Publicidad en
20 de Agosto. 10:27 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música
ENTREVISTA EN EXCLUSIVA PARA EL CORREO EXTREMADURA A ANTONIO PACHECO

La insoportable soledad

12 de Junio | 22:19
La insoportable soledad
Antonio Pacheco, poeta, colaborador habitual en nuestra sección de Cultura de El Correo Extremadura y sobre todo amigo de corazón, presenta hoy en Badajoz su poemario La insoportable soledad dedicado a Antonia, su esposa, quien tras luchar contra con todas sus fuerzas para superar el cáncer nos dejó en diciembre del pasado año. Se presenta hoy, en Badajoz en la Residencia Universitaria de Fundación Caja Badajoz a las 20:00h., día de San Antonio como un homenaje más, era una de las condiciones para sacar el libro, presentarlo con familiares, amigos, amigas de ella, compañeras, compañeros, en definitiva, todos aquellos que la quieren.

Con todo su cariño, Antonio nos ha concedido en exclusiva esta entrevista:

El Correo Extremadura (E.C.E): Buenas tardes Antonio; comienzo preguntándote algo inevitable: ¿Por qué este título para tu poemario? ¿Quién canta y cuál es la esencia del libro?

Antonio Pacheco (A.P): Este poemario, tengo asumido que me hubiera gustado no haber tenido que escribirlo por lo que conlleva de dolor, de tristeza y de ausencia. Después de meditarlo durante el tiempo en que lo estaba escribiendo, tiempo en el que me sentía como ido, pensé que pese al dolor había que escribirlo, traspasarlo al papel. Pensé que por un lado era como una forma de estar con ella y por otra forma era una manera de sacar el dolor tremendo del cual nadie se puede hacer una idea hasta que desgraciadamente le toca a uno sufrirlo. Y el título, lo que realmente significa es lo que supone su ausencia para mí y es que sin ella yo no soy y eso es literalmente verdad y lo estoy sufriendo desgraciadamente. Esta es soledad insoportable porque ella ya no está y esa es la justificación del título.

(E.C.E): ¿Estas poesías entonces han sido fruto entonces del dolor más que de la inspiración?

(A.P): Es la inspiración del dolor, porque es un libro que cuando ya decido que el dolor lo tengo que llevar al papel y darle forma y orientación con la ayuda de amigos que me han ayudado evidentemente a decir, pues mira esto sí, esto no, ... darle un peinado como se suele decir, ha merecido la pena. Pero era la inspiración de ese dolor porque surge desde que nos dan la dramática noticia del padecimiento clínico de mi mujer y a partir de ahí yo me refugio en la escritura que es lo que siempre me ha salvado de la vida, ¿no? y entonces empiezo a escribir de alguna forma hablando con ella aunque ella no me conteste, otras veces refugiándome en el silencio mientras ella duerme y es de todas estas vivencias de donde nace este poemario.

(E.C.E): ¿Se atiene a alguna forma tu libro?

(A.P)Si, está dividido en dos partes: una que es el diálogo a media voz, y otro es los monólogos del silencio. La primera parte es una forma más cotidiana del día a día de llevar la enfermedad, y la segunda parte es cuando yo ya no puedo hablar con ella y sin embargo me veo en la necesidad de sacar esas sensaciones y esos sentimientos tan dolorosos al saber que la voy a perder.

(E.C.E): Entonces, en ese sentido, ¿para ti escribir este libro ha sido más una necesidad o como un aliento vital? ¿Una forma de sentirte más cerca de ella en la enfermedad y en la ausencia?

(A.P): Es una forma de estar con ella cuando ella ya no podía estar conmigo por la situación clínica y cuando mi hijo y yo sabíamos que llegaba el final. Muchos de estos poemas fueron escritos en la oscuridad de la habitación, estando ella a mi ladito, agarrándose a la vida, callándose su dolor, haciendo como que la esperanza estaba viva y estos momentos han surgido estos versos. Algunos de ellos los escribí cuando al principio de su enfermedad ella aún podía salir a la calle cuando se encontraba bien, y pisábamos charcos y se reía, o salíamos a tomar una cerveza y sonreía y otros ya surgieron cuando ya estábamos en el proceso ya inevitable.


(E.C.E): Este poemario que es tan tuyo a quiénes va dirigido además de ser un homenaje a esa gran mujer que fue Antonia, ¿qué público ves más afín para recibir estos poemas?

(A.P): Como toda mi obra en él he volcado, he escrito todas mis sensaciones y emociones surgidas del momento en que vives y el en momento que escribes; luego lo que tiene la poesía y hablo de la autentica poesía es que sea extrapolable a los lectores que se acerquen o al que lo lea o al que lo oiga, ¿sabes? Aunque sea un libro muy intimista, y toda mi obra lo ha sido siempre, pretende llegar a lo más profundo de los sentimientos del lector, que trasmita su lectura emociones y sensaciones, porque se trata ya que las alegrías se pueden vivir y te las pueden contar, con el dolor y la ausencia pasa lo mismo, esto es el dolor, y esta es la ausencia, alguien se puede sentir identificado con esos versos.

(E.C.E): Este libro es como el primer dolor que escribes, ¿Habrá un segundo libro en el que el sentimiento de profundo dolor haya dado paso a un libro con el dolor más atenuado y con un espíritu más vital?

(A.P): Yo estaba trabajando en otra obra pero lamentablemente se impuso este periodo que me hizo dejar lo que estaba haciendo pero por propio impulso vital y creativo, entonces, es una continuidad de mi obra pero también es un paréntesis de mi obra porque está escrito para una situación muy concreta y desgraciadamente muy temporal porque tuvo un principio y un final inmediato. Seguiré escribiendo aunque evidentemente tendré que darle una vuelta a todo porque ahora la vida para mi es otra y estoy en otro mundo ahora mismo sin ella.

(E.C.E): Para concluir, cuéntanos desde el corazón qué más es para ti La insoportable soledad.

(A.P): Este libro es tanto un homenaje de mi hijo, de ella y como mío propio a nosotros tres. El dibujo que preside la portada es de ella cuando tenía 17 años sobre unos poemas que yo le di a leer al principio de nuestra historia, el diseño de la cubierta es de mi hijo y por supuesto, los poemas son míos. Entonces es una obra familiar en el sentido íntimo de la palabra, es de los tres, un homenaje para ella aunque ya no está con nosotros. Ella se nos fue el 25 de diciembre del pasado año, estábamos locamente enamorados cada día y cada día era un milagro estar con ella.
Galería de Fotos


La Fuga de la Diabla
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.