Publicidad en
28 de Marzo. 04:23 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

El baladí extremeño

9 de Noviembre | 13:49
El baladí extremeño
Esta vez no es el jamón, el mejor, por cierto; ni la bellota de nuestras encinas componentes de las más famosas dehesas; ni el clima mediterráneo con paisajes únicos que destellan haces mágicos al alba y en los claroscuros… Y tampoco el sello en verso de Carolina Coronado… Esta vez es el número treinta y nueve, nuestro nuevo sello, icono, identificación, es el baladí extremeño que nos debería importar.

Extremadura es esa región con numerosos signos que la hacen destacar, personajes y costumbres irrepetibles. Y un acontecimiento que nos envuelve a todos, o debería, es el Festival de Teatro, no el de Mérida, ni el Cáceres, el pacense… Y sí, he dicho Teatro, no Cine, Música, Cocina, ni “Gran Hermano”. Esa T que preside un mundo enigmático al que acuden deseosos y enfermos, aburridos y bullangueros, soñadores y realistas, un público variopinto y que ha superado una cifra envidiable este año (y anteriores).

Hemos conseguido que el Festival de Badajoz haya sobrepasado las fronteras para instalarse como un elemento más del panorama cultural nacional, y eso hay que tenerlo en cuenta. Solo hay que mirar la programación, de las más extensas que existen y de un contenido muy variado, a gusto de los espectadores. En esta edición se han abordado temas de siempre: amor, sufrimiento, dolor… y es increíble cómo temas tan universales siguen impactando a los espectadores tal y como hicieron los uruguayos, como todos les conocemos, con la belleza poética teatral de “No daré hijos, daré versos”, una interpretación inolvidable, genialidad para llegar al público. A nivel personal (que no a nivel de persona, expresión que aprovecho para criticar por su extenso uso, y que Lázaro Carreter nos perdone…), supuso para mí una lección de teatro y una renovación de las esperanzas que ya tenía perdidas: se han subido sobre las tablas letras potentes y vibrantes, y una obra que ofrece Literatura no solo en papel, sino en escenario.

No han sido los únicos generosos en esto último que acabo de citar, también lo hemos podido comprobar en otra lección que nos ha dado Teatro del Noctámbulo con “Contra la democracia”, siete piezas que nos han azotado la sensibilidad y la razón, que han demostrado la versatilidad de sus actores: Moirón (otro sello luminoso de Extremadura), Memé Tabares, Gabriel Moreno y la jovencita Marina Recio, a la que auguro un futuro prometedor como actriz. Obra satírica, irónica, oscura, nos hizo reír y nos hizo reflexionar a la par, cosa también ocurrida, siguiendo la línea de este Festival, con “La vida secreta de mamá”.

Amiga Concha, nuestra gran Concha, otro signo extremeño, otra potencia luchadora por los derechos de la mujer como autora y escritora, y por los derechos como amante del Teatro, una trabajadora incansable. Los que la conocemos sabemos que debíamos ir de cabeza a comprobar una vez más su talento, y la gran altura de su polifacético haber, al igual que Esteban García Ballesteros, actor, y entre otras facetas, la de director, al que me rindo por su labor en “Yla y Lía”, donde tuvimos ocasión de ver a Nuqui Fernández, quien también ha pisado esta edición del Festival con “La especie dominante”, una de las obras que conforman la denuncia social y política, con Cándido Gómez y no sigo nombrando que se me acaba el papel y la tinta, y los bolígrafos son caros últimamente… Y para oprimir mi felicidad y excitación al haber visto las propuestas dramáticas y mi ilusión por un teatro que poco a poco ha ido abandonando la línea “cómico-televisiva”, como yo la llamo, para volver a ofrecer temática talentosa y literaria. Creo que podemos soñar con un futuro mejor en este mundillo, recargados los esfuerzos y el morbo por cautivar al público. ¡Viva el Teatro! Y gracias, por supuesto, al equipo del López de Ayala, que ha conseguido construir un icono en la región, una atalaya que supera las nubes tormentosas de la actualidad y a la que, por suerte, muchísimas personas siguen mirando y acudiendo.

Gracias, en nombre de todos los extremeños, por este evento cultural, sí, señores, he dicho cultural, busquen la palabra en el diccionario si ya han olvidado su significado; que nos hace romper la rutina y vislumbrar el abanico enorme de bagajes loables y meritorios, y por la idea de representación, estrenada este año, en el sótano, donde, cómo no, hemos aplaudido fuerte y fuerte, para ser oídos en España, entre la corruptela que ofrece los mejores sainetes, entre esa justicia que a base de martillazos sentencia injusticias, entre golpes de jóvenes colegiales movidos por odio y violencia, denunciados por “El pequeño Poni”; y entre la ceguera descomunal de quienes piensan que Badajoz vive su apogeo mayestático gracias a la Almossassa, los Palomos… en fin, ¡ay de la insensatez…!




ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.