Publicidad en
11 de Diciembre. 14:28 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

¡Qué grande es el cine!

29 de Septiembre | 13:53
¡Qué grande es el cine!
A los americanos les gustan las películas de héroes individuales: personas anónimas que un día, por azares del destino, se ven obligadas a demostrar su coraje o su dignidad. También hacen películas de equipos (claro, el cine es grande) pero las primeras tienen el cariz de verdaderas epopeyas, esas que, al ser una nación tan joven, sus buenos directores encuentran en los hechos cuasi domésticos de cada día, en batallas locales, en reivindicaciones cotidianas. Leí una vez la tesis de que son los pueblos, con menos recursos o historia, los que más progresan pues lo necesitan claramente para sobrevivír. Desde luego mucho más que los ubicados en lugares con grandes recursos naturales, pues en estos últimos sus gentes, al parecer, bregan con menor ahínco. 

Para mi la película, ejemplo por antonomasia del héroe individual, es “Sólo ante el peligro” de Fred Zinnemann, en la que Gary Cooper en el papel de sheriff de un pequeño pueblo, recién casado con la sin par Grace Kelly, se ve en la situación de tener que enfrentarse a un malhechor que vuelve en un tren del mediodía para vengarse y acabar con él. El tiempo pasa y nadie del pueblo (repleto de miedosos) parece dispuesto a ayudarle. La película rodada en blanco y negro tiene escenas extraordinarias. 

Pero hay muchos otros films: John Ford retrata con maestría en “El hombre que mató a Liberty Valance” cómo la carrera política de un abogado se gesta a la sombra de un hecho  de su juventud, del que ni siquiera fue protagonista y que sin embargo lo aupó como héroe, con la vitola de haber librado al oeste de un zafio y cruel forajido. Para cuando cuenta la verdad, el verdadero valiente que lo hizo, y de paso le salvó de una bala, ya ha muerto. 

¿La vida enseña al cine o es el cine a la vida? Una vez me echaron las cartas del Tarot, en la sobremesa de un almuerzo. Lo que allí me pronosticaron se cumplió, pero nunca sabremos si el pronóstico fue lo que habría de llevarme a unas determinadas decisiones o al revés.  

Vivimos tiempos extraños, en los que los códigos de conducta han saltado por los aires. Y no han sido sustituidos por otros. A veces tengo la sensación de que avanzamos a oscuras, con un bastón de ciego golpeando paredes para encontrar la salida. Sin guías. Cada cuál como sabe. Son los intereses o las presiones los que mueven los grupos y las almas; no la deontología. Los conflictos se suceden, primero uno y luego los demás. Sin aliento. Lo tecnológico logra la inmediatez de las informaciones, por lo que cualquiera con un teléfono móvil es el reportero de su existencia y la de sus vecinos, como en los terremotos de México, cuando visionamos en directo la caída de los edificios a través de las cámaras de los allí presentes. 

No tengo las respuestas, al menos no las generales. Esto no es un test con preguntas clasificadas y contestaciones previstas. Es algo mucho más complejo, de debate y reflexión, de acuerdos para no cruzar nadie las líneas rojas que hacen que el ser humano lo sea o no.

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.