Publicidad en
20 de Julio. 04:54 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música
LOS RELATOS DE MARÍA

Tu amo

5 de Marzo | 11:29
Tu amo
Me llamo Chari, tengo cuarenta y ocho años recién cumplidos. Soy de mediana estatura, piel blanca, caderas generosas y barriga prominente a causa de mis cinco embarazos. Bueno y también por las tostadas de caldillo puntales a su cita con mi paladar a las siete de la mañana, pero eso es otra historia. La menopausia se acerca por el horizonte de mi cuerpo, de mi lívido y de la vida sexual de mi matrimonio. La otra noche me lo hizo saber mi Lorenzo. Me miró con sus profundos ojos negros y moviendo el mostacho llenito de migas de pan me lo soltó sin miramientos:
 
-Chari, cariño, ya hace más de seis meses que no nos damos calor humano. ¡Tenemos que buscar una solución ya!

-Tienes razón, Lorenzo -dije aferrada a mi libro del Grey, la última esperanza de reavivar la llama.
 
Cogí el ordenador de mi hijo el mayor, pagado a plazos y con el sudor de sus padres, a partes iguales. Lo encendí, miré por encima del hombro, como si estuviese haciendo algo malo. Abrí el navegador y me zambullí de cabeza en la deseada página. Compré de todo, nada era bastante para recuperar la intimidad con mi Lorenzo. La pobre tarjeta se quedó tiritando.
 
Me bañé a conciencia, despeje las zonas pobladas de pelo, me pinté y me vestí de forma sugerente. Botas de cuero negro, corpiño de cuero negro, bragas y sujetador de cuero negro, toda yo era una piel oscura y sintética. 
 
Mi Lorenzo entró con su olor a hombre e inundó por completo la habitación. Lo sé, no se parecía al Grey ni de lejos; pero  que quieren que les diga yo tampoco era una Anastasia. 
 
Le dije:
 
-Lorenzo, te prometo que se terminó la época de sequía, haz conmigo lo que quieras, voy a ser tu sumisa.
 
Le enseñé la compra adquirida con el ordenador de nuestros esfuerzos y le oculté los números rojos de la cartilla. 
 
La babilla de mi Lorenzo brillaba al igual que sus ojos negros. Cogió las esposas de plata y me ató al caro cabecero de la cama, después me tapó los ojos con el pañuelo de auténtica seda. Fue a por una pluma de la más rara y exótica ave y con ella rozó mí redonda figura. Más tarde le tocó el turno al látigo. Lanzó un chasquido al aire de pura piel de vaca. Prepárate Chari, me dijo encendido, que allá va tu amo. 
 
Cuando se cansó de azotar mi cuerpo y yo de soltar mugidos como la difunta vaca del látigo, agarró las bolas chinas bañadas en oro. Volví a oír la voz de mi Lorenzo:
 
-Chari, grita que eres mi sumisa y yo tu amo.
 
A continuación se puso unos guantes de zorro y asió mi cuello. El olor a pobre de mí Lorenzo, se mezclaba con el del lujo de aquellos productos. Soltó su blanca y espesa humedad sobre la alfombra de cachemira, y grito eufórico:
 
-¡Chari de mis amores yo soy quien te domino, yo soy tu amo, tu amo, tu amo!...
 
Una mano me empuja y me saca de mi abismo. 
 
Déjenme que me presente de nuevo. Me llamo Chari y esto no es una historia de sadomasoquismo con mi Lorenzo. Estoy esperando sentada a que avance la cola del banco para seguir pagando los plazos del ordenador de mi hijo. He tenido un sueño mientras tanto. Mi realidad es que yo soy una sumisa y un billete del banco me grita:
 
-Chari, yo soy tu amo, tu amo, tu amo. 
 
Mientras en mi imaginación oigo el chasquido y el mugido del látigo de la vaca.
 
Fin.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.