Publicidad en
17 de Agosto. 05:45 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Igualdad
JOSÉ LUIS HERNÁNDEZ SERRANO (MIEMBRO DEL COMITÉ EJECUTIVO DE EXTREMADURA UNIDA)

Accesibilidad para todos en nuestra tierra

10 de Mayo | 12:47
Redacción
Accesibilidad para todos en nuestra tierra
Una barrera de accesibilidad, es un obstáculo que nos impide o dificulta hacer algo, afectando a la plena inclusión social de cualquier persona.

Para acceder a cualquier lugar, nos encontramos con barreras que hay que superar.

Las personas con alguna limitación o discapacidad física, intelectual psíquicas o sensorial, necesitan una respuesta práctica a sus necesidades de accesibilidad.

Debemos tener en cuenta, que todos somos en potencia personas con discapacidad. En algún momento de nuestra vida, hemos tenido o pasaremos por alguna. Las barreras de accesibilidad nos las encontramos en el entorno físico: naturales (en la naturaleza) y artificiales, las creadas por el hombre: “psicológicas, culturales, arquitectónicas, urbanísticas, de comunicación e información.

Los espacios por donde se mueve una persona deben ser accesibles para todos.

Debemos hacer nuestros entornos funcionales y accesibles; no sólo es una cuestión ética, también puede ser beneficioso, donde la persona con limitaciones pueda moverse y llegar a cualquier sitio, pueda compartir los mismos espacios con los demás ciudadanos, facilitando la interacción y la participación en el entorno social, tener la posibilidad de acceso al empleo, a todos los servicios y oportunidades que se ofrecen… Además, es necesario potenciar la creación de colegios de inclusión social, parques con columpios adaptados, museos y espacios arquitectónicos con guías formados en discapacidad, y así puedan acceder a la cultura y al ocio… En definitiva, que se permita a la persona con discapacidad normalizar sus vidas en sus entornos sociales y sean lo más independientes y autónomos posible, y, de esa forma, mejorar la calidad de vida de todos en una sociedad inclusiva.

La Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad, regula en su artículo 9 el derecho de accesibilidad, donde requiere que los países identifiquen y eliminen los obstáculos y las barreras y aseguren que las personas con discapacidad puedan tener acceso a su entorno, al transporte, las instalaciones y los servicios públicos, y tecnología de la información y las comunicaciones.

Nuestros políticos, no tienen que perder el equilibrio y acomodarse, deben conocer la normativa de accesibilidad vigente, saber aplicarla y adaptarla al entorno, no mirarse el ombligo y quedarse sólo en el papel escrito, deben ir mucho más allá. No actuar de manera sistemática y rígida. Si alguna de las normas de accesibilidad vigente no está a la altura, es su obligación lanzar propuestas para enriquecerlas, modificarlas o adaptarlas.

Deben asesorarse de los técnicos, valorar qué se hace al respecto en otros lugares, y ha ido bien en el antes, el durante y el después. Y, muy importante, coordinarse con responsables y representantes de los colectivos del entorno. La persona con discapacidad tiene mucho que decir y hacer, y debe ser escuchada. Los espacios donde vivimos lo tenemos que construir entre todos.

Si se cumplen los preceptos en las obras, y las personas no acceden al sitio o se caen, las cosas no se han hecho bien.

Los ciudadanos también tenemos muchísima responsabilidad a la hora de mantener un entorno accesible y limpio.

Para evitar que en nuestras ciudades tengamos pobrezas de movilidad, debe haber un equilibrio entre accesibilidad, sostenibilidad y viabilidad. Si el turista no puede acceder, se le debe ofrecer un espacio interactivo, en una sala con pantalla donde vea lo que ve y lo que siente la que sí puede.

Diseñar ciudades con una señalización apta para todos, de forma universal. No todos somos iguales, de ahí el reto a planificar una señalización correcta y adaptada. Las nuevas viviendas deben reunir las condiciones de accesibilidad, que sean adaptadas y funcionales.

Se debe ofrecer un turismo accesible en la naturaleza y en la ciudad, teniendo en cuenta que la persona con alguna discapacidad o limitación, es en potencia un turista.

La búsqueda de los componentes sistémicos que dan lugar a gran parte de las barreras arquitectónicas, permiten prevenir futuros espacios físicos poco accesibles y la aparición de nuevas barreras. Es necesario poner en marcha políticas a nivel municipal y a nivel autonómico en nuestra tierra, basado en un diseño accesible y funcional, optimizando los recursos. Últimamente, están invadiendo los espacios públicos de nuestras ciudades, patinetes, monopatines, y presentan un obstáculo más. Se debe reglamentar su uso y construir otros espacios adaptados y seguros.

En nuestra región, hay ofertas turísticas muy interesantes tanto en la urbe como en la naturaleza, pero queda mucho por hacer tanto en la promoción y mantenimiento, como en la accesibilidad.

Piscinas naturales sin un servicio y Mantenimiento adecuado, con infraestructuras precarias, y falta de accesibilidad. Cuando se pone algo en marcha, hay que cumplir la normativa, mantenerlo en el tiempo y dar un buen servicio de calidad. En nuestra tierra, tenemos que aprender a vender un producto de calidad en un mundo muy competitivo.

Relacionado sobre accesibilidad, tenemos 17 leyes autonómicas de ámbito estatal. Su observación no se cumple habitualmente.

Se puso en marcha algo muy interesante a nivel europeo en el 2010, “La Ciudad Accesible Europea”. Varias ciudades españolas, han sido reconocidas ya con este galardón. Un entorno accesible contribuirá muy positivamente a la dinamización económica y a un desarrollo sostenible de nuestra tierra.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.