Publicidad en
20 de Julio. 08:18 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

Desde mi olfato

9 de Julio | 10:49
Desde mi olfato
Me picaba la nariz mientras tenía los guantes de goma puestos para lavar la loza, y como el prurito no pasaba hube de quitármelos y tocarla con uno de los dedos para que se fuese la desazón. El hecho, de tan nimio, me ha recordado sin embargo, que así ocurre a veces con las situaciones de la vida, que aun siendo irrelevantes para el devenir natural del mundo, pueden arruinarte un buen fin de semana. 

Estamos, por fin, en verano, al metereológico me refiero, porque el del calendario hace tiempo que llegó y no es tiempo de grandes discusiones. Ni siquiera en la televisión. Los turnos vacacionales hacen que las plantillas carezcan de los equipos habituales completos, y se nota. Tampoco es lógico venir de la piscina, o del campo y sentarse a filosofar sobre los males de la especie humana. 

Aún así, tiendo a creer que al pensamiento no se le puede atar, como tampoco a los preceptos que nos hemos dado. Si Hannah Arendt escribió sobre la normalización/banalización del mal, hoy yo quiero (sin ningún riesgo de comparación, evidentemente, con la gran filósofa) escribir sobre lo interesante que pudiera ser la generalización de la idea del interés y bienestar común, a partir de la asunción de una buena responsabilidad individual. 

Estoy hablando de las virtudes cívicas de una sociedad, que no de los valores que es un término mucho más genérico. Consideradas como base democrática del hacer y actuar de  las poblaciones humanas, al estilo de la filosofía clásica, y no desde un punto de vista mojigato, como muy bien resume Jose Antonio Marina, en uno de sus últimos escritos. 

Si creamos hábitos de conducta, amigos, adecuados a las necesidades generales, y lo hacemos bien, estaremos consiguiendo infundir fortaleza democrática a nuestra sociedad. Al fin y al cabo, copiando a Aristóteles, solo nos hacemos justos, templados o cuerdos cuando lo somos y no al conocer, de forma más o menos teórica, las leyes y preceptos. 

Puede que nos sobre la arrogancia. La arrogancia de creer íntimamente que estamos en posesión de la verdad frente a quien no piensa como nosotros. Uno se vuelve comprensivo, haciendo un esfuerzo por comprender, pero si al lado de la palabra comprensión colocamos la de compasión, ello indica unas ciertas dosis de supuesta superioridad en el juicio moral hecho. 

Escribo para ordenar las ideas. Siendo muy niña, escuché a una profesora decir a mi madre que era buena expresándome con la palabra escrita. A pesar de las diferentes facetas de mi trayectoria, me siento fundamentalmente educadora y tengo el absoluto convencimiento de que todo lo que he hecho ha sido en la intuitiva creencia de una posible transformación de la realidad hacia situaciones mejores para los humanos. A pesar de las dificultades, y del bajo interés que, a veces, tienen los mismos en su propia evolución, en sus anhelos estriba su fuerza. Y hay que usarla. Ya lo dijo Hannah Arendt: “Los revolucionarios no son los que hacen las revoluciones, sino los que saben que el poder está en las calles y pueden levantarlo." 

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.