Publicidad en
14 de Diciembre. 11:21 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música
LA PUERTA DE TANNHÄUSER

Joseph Conrad; el cronista del alma oscura del ser humano

23 de Mayo | 13:09
Joseph Conrad; el cronista del alma oscura del ser humano
En el anterior artículo de esta serie, justificamos lo tremendamente lícito que resultaba buscar refugio en el regazo de las letras de aquellos que tan bien han descrito y conocido los aspectos más controvertidos de nuestra naturaleza, quienes por circunstancias han sido capaces de entender, interiorizar y plasmar con un estilo cuidado, meticuloso y realista las verdades que se esconden detrás de nuestro comportamiento.
 
Entre otros, hice referencia al escritor anglo-polaco Józef Teodor Konrad Korzeniowski, más conocido como Joseph Conrad (Berdyczów, entonces Polonia, actual Ucrania, 3 de diciembre de 1857 – Bishopsbourne, Inglaterra, 3 de agosto de 1924), del cuál quiero hablar un poco, y aconsejar tres de sus libros magistrales que no pueden pasar desapercibidos para el buen amante de las letras.

Estamos ante un novelista singular, un artista en aquello de transmitir sus ideas y palabras, y que en mi olimpo particular ocupa un lugar privilegiado.

Quizás que el lector pueda reconocer su nombre porque ha pasado a los anales de la historia como uno de los más reputados autores en lengua anglosajona (¡habiéndola aprendido ya en su adultez!), o por su faceta de escritor de novelas de aventuras en donde el mar era su escenario preferido (mundo que conocía a la perfección ya que fue marino).

Para mi, la literatura “conradniana” es mucho más que todo eso; es un diagnóstico acertado de la condición humana, sobre todo cuando el hombre se encuentra en escenarios donde las situaciones son tremendamente complejas, agónicas, extremas, y en ellas debe mostrar todos los instintos que alberga en su interior para poder sobrevivir, comportándose a veces como un animal salvaje que viola sin cesar los preceptos morales que nos hacen vivir en sociedad dentro de un orden establecido.

Hace unos tres años llegó a mis manos un libro que en cierta manera cambió mi vida. Además quiso la casualidad que fuera en el idioma donde Conrad es maestro de maestros. Hablo de “Nostromo”, su gran epopeya, una obra magistral encuadrada dentro de los denominados como “libros políticos” de su prolífera obra, a los que hay que añadir también su afamado “el corazón de las tinieblas” y también “el espía secreto”, los tres absolutamente imprescindibles.

“Nostromo” es toda una guía para entender los entresijos de un estado corrupto en toda su esencia, que bien vale para explicar muchas de las cuestiones que mueven el funcionamiento de las naciones modernas, cuestiones internas inherentes al propio país y su naturaleza pero también externas vinculadas a las relaciones geopolítica muchas veces al margen de cualquier tipo de legalidad internacional, que resultarán demasiado familiares al lector.

Ambientado en un supuesto país centroamericano llamado “Costaguana”, la historia narra las peripecias de una pequeña nación envuelta en una contienda civil en la que dos bandos se enfrentan por el control del país, y eso pasa por el control del comercio de la plata (su fuente económica principal), y en la que las potencias extranjeras (Estados Unidos, en este caso) intervienen indirectamente por el interés financiero que ello tiene. En esta trama, van apareciendo un elenco de personajes tremendamente interesantes que nos van mostrando diferentes partes del YO más oscuro del que estamos hechos, como es el caso del antihéroe que da nombre a la novela, dotado de una tremenda ingenuidad que le hace ser utilizado por los núcleos de poder para perpetuar su situación privilegiada, el matrimonio Gould, dueño de la mina más importante del país, y en cierta manera gobernadores en la sombra como así se demuestra, o el insurrecto general Montero, quien se revela contra el poder establecido.

“El corazón de las tinieblas” es quizás la novela más conocida de Conrad. He de decir que a mi juicio, aún siendo una obra más que notable, no llega a la profundidad y riqueza de la anterior. En este libro, el colonialismo y la lucha por los recursos naturales vuelven a estar muy presente, si bien, la historia cambia de escenario (ahora es lo que se actualmente se conoce como República democrática del Congo), también la materia prima objeto de las disputas (el marfil es lo que dispara la codicia de los personajes), y por supuesto la trama, mucho más oscura y sombría que “Nostromo” ya que se tocan temas más escabrosos como la esclavitud. Hay que reseñar que de este obra maestra, nació otra, “Apocalyse Now”, la película con la que Francis Ford Coppola habló sobre la guerra del Vietnam y su barbarie, aunque se inspiró en la novela de Conrad. Invito a todo aquel que quiera disfrutar de una experiencia casi onírica a que lea el libro y acto seguido vea, (o vuelva a ver) la película. Podrá apreciar la grandeza del director estadounidense dada la maestría que éste tiene en cuanto al manejo de la simbología “conradniana” (la película está plagada de mensajes subliminales que pasan desapercibidos si no se ha leído el libro).

“El agente secreto”, la última de las tres novelas “políticas” también sirvió de fuente de inspiración cinematográfica, en este caso para el film “sabotaje” de Alfred Hitchcock. Aunque se sigue abordando cuestiones de Estado bajo un halo de historias sombrías, el tema principal aquí cambia con respecto a las dos anteriores: ahora es el terrorismo (muy de actualidad en estos tiempos que corren, por cierto) la base de su novela, siendo Londres la ciudad en la que transcurre la historia. En ciertos tramos del libro nos encontramos ante una novela negra en toda su esencia. Yo destacaría el análisis psicológico que realiza Conrad de alguno de los personajes, en donde nos muestra a ciertos individuos cuya propia “moral” (o antimoral, según se mire) les permite actuar sin ningún tipo de miedo ante la muerte, y por lo tanto vivir siempre en el filo de la navaja de una forma cómoda y natural. También hay que destacar la historia del agente Verloc, el protagonista principal, un antihéroe (como se puede deducir, la obra de Conrad está plagada de ellos) que las circunstancias y su extremada torpeza le arrastran a una tragedia personal que francamente dejará al lector estupefacto y contrariado.

En resumidas cuentas, podemos decir que nos encontramos ante uno de los autores más interesantes que se puedan leer; Su prosa delicada, rica y cuidada es un lujo para los sentidos, y el contenido de lo que narra es tremendamente cercano para cualquier osado que se preste; no en vano, es la naturaleza humana en su faceta más oscura la que Joseph Conrad nos pone sobre las páginas.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.