cataluña, ya desde finales del siglo XVII, fue beneficiada por prebendas y dádivas por parte de todos los gobiernos hasta nuestros días. Sobre esa comunidad cayó el proteccionismo económico de Borbones y dictadores hasta convertirla en la más rica de España. Incluso, el ahora tan denostado franquismo, invirtió en esas tierras los ahorros de los extremeños, andaluces y castellanos a través de las Cajas de Ahorro, amén del 40% de la inversión del INI incluida la SEAT. Naturalmente la mano de obra la ponían otras comunidades donde el personal, que tenía que quitarse el hambre a guantazos, no le quedaba más remedio que salir corriendo hacia el paraíso catalán.

Sin embargo, poco se ha protestado en nuestro país del trato preferencial que han tenido siempre los catalanes, nunca hubo manifestaciones en las comunidades más pobres pidiendo una redistribución de los recursos más justa. Curiosamente han sido siempre los más ricos, encabezados por Cataluña, los que se quejaban y se quejan de pagar más impuestos, de falta de inversiones en infraestructuras y de ser atracados por los mismos que mandan y mandaron a sus mejores mujeres y hombres a sacarles las castañas del fuego. El colmo de la insolidaridad, del cinismo y la traición es pretender separarse del resto de España argumentando falta de libertades, de respeto a su cultura y de competencias administrativas, siendo como son, junto con el País Vasco, los que gozan de mayores cuotas de autogobierno de Europa.

El ”affaire” separatista de Cataluña afecta sin lugar a dudas a toda España y, por supuesto, a Extremadura. La indignación de gran parte del pueblo español por las cerrilidades de una pandilla de iluminados que están arrastrando a Cataluña y a España a la confrontación, al odio entre hermanos y, a la larga, a la penuria económica, es más que comprensible. Sin embargo y, como históricamente ha ocurrido en nuestro país, siempre hay alguna mesnada de ingenuos “buenistas” y de felones aprovechados que justifiquen e incluso apoyen los desafueros de esa banda “botiflers” secesionistas.

La reacción de muchos españoles ante esta tropelía, es la de pagar su insolidaridad con la misma moneda y darles a los separatistas donde más les duele, que es en el bolsillo. No es la primera vez en estos últimos años que se plantea, especialmente en las redes sociales, no consumir productos fabricados en Cataluña, pero esta vez parece que la cosa va más en serio y, tanto es así, que han tenido que salir a la palestra sindicalistas, empresarios y políticos a intentar frenar el boicot. Cataluña vende al resto del estado español el 80% de lo que produce que son, al contrario que en Extremadura, productos elaborados con un gran valor añadido. Las materias primas que necesitan las compran en otras comunidades, a granel la mayoría, a precios muy ajustados. Esta situación ha hecho que cunda la alarma entre los productores, que no fabricantes, extremeños ya que pueden perder sus clientes por falta de demanda, sin darse cuenta que, quizás ahora, podría ser el momento de echarse “p´alante” y empezar fabricar además de producir para que el valor añadido total se quedara en Extremadura y no las migajas, algo difícil de conseguir con el empresariado que tenemos que, excepto raras y honrosas excepciones, no ve más allá de su ombligo.

Los sindicatos de “clase” ponen una vela a Dios y otra al diablo y así, mientras aquí dicen estar contra el boicot por el bien de los trabajadores y para preservar el empleo, en tierras de la barretina apoyan mayoritariamente el secesionismo y piden a sus afiliados que se manifiesten contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. El beatífico gobierno de la Junta desde el púlpito, que no desde el estrado, en lugar de haber hecho una campaña de captación de empresas de las que se están yendo de Cataluña ofreciendo condiciones irrenunciables tanto fiscales como administrativas, también dice que eso del boicot está muy feo y que la casa de un tal Tarradellas está muy cabreada con los extremeños muertos de hambre.

Miren ustedes, yo, a pesar de los pesares, cuando tenga que elegir entre un producto fabricado en Cataluña y otro fabricado en otra comunidad, elegiré el segundo porque uno está ya muy harto de que se le insulte, se le menosprecie, se le acuse de vago y se le considere en su país como un ciudadano de segunda. También estoy harto de que se discrimine y se violente a los catalanes que se sienten españoles, que se inculque a los niños en las escuelas odio hacia mi país, que los símbolos de España sean ultrajados, que con el dinero de todos se paguen embajadas ilegales y se mantengan asociaciones secesionistas y, sobre todo, estoy hartísimo de oír a toda hora en cualquier medio de comunicación hablar de un tal Puigdemont, de un tal Junqueras y de una gente tan poco higiénica como la de la CUP.

Así que, mientras Cataluña no pida perdón institucionalmente al resto de España por habernos robado inversiones a lo largo de la historia y mano de obra, por haber manipulado torticeramente la historia de nuestro país y por querer independizarse, yo, siempre que pueda elegir, no consumiré productos catalanes.

DB


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.