Publicidad en
23 de Marzo. 01:23 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

La naturaleza no es democrática. No pide opinión ni espera consensos

4 de Noviembre | 11:22
La naturaleza no es democrática. No pide opinión ni espera consensos
Andan ahora los del “No, No, No”, tratando de explicar sus contradicciones con el cambio de opinión de su partido. Ha pasado quizás, un momento grave, para el conjunto de España y ha dejado secuelas. Algunas declaraciones producen cierta preocupación por lo que podría haber ocurrido, si no actúan de urgencia.

Visto desde fuera, y sin entrar en la ética, siento cierta indulgencia con el cambio de opinión, porque ni el “Sí” “incondicional”, ni la abstención,  ni el “No” “contrario”, suelen ser algo definitivo e inalterable. Lo mismo la opinión positiva que la negativa, no dejan de estar condicionadas por el tiempo y otras circunstancias. La realidad no opina, actúa, se mueve con su lógica propia, sin pedir ni dar explicaciones. Cuando se fuerza lo imposible, la realidad se impone por encima de la voluntad. La intencionalidad, no crea ni suprime a la tozuda realidad.

Cuando se mete el tiempo por medio, podríamos contar con que las cosas  cambian. Las verdades más próximas, más “evidentes”, cambian con un simple, por ahora. La lógica, con sus verdades inamovibles, se está poniendo en entredicho por la física cuántica. Y si esto ocurre con la lógica ¿qué podemos esperar de la política, donde todo está en movimiento? Si se supera la incertidumbre, la realidad y el sentido común, podrán enderezar el camino en bien de todos.

Nuestros verbos “ser” y “estar”, que tanto confunden a los extranjeros, nos ponen en guardia. Estar convencido, no es incompatible con estar equivocado. Pero nuestras convicciones nos dan tal seguridad, que parece imposible que las cosas no sean como nosotros las vemos, y las convertimos en fijas y definitivas.

En estos días, estoy oyendo opiniones de personas muy sensatas e inteligentes, opinar con “total seguridad”. Y opinan sobre cosas que todos hemos oído. Yo, que también oigo y opino, no puedo entender que personas inteligentes y serias, oigan lo contrario que yo, y no se puede atribuir a  mala fe, sino a la “creencia” en las propias convicciones, como yo en las mías. El problema, quizás sea, que la inteligencia se deja también influir por las emociones y prejuicios, y pierde la objetividad que podíamos esperar.

¿Pero no ves que estás interpretando las palabras ajenas con tus prejuicios, y sacando conclusiones falsas de premisas inexistentes? Y por lo que veo, a ellos les ocurre lo mismo, pero al revés. Nuestra razón parece que no es “universal” y única, sino individual e influenciable por el sectarismo partidista.

Estas cegueras parece que se curan con el tiempo. El tiempo es el que mete la “cizaña” y la incertidumbre. Mientras, nosotros nos quedamos con el cascarón de las palabras, la realidad camina por debajo, se lleva el contenido, y nos quedamos con el cascarón vacío. El tiempo no entiende de fidelidades ni entidades fijas. Es como el gran exterminador despiadado e inmisericorde. Todo puede ser diferente, incluidos nosotros.



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.