Publicidad en
19 de Octubre. 07:16 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
SIN PROPÓSITO DE ENMIENDA

Donald Trump: lo imposible sucedió

9 de Noviembre | 13:31
Donald Trump: lo imposible sucedió
Si el nuevo Presidente electo de EEUU cumple todas sus promesas, habrá que ir revisando el Apocalipsis de Juan de Patmos porque se nos pasó por alto ese versículo que decía que el Anticristo vendría con tupé teñido en rubio.

Lo imposible, lo impensable, lo improbable, lo desastroso, lo peor... sucedió. Contra todo pronóstico, Donald Trump con su discurso xenófobo, misógino y del odio venció. Y si aún estamos pagando las guerras que desencadenó Georges Bush junior, que era un tonto, podemos imaginar lo que se nos avecina ahora que han elegido a un loco que tiene a su disposición el botón nuclear. Podemos imaginar y es posible que nos quedemos cortos.

Hoy también es el día en el que todos los analistas que vienen publicando sesudos análisis de porqué Donald Trump no va a ganar nos expliquen, con la misma solemnidad, las claves de su victoria. Las encuestas igualmente han fallado, lo que no supone ninguna novedad.

Como este humilde articulista no aventuró ninguna predicción del fracaso del multimillonario, puede ahora permitirse el lujo de apuntar algunas razones que expliquen el sorprendente resultado.. Juego, eso sí, con la ventaja de conocer ya el veredicto de las urnas:

1. “Si Bernie Sanders no gana la nominación, vencerá Trump”. Hubo, pocos, analistas que durante las campañas de las primarias americanas vaticinaban este pronóstico. Tenían razón. Bernie Sanders representaba un viento fresco ante el cansancio que demostraban los electores progresistas por candidatos del establishment. Pese a su edad era quien mejor conectaba con los jóvenes, las mujeres y las minorías negras y latinas. Hillary Clinton representaba todo lo contrario: el sistema, la corrupción, la incapacidad de ilusionar, de convencer, de conectar con las ansias de cambio, de llegar a las gentes humildes.

2. Trump ha explotado esa imagen de candidata del establishment de Clinton para desactivar el voto demócrata. Incluso que tantos poderosos republicanos, tan identificados con el poder, le rechazaran y pidieran el voto para su contrincante, ha afianzado esa imagen negativa de quien era la primera mujer con posibilidad de llegar a la Casa Blanca.

3. Que Trump se presentase como un outsider del sistema – él, un multimillonario con negocios turbios y sin escrúpulos – han sido uno de los triunfos de su campaña. Ante la frialdad e incapacidad de empatía de Clinton, ahí estaba él, un Quijote contra World Street, contra los jerarcas republicanos y demócratas, contra los grandes medios de comunicación. Y en esta historia de las paradojas, Don Quijote sí vence a los molinos.

4. Trump ha obtenido más votos entre los latinos que el anterior candidato republicano. Un tercio. Y es que uno de los errores en que han incurrido buena parte de los analistas es creer que los inmigrantes hispanos nacionalizados en EEUU y con derecho a voto iban a ejercer éste desde un sentido de la solidaridad con sus compatriotas más desfavorecidos, los inmigrantes sin papeles amenazados directamente por el discurso xenófobo del candidato republicano. Al contrario: entre una parte de los electores latinos ha cundido el miedo a los nuevos inmigrantes. Y ellos, ya aposentados, ya con derechos, prefieren limitar la competencia. El débil contra el más débil.

5. Igualmente se pensaba que las mujeres rechazarían masivamente en las urnas a un personajes cuyas declaraciones misóginas e insultantes eran el pan nuestro de cada día. Una nueva equivocación. Pero es que Hillary no es Michele. Hillary Clinton no ha sido capaz de movilizar el voto femenino ni feminista.

6. Y por último, Trump ha logrado conservar un voto que tenía ganado: el del estadounidense blanco, conservador, lleno de miedo ante lo nuevo, ante lo diferente, que necesita llevar un arma en la mano para sentirse seguro; el voto del trabajador blanco expulsado del sistema, del obrero desarraigado que cree que la culpa de su situación es de los negros, de los latinos, de los extranjeros y el voto blanco de los integristas religiosos.

Ha vencido el miedo. Ha ganado lo peor. Los estadounidenses tenían que elegir a qué candidato odiaban menos. Ninguno despertaba entusiasmos. Pero por lo visto prefieren a un loco a una estadista fría e incapaz de emocionar.
Lo lamentaremos, todos, durante años. Terrible.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.