Publicidad en
21 de Agosto. 00:57 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
SUBEROTECA

Réquiem por el ''Homo corchero extremadurensis''

31 de Mayo | 12:24
 Réquiem por el ''Homo corchero extremadurensis''
El pasado Noviembre echó andar el Observatorio del Corcho Extremeño (OCICEX), organización que actualmente presido y que nació en el seno del grupo de Investigación de Historia Económica de Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UEX, que dirige el profesor Francisco Parejo.

Su origen principalmente deriva de una necesidad imperiosa, y es la de aportar un nuevo enfoque estratégico que ayude al negocio corchero extremeño a superar sus dificultades desde el conocimiento de las teorías económicas aplicadas y del análisis global del mercado y de sus tendencias.

Utilizando esta base argumental y empleando para ello una metodología rigurosa y objetiva, OCICEX ha desarrollo su primer estudio de diagnóstico del estado del negocio corchero desde la perspectiva del sector extremeño.

En el post con el que inauguramos esta sección, ya ofrecimos algunas pinceladas de las conclusiones que se pueden extraer al respecto, aunque éstas fuesen a título cualitativo. Realmente, se nos muestra una realidad de un negocio que se nos va apagando años tras año. Me parece apropiado avalar este criterio tremendamente negativo y preocupante desde los datos estadísticos (los que utilizamos en el estudio), dado que realmente son los que marcan la objetividad en los diagnósticos de situación, y que nos permiten esbozar un pronóstico más o menos acertado de lo que puede pasar a corto plazo.

Extremadura es por hoy una región exportadora de corcho en sus diferentes tramos de productos y subproductos; a saber, desde el corcho crudo extraído del árbol hasta la manufacturación de tapones en sus diferentes gamas, aunque la realidad es que hay una especialización muy notable en una de las etapas intermedias, la preparación del corcho en plancha. Ya comentamos en anteriores entregas que nuestra región ha actuado siempre como despensa de otros territorios a los que le hemos suministrados materias primas. La cosa ha ido bien mientras ha funcionado este fructífero maridaje luso-español, pero tal y como podemos observar en los gráficos, la tendencia de nuestro mercado preferencial (el de el corcho en plancha) está en caída libre.



Motivos; principalmente, la “verticalización” de las empresas que antes eran clientes de las nuestras preparadoras y que ahora se autoabastecen de materias primas incluso desde el campo (la comercialización de corcho crudo se ha disparado como se observa en el gráfico posterior, y esto es un síntoma claro), y también las consecuencias de la competencia desleal existente entre las propias empresas corcheras extremeñas, hecho inaudito y digno de un estudio psicológico, que merecería una sección entera en este periódico.




Sea como sea, el mercado del corcho de la preparación se ha contraído al 10% del total de los productos de mercado, en detrimento de los productos manufacturados, y todo esto en muy poco tiempo. ¿Qué quiere decir eso? Que “el homo corchero extramadurensis”, el autóctono, está en peligro de extinción, como así lo demuestra la contracción del número de empresas extremeñas a prácticamente la mitad en menos de diez años. La única manera de evitar esta sangría y revertir un panorama tan oscuro, pasa por fortalecer y potenciar un tejido empresarial especializado en la transformación, ya que es en esa franja donde se abren las oportunidades de negocio, y en donde por desgracia llevamos un notable retraso con respecto a las grandes potencias mundiales.

Este hecho es particularmente delicado de acometer, a pesar que desde todos los estamentos que tienen voz y voto en el negocio lo han visto claro desde hace mucho tiempo, y nadie ha hecho nada, o cuando ha habido algún intento, el resultado ha sido fallido.



Desde el Observatorio del Corcho Extremeño proponemos una solución integral en forma de plan estratégico que hemos denominado Distrito Industrial Corchero, y del que estamos convencidos serviría para impulsar este salto histórico.

El nombre del plan deriva de la propia filosofía de las medidas que hemos definido, las típicas de los distritos industriales italianos, pero adaptadas a nuestra región. Se trata de un modelo a seguir perfectamente aplicable al caso extremeño por las similitudes socioeconómicas de ambos territorios.

Pero en este recorrido necesitamos la mano de la administración, no como parte sino como compañero de viaje por varias cuestiones estratégicas.

Partimos del hecho del tipo de empresas que hay en nuestra región, microempresas y pymes, con unas singularidades organizativas que hacen necesario un suporte en el camino hacia la implantación de un modelo Empresarial acorde a los tiempos en los que nos encontramos. La Preparación de corcho en plancha, que como hemos dicho ha sido la piedra angular de nuestro sector a escala empresarial, no ha requerido nunca de un entramado complejo en este ámbito.



La base de la prosperidad del negocio se ha basado siempre en el éxito de las operaciones en la adquisición de la materia prima, ya que la fase industrial y de venta de productos, que son etapas claves para cualquier sector y que condicionan la eficacia y eficiencia de una empresa, en este caso, han estado siempre sumamente simplificados. Esto ha invitado a que nunca haya existido dentro del negocio una cultura empresarial real (salvo honrosas excepciones, claro está), en la que se hayan potenciado la madurez de las empresas en el campo de la Gestión.

Esto es un hándicap terrible que aflora en el mismo momento que se empieza a trabajar con el empresariado, muy voluntarioso (sobre todo aquel más renovado en mentalidad), pero carente de los recursos que le permitan recorrer esta travesía por el desierto con garantía de éxito. Partimos prácticamente de cero en muchas cuestiones, y sin embargo, el mercado es a día de hoy sumamente exigente. No podemos ir a la batalla con carretas y lanzas si queremos estar dentro de los cánones que marca el negocio en pleno siglo XXI, por lo que es inexorable el impulso catalizador de un ente que dispone de recursos propios, y que está obligado a poner al servicio del tejido empresarial en cualquiera de sus circunstancias, si este además se lo está exigiendo.

Por otro lado esta la cuestión estratégica; como indicamos en algún artículo anterior, el negocio corchero es un claro ejemplo de sector estructurado, controlado de la cuna a la tumba por las (DOS) grandes firmas. Aquello del libremercado, y por lo tanto la igualdad de oportunidades, no deja de ser un eufemismo con el que se enmascaran maniobras empresariales legales y permitidas (no lo pongo en duda), pero que al final facilitan que exista una bicefalia adquirida gracias a las participaciones accionariales de los más grandes hacia los medianos y pequeños, así como consecuencia de las alianzas comerciales que dejan un estrecho margen de autonomía para aquel que quiera salirle del guión establecido. Esto conduce a un reduccionismo muy notable en un sector que ya de por sí es pequeño.

¿En ese contexto tan hostil debemos esperar que una débil semilla florezca por si sola? Si ese es el planteamiento, mejor quedarnos quietos y esperar a la agonía mirándola de frente.

Si por el contrario, pretendemos que las raíces arraiguen bien en el sustrato, la semilla hay que regalarla y tratarla con mucho mimo y cariño, lejos de cualquier tipo de tibieza e insensibilidad, y eso sencillamente es lo que esperamos todos aquellos que creemos firmemente en esta idea por la que estamos trabajando con tanto esfuerzo y dedicación desde hace más de dos años. Es el momento de tomar decisiones.
Galería de Fotos


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.