Publicidad en
28 de Marzo. 04:28 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
SIN PROPÓSITO DE ENMIENDA

Consumid o pereced

30 de Noviembre | 12:35
Consumid o pereced
Halloween, el Black Fridey, Papá Noel... La batalla contra la anglosajonización cultural está perdida. A estas alturas, pretender que podemos volver a las fiestas de las castañas o a las romerías al campo – yo, de pequeño, solía ir al cerro que se divisaba desde mi casa, a las faldas de La Sierra de La Mosca y en noviembre asaba castañas en los botes de tomate, girándolos con una cuerda y perdonen ustedes esta excursión o las brumas de la nostalgia – es pecar de ingenuos.

Las nuevas modas han llegado para quedarse, si acaso resisten los Reyes aunque compartiendo espacio con San Nicolás, porque estas nuevas celebraciones tienen un componente que las hace vencedoras: el consumismo.

Sólo por eso, desde los medios de comunicación, las redes y las empresas se las fomentará. Las añejas celebraciones de nuestra infancia suponían el encuentro de los amigos, casi siempre al aire libre, para compartir juegos y poco dinero les costaba a nuestros padres. Cero pesetas. Hoy, lo que festejamos es al dios consumo: comprar en noviembre, comprar en el viernes negro y comprar en navidad, esa fiesta que fuera pagana – las Saturnalias, cuando en Roma se celebraba al padre de los dioses con intercambio de regalos, un convivium que reunía a toda la parentela y en la casa de los ricos se intercambiaban los papeles los señores y sus esclavos (dentro de un límite) – y que los cristianos, incapaces de erradicarla, optaron por sustituirla por la natividad, inventándose que su dios había nacido el 25 de diciembre.

Consumir hasta morir. Esa es la consigna.

El mundo anglosajón siempre ha tenido claras sus prioridades y todas sus celebraciones tienen componente relacionado con la compra-venta. Papa Noel, con su icónica imagen de un barbudo encanecido embutido en un traje rojo, nació como campaña publicitaria de Coca Cola en los años 20 y se quedó. Las luces que se encienden invitan a salir de casa y comprar, comprar, comprar y el árbol de pino en el salón, un viejo recuerdo de las creencias de los campesinos del norte de Europa en las fuerzas de la naturaleza y las deidades de los bosques, hoy es la columna vertebral de la casa donde serán depositados los regalos que se han comprado.

¡Compra! No hay más consigna. Emplea tu tarjeta. Corre a las tiendas, a las superficies comerciales. Consume o perece.

El Black Friday es el epítome de la colonización cultural y no ha habido local comercial que se haya resistido a colgar un cártel ofreciendo rebajas imposibles con las que librarse del stock acumulado.

Por lo tanto, amigos lectores, estos días ya sabéis a lo que nos enfrentamos. Compra o desespera. Ah sí. Dicen que un niño pobre que de adulto se dedicaría a defender a las prostitutas, extranjeros y otras gentes despreciadas por su pueblo nació un 25 de diciembre – aunque no lo podamos constatar en sus evangelios – y era un defensor de la renuncia a los bienes materiales pero, si su propia Iglesia es la mayor acaparadora de tesoros y riquezas ¿por qué van a imitar los demás su frugal estilo de vida?


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.