Publicidad en ElCorreoExtremadura.com
18 de Agosto. 12:35 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura
VALENTÍN SÁNCHEZ CALVO

Localismo y provincialismo en Extremadura

19 de Marzo | 12:08
Localismo y provincialismo en Extremadura
“Si pudiéramos saber primero en dónde estamos y a dónde nos dirigimos, podríamos  juzgar mejor qué hacer y cómo hacerlo” (Abraham Lincoln)

El pasado mes de febrero se cumplía el 35 aniversario del Estatuto de Autonomía, reformado en varias ocasiones.  Extremadura ha llegado a esta fecha lastrando una serie de arcaicos problemas, relacionados con la dispersión geográfica, la emigración, el paro, las malas infraestructuras, el excesivo peso del sector agrícola en su economía, su escaso tejido industrial, la ruralidad, despoblación, el envejecimiento de su población, ausencia de una identidad regional firme, la desunión, la falta de altura de miras entre sus dirigentes- cuyas actuaciones están orientadas en gran número de casos por sentimientos egoístas, localistas o provincialistas- espíritu crítico de la población poco desarrollado; sin olvidar, el caciquismo, en sus diferentes versiones. 

Sin negar  el progreso de nuestra tierra en este período, Extremadura sigue ocupando puestos de abajo en el ranking de comunidades autónomas, su PIB, tejido productivo, desempleo, infraestructuras, nivel de renta de la población, pensiones, tasa de abandono escolar, por citar algunos campos, están situados por debajo de la media nacional. A ello también ha venido y viene contribuyendo el abandono histórico y la marginación a la que se ha visto sometida desde los gobiernos centrales de PP y PSOE.  Ahora reivindicamos entre otras cosas un tren digno, tras haber apostado y enterrado millones de euros en un AVE (que ya no será tal, tras la burla de los responsables en cuanto a plazos y tipo de tren), la protección para el servicio de avión, la limitación de producción de cava, cultivo del arroz, una financiación de las autonomías amparada en la justicia y la solidaridad; pero, ¿dónde hemos estado estos años?, ¿dónde ha estado la firmeza, demanda y exigencia de un tratamiento justo y digno para esta tierra?, ¿dónde han estado quienes tenían responsabilidades políticas para con Extremadura? 

Cuando el actual Presidente de la Junta fue nombrado candidato del PSOE para este mismo cargo, en las elecciones a  celebrar  en mayo de 2007, tras haber desempeñado cargos de Director General y Consejero de Sanidad, inició un periplo por los pueblos extremeños con el fin de recabar demandas y detectar inquietudes de la población. En el acto celebrado en Don Benito, por tal motivo, expuso sus ideas y acentuó el problema que suponía el no tener la suficiente altura de miras a la hora de tomar decisiones, e intentar impregnar las mismas con tintes localistas. En uso de la palabra insté al candidato a que, de ser elegido, se llevase a cabo un estudio acerca del modelo territorial que convenía adoptar desde el gobierno regional, ya que había aludido al localismo, pero no al provincialismo. Manifesté que, a mi juicio, la “raya provincial” debería desaparecer, ya que condicionaba la ejecución de las políticas y dificultaba, en algunos casos, el acceso a los servicios públicos básicos de habitantes residentes en determinadas poblaciones. 

Ésta y otras propuestas posteriores han ido cayendo en saco roto. Basta con hacer un recorrido por la geografía extremeña, para comprobar qué poblaciones han venido siendo privilegiadas, y siguen, en dotaciones de servicios, infraestructuras, y el vínculo que con ellas han tenido o tienen altos cargos del gobierno regional y/o partidos políticos; lógicamente en detrimento de quienes no han tenido madrina o padrino. La fuerza de quien está cerca del poder también se pudo comprobar en la ubicación de los hospitales de Llerena, Tierra de Barros, Siberia Extremeña o el nuevo de Don Benito-Villanueva. Claro, que siempre hay excepciones, también se dan casos de personas que desde el poder han mirado para otro lado, anteponiendo los intereses partidistas o personales, o lo que es peor, han puesto palos en las ruedas en las actuaciones llevadas a cabo por otros representantes políticos, por el simple hecho de ser del bando contrario, aunque ello suponga una injusticia para su localidad y perjuicio para sus convecinos. 

Existió, y aún existe, en menor grado, encono entre habitantes de Badajoz y Cáceres que, ante la inexistencia de un espíritu extremeño propio, unos miraban para el sur y los otros para norte, pero nunca se miraban de frente, lo que ocasionó conflictos a la hora de la ubicación de la Universidad de Extremadura (inicialmente dos campus, ahora cuatro), la capitalidad de la región, la asignación del número de diputados regionales a una y otra provincia y otras controversias, resueltas con fórmulas salomónicas, que no quiere decir que sean justas, y en las cuales ha prevalecido la política partidista por encima del bien común y el servicio a la ciudadanía extremeña. Basta recordar la etapa en que la Presidencia de la Junta fue rotatoria entre un pacense y un cacereño, para finalmente convenir implícitamente entre las fuerzas políticas que al ejercer la Presidencia de la Junta un pacense, sea un cacereño o cacereña responsable de la Presidencia de la Asamblea. Para Badajoz capital fue la sede de la Delegación del Gobierno, para Cáceres la Gerencia Territorial de Justicia. Ronda Sur para Badajoz, Ronda Este para Cáceres. No faltan personas y grupos, que analizan el contenido de los presupuestos regionales y suman las partidas destinadas a una provincia y otra. A este provincialismo han contribuido notoriamente las actuaciones procedentes de ambas diputaciones provinciales, que rara vez se han puesto de acuerdo en unificar actuaciones, hay carreteras que en función de su estado nos hacen ver cuando salimos de una provincia y entramos en otra. Delegaciones Provinciales que difieren a la hora de aplicar la normativa que dimana del gobierno regional; y cómo no, parlamentarios extremeños y grupos políticos que sólo defienden intereses de localidades o provincia a las que están vinculados; es suficiente con hacer un estudio del proceso de elaboración y aprobación de los presupuestos regionales, detenerse en determinadas partidas contempladas en el borrador presentado por el gobierno regional y las enmiendas que se propusieron, unas aprobadas, otras transaccionadas y otras rechazadas. 

Como es de recibo, cuando las decisiones se adoptan desde el partidismo, con poca altura política, pasividad y conformismo de otras personas y cargos responsables, siempre hay un territorio, una o varias poblaciones injustamente tratadas. Vaya una muestra de lo que ocurre con el área, distrito, que conforma la “5ª provincia” extremeña (Badajoz-Cáceres-Mérida y Plasencia, con sus territorios, son las otras cuatro), la de mayor extensión, que bien pudiéramos denominar SESIVA, por estar conformada por las comarcas pacenses de La Serena, La Siberia y las Vegas Altas. Se quedó sin campus universitario, recientemente no ha sido dotada con un acelerador lineal de electrones (ALE) última generación para su Hospital Comarcal Don Benito-Villanueva. Cuenta con el tren más indigno, pese a constituir éste la salida hacia Ciudad Real y Córdoba, nadie contó con ella a la hora de planificar el AVE, algunas de sus carreteras son tercermundistas, por citar unos ejemplos. 

Y es que los habitantes de esta “5ª provincia” no hemos aprendido a movernos en demanda de justicia social, ni a practicar el “llanto” y/o el victivismo (que a otros les va bien); o lo que es más grave, tal vez desconocemos que un derecho no es lo que alguien te debe dar, un derecho es lo que nadie te debe quitar. 

Convendría que quienes ostentan el poder no olvidasen en momento alguno lo establecido en el artículo 7 de nuestro Estatuto de Autonomía: 

Principios rectores de los poderes públicos extremeños.

Los poderes públicos regionales:

  1. Ejercerán sus  atribuciones  con  las  finalidades  primordiales  de  promover  las condiciones de  orden social, político, cultural o económico, para que la libertad y la igualdad de los extremeños, entre sí y con el resto de los españoles, sean reales y efectivas; remover los  obstáculos que impidan o dificulten su plenitud; y facilitar la participación de todos en la vida política, económica, cultural y social de Extremadura, en un contexto de libertad, justicia y solidaridad. 
A nuestros dirigentes les diría la frase de Víctor Hugo: “Es fácil ser bueno, lo difícil es ser justo”.

Y a vosotros lectores: No siempre podemos elegir la música que la vida nos pone, pero podemos elegir cómo y con quién bailamos.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.