23 de Marzo. 06:06 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

Pensamiento único, sistema evaluador y VOX

11 de Marzo | 12:19
Pensamiento único, sistema evaluador y VOX
Digamos un tanto humorísticamente que estamos en la era de la evaluación. Se evalúa todo: personas, procesos, actividades, productos...antes, después y durante. A veces, el sistema evaluador se trocea en multitud de pequeñas evaluaciones que se encargan de examinar, una por una, cada faceta del trabajo, descontextualizándolas. Será porque para muchos el contexto no es nada, carece de importancia y la interacción de unas cuestiones con otras no existe. Algunas evaluaciones son diagnósticas, predictivas, formativas, sumativas o finales. Sirven para orientar, para regular, para verificar y acreditar. La evaluación llevada al exceso, por mor de su especificación, es de uso habitual y hasta forma parte de los usos docentes como objetivo a perseguir. Se valora la calidad y hasta la excelencia. Eso si, conforme a los cánones del momento. Y se gratifica con complementos económicos, con qué, si no....en este mundo nuestro donde el dinero es el rey. 

Yo no sé ustedes, pero yo veo tipos diferentes de evaluación: la propia, esa en la que tendemos a examinarnos con dureza y somos terribles, pues colocamos cabeza abajo los esquemas, los analizamos, y no hay día que no castiguemos alguno. Y la externa: esa que requiere reunir méritos en papel. Rellenar muchos papeles tiene algo de enfermizo, algo que no se apaga cuando se deja de hacer. Cada cierto tiempo, entre los correos recibidos de otras instancias superiores, te solicitan o te ofrecen hacerte una nueva evaluación que a su vez servirá para otra supervisión, para otra criba. Creo que el sistema se pasa todo el día evaluando a sus víctimas con total desapasionamiento, como una manera de tenerlas ocupadas y que no se subleven contra él. Ni indaguen otras maneras de hacer, ni protesten, ni duden. Cómo en aquellas consejas de algunos libros donde se proponía que para tener a la mujer tranquila en el matrimonio se la embarazase continuamente. 

Porque en los tiempos actuales, y a pesar de que se defiende la pluralidad de pareceres, hay una especie de pensamiento único que consiste en afirmar y reafirmar como correcto el mantra “oficial” sobre algo, repetido decenas de veces por quienes gozan de un cierto respeto de los otros (lo cual no quiere decir que se lo merezcan indefectiblemente, aclaro). Sobre causas muy variadas, sobre política, sobre feminismo, sobre medio ambiente, sobre cultura. 

A mi me parece desconcertante que la mayoría de las personas no se den cuenta. Como cuando se pregunta sobre VOX, por ejemplo y se elevan cantos de plañideras sobre su existencia entre nosotros, que siempre hemos sido tan innovadores y tan demócratas. Aunque siempre ha estado ahí, escondido en las almas de los antiindulgentes, de quienes piensan que el mundo es solo cómo ellos (a derecha e izquierda) lo ven. De los que nunca han comprendido, ni dejado vivir. 

Así que puede que no viniese mal una muy seria evaluación sobre la vida de cada uno y su proyección sobre la vida de los otros, para a partir de ahí, evaluar por ejemplo una ciudad o un pueblo. Tengo para mi que es primero la ética particular y luego la colectiva. Nunca al revés. Los proyectos feos, son feos siempre. Aunque los aduladores que esperan, siempre esperanzados, digan lo contrario. 

Carmen Heras



Piensa con los pulmones
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.