Publicidad en
27 de Junio. 11:00 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

El libro gordo de Petete

8 de Enero | 11:04
El libro gordo de Petete
Oír hablar al autor, de la relación existente entre la ciencia y los mitos que trata en su libro, me recordó la eterna discusión que manteníamos en la universidad acerca de si el estudioso de ciencias es más o menos culto que el estudioso de humanidades o viceversa. Y nunca nos poníamos de acuerdo. 

Nos “arrojábamos” el asunto, unos a otros, a la cabeza como si de un libraco gordo se tratara. Menuda tontería. Como en tantos otros aspectos de la vida, no hay reglas exactas cumpliéndose a la perfección, pues los individuos no son réplicas comunes unos de otros, completamente iguales y sistemáticos en sus quehaceres. También son productos de sus circunstancias. 

Pero de aquellos barros vienen estos lodos y yo suelo repetir mil veces a mis alumnos la importante certeza de que el conocimiento es uno y la ambición de tenerlo, o no, también. Es verdad que los tiempos, hoy tan concretizados, no ayudan y la gran cantidad de saberes existentes, tampoco. Sería imposible, en nuestra época, señalar una sola persona que supiera todo lo importante de todas las disciplinas, tal como ha ocurrido en otros momentos de la historia de las civilizaciones, pero lo que sí resulta evidente es la gran interrelación entre áreas diversas. Sin entender eso, se yerra en la búsqueda de un diagnóstico claro de las causas y una predicción de los efectos en la mayoría de los asuntos. 

Es como en la literatura. No creamos que los argumentos de los libros son totalmente productos de la mente de sus autores. La capacidad de hombres y mujeres para novelar, no llega a tanto. Mayoritariamente, la imaginación extrae de lo qué tiene o sabe, sea del tipo que sea, aunque luego deforme, agrande o mitifique. Utilizando recuerdos, sentimientos, información, e incluso sueños. Esos sueños extraños que a veces tenemos. 

Porque la realidad es mucho más poderosa que cualquier novela, aunque a veces parezca copia de ella y de sus moralejas. Miles de moralejas que reciclamos para poder aplicarlas en nuestras vidas, en una especie de círculos viciosos que nunca acaban. Incluso en las trayectorias de personas, o sucesos aparentemente anodinos, se han apoyado muchas grandes obras que hemos leído con atención, pues sus dudas y frustraciones son también las nuestras y las de cualquier ser humano. 

Esto último me parece reconfortante. Es una sensación parecida a la solidaridad. Una especie de compañía empática de unos para los otros, dentro del mundo. “Lo que hace una mujer, lo puede hacer cualquier otra” (recuerdo que me dijo mi madre, cuando yo a punto de parir, le confesé que tenía miedo). Tenía razón. Y puede  extrapolarse a otras muchas situaciones vitales de cualquier individuo. 

Aunque los atavismos indiscriminados siguen ahí, persistentes. ¿Cómo, si no, aceptar el “te tocó”, con el que muchos renuncian a interesarse, y sobre todo a defender, en ciertas causas fundamentales?. El mito de que al gigante poderoso se le debe tranquilizar con carne humana sigue totalmente vigente. Alguien debe ser la víctima para que el sistema siga. Y oigan, es estremecedor, da verdadero miedo. 

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.