Publicidad en
23 de Octubre. 14:24 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

Religión

3 de Octubre | 12:06
Religión
Dicen que este es un país católico. Que es un país religioso. Pues no sé, tal vez sí.

Ahora bien, alborotador con la Religión o mejor aún, con lo accesorio a la Religión de eso si que estoy seguro. No creo que exista otro país donde se celebren más efemérides y santos varios que en este, donde se le pongan más ganas, pasión y divertimento que en este, donde se produzcan más milagros que en este. Sí he dicho milagros y me reafirmo en ello.

He visto santos y vírgenes varias que en su campestre celebración hacen milagros, porque es un milagro que el santo llegue de una pieza a su ermita visto los bamboleos, vaivenes, trompicones y en muchos casos el nivel etílico del personal transportador, que es ver el santo y es pensar “Jocica”, disculpen los foráneos, jocicar viene de hocicar, caer de narices, dar de hocicos y no digamos nada si bajamos un poco al sur y nos vamos al Rocío...que si carretas, que si cruzar los ríos que si “cocerse” a base de rebujitos que si asaltar la valla y sacar la virgen… Por ver he visto vírgenes barbadas reconvertidas en Santiago y con un brazo articulado que espada en mano nombraban caballeros.

Que sí, que a ganas de liarla no nos gana nadie. ¿A qué viene meterme en este jardín?

Tal vez sean las últimas noticias al respecto, desde juicios a condenas. ¿Por qué? No sé, yo diría que en el fondo lo que ocurre es que hay demasiada gente un tanto atravesada con la Religión.

El artículo 14 de la Constitución dice:

“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

Y el 16 establece:

  1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
  2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.
  3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones. 
Pero claro, “semos” humanos, al menos algunos, y tenemos que defender el honor divino, mariano y hasta el de Rajoy. Disculpen la broma pero me venía al dedo. 

¡Yo me pregunto! ¿dios, o los dioses, las vírgenes y los santos que tan por encima de nosotros están, necesitan de nuestra defensa? ¡Es que me siento ofendido en mis creencias! Dicen indignados.

Pues háztelo mirar, porque es tu problema.

El mismo derecho que tienes tu a creer en un ser mágico mitológico tengo yo a no creer.

El mismo derecho que tienes tu a adorarlo tengo yo a denigrarlo. 

¿Tu quieres tener una cultura religiosa determinada? Me parece perfecto. Tienes tu casa, tienes tu templo ¿Qué más quieres?

Ocupas la calle y a mí me molesta. Ocupas la escuela y a mí me molesta. Es más ocupas la calle y la escuela con mis impuestos. 

¿Por qué he se soportarte yo a ti y tu no a mí? 

La Iglesia ha demostrado y no  hay que irse a la historia, porque es actualidad, que pagando te entierran donde quieras, que los señores obispos han mentido como bellacos inmatriculando a todo trapo bienes a su nombre, incluidas tumbas particulares, plazas públicas, frontones, patrimonio histórico.

Pagamos entre todos a 13 TV, pagamos entre todos “maestros de religión” que ni han pasado por la escuela de magisterio, ni han pasado por una oposición dura con ganas, pagamos entre todos los sueldos de obispos, curas, etc. Pues ya puestos, paguemos a los musulmanes, a los testigos, a los adventistas, a los evangelistas y hasta a los santos cabrones de los últimos cinco minutos.

O no paguemos a nadie, que cada cual se pague lo suyo y cada cual en su casa y su iglesia, templo, mezquita o como se llame. Decían cuando yo era pequeño, cada cual con la suya y dios con la de todos. Pues eso. Y no dudes que si tengo que defenderte porque un descerebrado entra en tu templo e insulta a tu dios, te defenderé, pero en la calle o en los espacios comunes si te sientes ofendido es tu problema. ¿No dicen que si escupes a dios te cae en el ojo? Pues deja a dios que lo sabrá hacer mejor que tu.



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.