Publicidad en ElCorreoExtremadura.com
6 de Diciembre. 04:49 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

El ruido de los batanes

4 de Marzo | 12:39
El ruido de los batanes

No ha mucho, leyendo a Martí Font (La españa de las ciudades: el estado frente a la sociedad urbana), reparé en la diferencia, confluencia y configuración de nuestra sociedad global entre las sociedades abiertas y cosmopolitas y las sociedades cerradas y homogéneas. 


Las sociedades abiertas y cosmopolitas se desarrollan en los barrios centrales y los sectores más acomodados de las ciudades mundiales, especialmente de las grandes urbes y sus áreas metropolitanas. Sus habitantes resisten mejor el impacto social de la diversidad, viven y trabajan, de hecho, en una realidad multicultural compartida en equipos de trabajo que les permite conocerse, reconocerse, compartir intereses y espacios urbanos comunes y generar modelos de convivencia fluidos. 

Las sociedades cerradas y homogéneas se articulan en los espacios rurales, cada vez más despoblados, y en algunas de las periferias de las grandes conurbaciones, marcadas por niveles más bajos de renta, falta de trabajo, precariedad, segregación social y ocupación de “islas urbanas” de colectivos homogéneos marcados por el orígen, el desarraigo, la emigración, etc. 

Desde entonces, prendido en mi cielo de reflexiones e inquietudes, me acompaña el nubarrón de esta dualidad, no tanto en su ser social, más o menos descriptivo, como en su potente capacidad de alterar el devenir político. 

Hoy Don Quijote, o Cervantes, o Cide Hamete, en su plena, aguda y crítica comprensión del ser humano, me ha traído una hebra desde la que quizá deshilachar algunos tonos oscuros de esta relación abierta y cerrada en nuestro mundo globalizado, que me acompañan con el nubarrón que Martí Font dejó posado sobre mi cabeza. 

En el episodio de los batanes, Don Quijote, tras pasar la noche amedrentado por el ruido, desconocido para él, de unos mazos de batán que golpeaban cercanos y preparado, como esforzado caballero, para afrontar los peligros y aventuras que le esperaban, descrubre el origen humilde y pacífico de tal estruendo. 

Ante las risas y las burlas de Sancho al ver a su señor en tal situación, Don Quijote se dirige a él airado: “¿Estoy yo obligado, siendo como soy caballero, a conocer y distinguir los sones y saber cuáles son de batán o no? Y más, que podría ser, como es verdad, que no los he visto en mi vida, como vos los habréis visto, como villano ruin que sois, criado y nacido entre ellos. Si no, haced vos que estos seis mazos se vuelvan en seis jayanes, y echádmelos a las barbas uno a uno, o todos juntos, y cuando yo no diere con todos patas arriba, haced de mí la burla que quisiéredes.” 

La cosa tiene que ver, como ya se habrá adivinado, con distinguir el sonido de los batanes: conocer, estar familiarizados, vivir en esas condiciones y, después, ser capaz (o incapaz) de distinguir las esencias en las que han desembocado nuestras experiencias. 

A este respecto, me horroriza constatarlo, en nuestra izquierda (o izquierdas), pintan bastos. La izquierda progresista en la medida en que triunfa, fracasa. En realidad lo que consigue es acceder al poder en mayor medida que transformar la sociedad en la dirección que desea, de manera que su voluntad es distorsionada: es menos capaz de transformar el mundo desde el poder que capaz de controlar lo que el poder la cambia a ella, alejándola de su intención primera. 

Su triunfo es la medida de su fracaso porque no consigue lo que persigue para todo el mundo por igual, siendo que los que se emancipan del ruido de los batanes pierden la noción de esa condición de existencia, que sigue siendo constante y ensordecedora para aquellos que quedan atrapados. 

A partir de ahí es cada vez más difícil tener algo comprensible que decir a quienes no disfrutan del silencio y siguen acomodados a aquellos primigenios y distintos sonidos. El ruido de los batanes abre abismos que se rellenan de todo tipo de esencias dispares, incomprensiones y emociones tan oscuras como la profundidad oscura del abismo de la existencia. 

Ciudadano Moreno Ibarra



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.