Publicidad en
23 de Noviembre. 23:08 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
MIS MARTES AL SOL

Cataluña en el corazón

30 de Octubre | 23:46
Cataluña en el corazón
Aterricé por Cataluña hace ahora cincuenta años, un poco antes de irme a la mili. Hasta allí nos desplazamos “un comando” de la Editorial ZYX, los más veteranos quizás la recordareis e incluso algunos tengáis algún libro todavía.
Nos alojamos en la pensión de la señora Montse, hasta que la policía fue a buscarnos. Nos retuvieron unas horas y cuando comprobaron que la mercancía que llevábamos eran libros legalmente editados, nos soltaron. A partir de ahí hubo que irse al Monte Carmelo, donde nos acogieron en unas chabolas encantadoras.

Nuestro debut en aquella Barcelona de las luchas obreras, desde La Canadiense en 1919, hasta Sta. Coloma en el tardofranquismo, se producía un día de San Jordi, en el que nos impresionó cómo la gente compraba un libro y una flor, incluso en nuestras mesas ambulantes, con las que recorríamos cualquier esquina urbana del “Ensanche”, o nos íbamos a las facultades universitarias y al “Químico de Sarriá”, donde tuvimos gran éxito con una literatura escandalosamente revolucionaria para aquellos tiempos. Con ella recorrimos fábricas y universidades, y gracias a sus casi 100 libros editados conocíamos al “Noi del Sucre”, y hasta Alfonso Carlos Comín o a Vázquez Montalbán mejor que muchos catalanes politizados. Y allí empezó también mi fascinación por el Mercado de La Boquería.

Me vienen estos recuerdos en el trasiego de estos agitados días en el que un batiburrillo de personajes variopintos, hechos de mala leche, como los peores quesos, se proponen nada menos que proclamar la República, juntando las preñás con la parías, en un mesturaje en el que caben desde la familia Pujol ( Mas en la sombra), hasta los antisistema más radicales. ¿Cómo se puede amasar ese brebaje? Ese es el misterio de esta revolución que ha juntado a la zorra con las gallinas. Y pululando en torno a ellos están los que venían a combatir a la Casta, acabar con el bipartidismo y asaltar el cielo, que no saben de qué lado ponerse en ese circo en el que se han metido, mientras van purgando y dejando en el camino a los errejones y las bescansas. Con ese material de derribo han querido proclamarnos una república sin el menor sentido del ridículo y provocando un tsunami en una Cataluña emprendedora, a la vanguardia siempre de todo movimiento industrial, artístico, cultural, etc., que en esta ocasión ha cometido un pecado: callar excesivamente ante esta tropa de indocumentados que a punto ha estado de producirnos eso que los vampiros de los seguros llaman “siniestro total”.

La jornada del domingo pasado nos devolvió a todos un poco la esperanza que siempre hay que tener en el género humano; que a pesar de todas las barbaridades y destrozos que se puedan cometer, siempre llegan esos momentos en los que la gente más lúcida (la voz de Borrell sonó como un trueno ante tanta insensatez) reacciona y para los pies a los cabestros de la manada, que solo saben correr hacia adelante aunque nunca sepan a donde van.

Yo, que soy un poco antisistema, tengo que reconocer que en el sistema también hay personas y mecanismos que, aun inmersos en el engranaje, a veces saben reaccionar para neutralizar a algunos iluminados, que sin puta idea de adonde van, empujan al rebaño hacia el precipicio. Parar a esos botarates es ahora la tarea más urgente. Tiempo habrá más adelante para corregir otros vicios del sistema para que las corrupciones no se apoderen de él.

Mi recuerdo, valoración y cariño por Cataluña sigue intacto, a pesar del susto. Y con todos sus defectos y complejos (de inferioridad y superioridad, como los tenemos todos), creo que Cataluña seguirá jugando el papel de vanguardia que siempre ha tenido y seguiremos comerciando y disfrutando con los catalanes, siempre que no olviden que juntos somos un gran País y que en un mundo global las fronteras son una horterada provinciana de algunos indocumentados a los que hay que parar los pies cuanto antes.



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.