Publicidad en
19 de Agosto. 03:30 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música
OFICIOS PARA EL RECUERDO

El piconero

11 de Febrero | 17:24
El piconero
En los albores de los tiempos el hombre siempre ha buscado las maneras de combatir el crudo frío del invierno. Al principio se valía de la leña, pero después gracias a esta leña supo que podía sacar otro tipo de materia tanto para calentarse como para la elaboración de sus alimentos. Así pues, descubrió cómo hacer carbón vegetal a través de la leña.

Se descubrió también que gracias a las ramas de ciertos árboles, como las encinas, retamas, etc, se podía hacer carbón en miniatura llamado comumente picón

El picón se emplea básicamente para los braseros. Colocando esta leña menuda en haces pequeñas llamadas gavillas, una vez se enciende la candela se van echando. Una vez echadas hay que ir arremetiendo las ramas para que se quemen y se amontoman hacia la dirección en que apunta el viento y así se van quemando. Con una horquilla se van empujando las ramas hacia dicha dirección y barriendo la piconá; además del uso de la horquilla, se emplea una escoba hecha a base de unas ramas llamadas ramajos.

Echando agua se le gana terreno a la candela sin ahogar la piconá, porque de lo contrario luego no es posible encender el picón puesto que queda inservible. 

Una vez retiradas las ramas y apagado el cerco, se abre la piconá. Ya abierta, se le echa agua, sin exceso, para refrigerarlo. A continuación se amontana con la horquilla. Se barre la piconá por dentro y después se le dan dos vueltas con la pala con el objetivo de enfriar la piconá. Por último, se hace un círculo en forma de espiral para esparcir el picón y dejar que se enfríe. Finalmente, se envasa en sacos y queda listo para su uso.

Este oficio era propio de gentes humildes desde la noche de los tiempos y sirvió en buena medida para sustentar a muchas familias. En la actulidad son muy pocos los que ya ejercen este humilde y digno oficio.

Su ganancia hoy en día y de siempre ha sido la de una ayuda a la economía familiar, pero no obstante fruto de muchos dolores de huesos y sufrimiento por lo duro del mismo.

Este pequeño artículo se lo quiero dedicar a esa clase social que siempre ha estado marginada, al campesinado y hacerles ver a las gentes de la ciudad lo duro que es ganarse la vida con estos menesteres.


La Fuga de la Diabla
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.