23 de Marzo. 05:19 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

¿Que muera el gato, pero que muera harto? Pensando en Almaraz

13 de Marzo | 10:25
¿Que muera el gato, pero que muera harto? Pensando en Almaraz
La memoria tiene sus preferencias y, a veces, no sabemos si es complicidad o solidaridad con la vida, con la supervivencia. Primero comer, beber aunque sea agua contaminada. La verdad puede esperar, sus exigencias no tienen la inmediatez del hambre o de la sed. Todos somos solidarios con los que se pueden quedar sin trabajo en Almaraz y su zona, entendemos las razones de los trabajadores.

Cuando veo algunos niños e incluso mayores, en países que no tienen agua potable, aprovechar el agua contaminada, me llegan y me duelen estas reflexiones que, a otros niveles, son equivalentes. La memoria y la razón pragmática tienen, a veces, sus complicidades para favorecer la supervivencia. A veces imponen el silencio, otras actúan por necesidad y otras intentan disimular lo que antes habían considerado de forma totalmente distinta. Quizás ahora es el momento de un discreto silencio; pero, como la memoria y la razón son individuales, en algunas mentes se impone el recuerdo aunque difuminado en la nebulosa mezclada con la necesidad.

No podemos olvidar el paraíso prometido en torno a un cementerio nuclear, no podemos olvidar que el agua contaminada mata, o puede matar, que un kilo de uranio tarda cincuenta y cinco mil años en reducirse a la mitad, que hay enfermedades, que no citamos, y que a veces se esconden a distancia, que el tren se rompe, se quema, choca…que las promesas se olvidan y que, desgraciadamente, Extremadura sigue igual. ¿Ya se ha olvidado el Gobierno?

Necesitamos el trabajo, lo exige el pragmatismo de la razón; pero no queremos olvidar la otra realidad, porque la vida sigue y seguirá después de nosotros, y al final la propia razón exige otra coherencia. El gato prefiere comer aunque después se muera, pero no aguanta el hambre. Nosotros tenemos exigencias parecidas con el trabajo, aunque podemos racionalizarlas y buscar fórmulas que no sean contradictorias.

Para exigir que los que vivieron bajo la sombra nuclear puedan seguir teniendo trabajo bastaría recordar los compromisos del Gobierno con un pueblo manchego que pasó por circunstancias parecidas, porque el cementerio nuclear de Almaraz nos lo impondrán como impusieron las centrales nucleares. Ahí nos dejan el cementerio nuclear, que deberá tener el tratamiento adecuado y el trabajo paralelo para los que convivieron durante tantos años con él.

Quizás es tarde para exigir las empresas que no se hicieron, pero tenemos toda la razón para exigir que la central impuesta a los extremeños debía y debe llevar en paralelo las empresas y beneficios que se dieron a otros, mientras en Extremadura, dejaron el riesgo.

Extremadura no puede aguantar indefinidamente con el sueño de la igualdad y las promesas que nunca se cumplen.

PEDRO CAÑADA CASTILLO

PRESIDENTE DE EXTREMADURA UNIDA



Piensa con los pulmones
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.