Publicidad en
18 de Octubre. 02:13 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Igualdad

Secuestros virtuales: un timo en aumento

10 de Febrero | 11:25
Secuestros virtuales: un timo en aumento
Tal y como lo define la Policía Nacional (https://www.policia.es/prensa/20170202_1.html), un secuestro virtual es un intento de estafa en la que mediante una llamada telefónica se hace creer a la víctima que algún familiar suyo ha sido secuestrado para exigirle dinero por su liberación.

En estos casos, no hablamos de un secuestro real sino de un intento de extorsión. Nuestro Código Penal recoge la extorsión en el artículo 243, el cual establece:

El que, con ánimo de lucro, obligare a otro, con violencia o intimidación, a realizar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o del de un tercero, será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años, sin perjuicio de las que pudieran imponerse por los actos de violencia física realizados”.

En estos delitos, el “secuestrador” coloca a la víctima en una situación de angustia y bloqueo emocional a través del uso de expresiones agresivas y gritos, mezclados con los gritos y lloros del supuesto secuestrado. Este ambiente hace propicio que se cree en la víctima de la extorsión la idea de que se enfrenta ante un secuestro real.

Además, los “secuestradores” intentan prolongar las llamadas para evitar que la víctima de la extorsión reaccione y se intente poner en contacto con alguien, especialmente con el supuesto familiar secuestrado.

Estas llamadas están realizadas en la mayoría de casos desde cárceles de Sudamérica, especialmente de Chile.

La Policía de Investigación Chilena colabora activamente con la Policía Nacional española en la lucha contra estos delitos. Ejemplo de ello es la detención en Chile, el pasado 2 de Febrero, del cobrador de pago de un grupo que pretendía extorsionar a un hombre de Zaragoza al que exigían 10.000€ haciéndole creer que su hijo estaba secuestrado

Desde su surgimiento en 2015, la Policía Nacional ha registrado los siguientes datos:

 

2015

2016

2017*

Llamadas registradas

200

969

231

Éxito de los estafadores (%)

6,7%

4,3%

3,5%

Dinero recaudado por los estafadores

10.150€

41.000€

12.000€

*en lo que llevamos de año.

(Fuente: web Policía Nacional)

 Ante el evidente aumento del número de casos, la Policía Nacional ha comenzado a difundir información y pautas de actuación para enfrentarse ante los secuestros virtuales, entre las que destacan:

  • No descuelgue llamadas que no espera con prefijo 0056 o +56 o con número oculto.
  • Desconfíe si le dicen que han secuestrado a un familiar, incluso si se pone otra persona o se escuchan voces de fondo: no son su familiar.
  • Mantenga la calma ante la presión ejercida por el falso secuestrador, que usará violencia verbal de cualquier tipo.
  • Compruebe la información que le están aportando los falsos secuestradores.
  • No realice ningún pago, le exigirán un pago rápido para no dar tiempo de localizar al familiar, no envíe ningún dinero.
  • No facilite datos personales y tampoco los publique en redes s
  • Avise a la Policía Nacional (091) e intente localizar al supuesto secuestrado por otra línea, así como grabar la llamada maliciosa.
Además de iniciar una campaña en redes sociales con el hashtag #NOesREAL:

https://twitter.com/policia/status/827464517307228160


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.