Publicidad en
25 de Noviembre. 12:23 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

8 de septiembre: un Día de Extremadura que no dice nada

5 de Septiembre | 12:17
8 de septiembre: un Día de Extremadura que no dice nada
A finales del siglo XVIII el clérigo de Jaraicejo (Cáceres) Francisco Gregorio de Salas escribía: “Espíritu desunido / anima a los extremeños; / jamás entran en empeños, / ni quieren tomar partido. / Cada cual en sí metido, / y contento en su rincón, / aunque es hombre de razón, / vivo ingenio y agudeza, / vienen a ser por pereza / los indios de la nación”. Esta semana celebramos el día de Extremadura. No sólo en el territorio, también lo haremos los que vivimos en ciudades y pueblos de fuera en los que se asienta una comunidad de extremeños más o menos potente. Es una jornada que sirve (o debería servir), año a año, para reactivar el sentimiento y la reivindicación de una tierra que aún está muy lejos de poder dar oportunidades a la mayoría de sus hijos e hijas. También es una excusa para reunirnos y celebrarnos. Sin embargo, para esta Extremadura que tiene aún tantas conquistas por hacer, sobre todo en cuestión de soberanía y de justicia social y económica, el hecho de que su día sea en honor a una imagen religiosa es para muchos incomprensible.

Todos los países, regiones, pueblos y ciudades tienen sus patrones. Y se celebran sus días. Eso es parte de nuestra cultura y no hay mucho que objetar al respecto. Es algo totalmente respetable. Sin embargo, ¿cómo puede estar el día de una tierra dedicado a una virgen? Estas festividades deberían, precisamente, representar la historia de un pueblo -religiosos o no, católicos o no-, algún hito en su lucha por la justicia o la soberanía, transmitir valores sobre la necesidad de pensar no sólo en el individuo sino en la colectividad y en la necesidad de trabajar en común para progresar. ¿Qué valores transmite, por tanto, dedicar el Día de Extremadura a la Virgen de Guadalupe? ¿Reducimos el día de nuestra tierra a una misa, unos bailes y unas migas y nos vamos para casa? ¿No deberíamos tener un día que nos represente a la mayoría? ¿Que signifique algo? ¿Que nos haga reflexionar sobre por qué Extremadura es de las regiones más pobres de Europa?

Veamos qué pasa en otros lugares. El día de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, es el 2 de mayo, y recuerda la fecha en la que el pueblo se rebeló contra los ocupantes franceses y se dio inicio a la guerra de la independencia contra Napoleón. En Cataluña se celebra el 11 de septiembre para conmemorar el día que las tropas borbónicas tomaron Barcelona durante la guerra de Sucesión y se abolieron las instituciones catalanas. En Castilla y León se reivindica el 23 de abril, fecha en que las tropas realistas ejecutaron a los líderes castellanos Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado tras la batalla de Villalar, acabando así con la revuelta de los comuneros. Y por irnos a una tierra con una fecha con menos siglos de historia: nuestros vecinos de Andalucía celebran el 28 de febrero el aniversario del referéndum del estatuto de autonomía actual. Varias opciones que resaltan la historia colectiva, la lucha por las libertades y contra la opresión en sus más diversas formas.

Y en Extremadura, ¿por qué nuestro día es el de la Virgen de Guadalupe? ¿Qué nos dice esa fecha? La realidad es que nada, y de ahí en parte la desidia de muchos extremeños en esta jornada y el tinte puramente folclórico que ha tomado la celebración con los años. En la ley 4/1985, por la cual la Asamblea de Extremadura aprobó la festividad, se defendía "la necesidad de unos símbolos, que por encima de distintas opciones político-ideológicas, identifiquen al pueblo extremeño". Tenemos, a este respecto, otras opciones. Podríamos optar por un Día “a la andaluza”, por ejemplo, con el 25 de febrero, jornada en que se aprueba nuestro actual Estatuto de Autonomía. Quizá sería una buena excusa, por cierto, para señalar año a año que éste está lejos de cumplirse, en temas como los esfuerzos por proteger la cultura, el patrimonio, por favorecer el retorno de los emigrantes o el desarrollo de nuestra tierra. Y seguramente sería una fecha que no disgustaría a nadie en la mayor parte del espectro político.

Luego, claro, hay otra fecha que a mí al menos me gusta más, y que he reivindicado en otras ocasiones en esta columna: el 25 de marzo. Ese día en 1936, 80.000 extremeños se movilizaron al mismo tiempo con un objetivo: acabar con el problema histórico, secular de Extremadura. Miles de familias se lanzaron de manera coordinada a ocupar tierras de latifundistas -la mayoría absentistas de Madrid y Sevilla- que condenaban a los extremeños a ser jornaleros, yunteros, en definitiva, pobres. Ese movimiento colectivo fue el grito de “basta” de Extremadura, la culminación de las protestas aisladas que llevaban desarrollándose todo el siglo anterior. En palabras de nuestro famoso escritor Víctor Chamorro, se produjo entonces “el germen de identidad que nunca hubo. Extremeños unidos iban a ser los que gobernarían su tierra, vivirían de su tierra”. Sabemos que el franquismo truncó el sueño. Con él llegaron las escenas de ‘Los santos inocentes’ y luego la emigración masiva.

Por eso el 25 de marzo, a diferencia del 8 de septiembre, es tan potente para Extremadura: nos dice que actuando colectivamente podemos al menos presentar batalla ante nuestro fatalismo histórico. Nos dice que los extremeños no somos vagos ni indolentes, nos recuerda que simplemente no nos han dejado desarrollarnos. Nos señala a los que han parasitado nuestra tierra mientras nos han condenado al paro, los subsidios, la emigración. Contradice de lleno y sin ambigüedades -habrá que disculparse, por cierto- a aquel sacerdote de Jaraicejo. Al menos de vez en cuando sí entramos en empeños y tomamos partido.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.