Publicidad en
15 de Diciembre. 19:03 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

Vanidad, vacuidad, hipocresía... la interminable ópera bufa del Congreso de los Diputados de España

28 de Noviembre | 13:17
Vanidad, vacuidad, hipocresía... la interminable ópera bufa del Congreso de los Diputados de España
En estos días en que los autodenominados partidos constitucionalistas siguen escenificando la zafia y burda burla cruel a los catalanes decentes y al resto de españoles –también decentes, que haberlos aún haylos- a la vez de todo ello sigue el trapicheo, el chalaneo entre todos los partidos del “arco parlamentario”, demostrándonos un día sí, y el otro también, que a quienes supuestamente nos representan, les importa un bledo las cuestiones que realmente les inquietan, preocupan y ocupan a los españoles…

Y mientras tanto sigue la operación Macrón-Rivera. Sí, cada día que pasa está más claro que los hasta ahora miembros del consenso socialdemócrata, al dictado del Club de Bilderberg, se afanan sin denuedo en encumbrar a Albert Rivera, hacerle el caldo gordo, ponérselo a huevo, para que acabe siendo el próximo presidente del gobierno; aunque su proyecto no sea mucho más que una caja con un bonito envoltorio, en la que, una vez destapada acaba uno descubriendo la nada, o como mucho, más de lo mismo: oligarquía y caciquismo como forma de gobierno, para perpetuar lo que ahora se denominan “elites extractivas”.

¿Todavía no se han dado ustedes cuenta de que, Albert Rivera es resultado de una operación de marketing pura y dura?

Denme a mí minutos, horas, días, semanas, meses, años de paseo por las televisiones para que exponga mi proyecto político y yo también supero a Pablo Iglesias y compañía en expectativas de voto... por cierto, Pablo Iglesias fue creación del PP, también, fue paseado por todos los platós de Tv por órdenes del Gobierno de Mariano Rajoy, que es el que ha reflotado a la mayoría de las televisiones, regándolas de manera generosa con nuestros impuestos y sacándolas de la ruina. El PP puso en marcha el chiringuito de "podemos" para darle la puntilla al PSOE y acabar ocupando el espacio socialdemócrata y robándole el discurso a la izquierda...

Pues, sí, como les decía: en Cataluña sigue aplicándose –dicen- el artículo 155 de la Constitución de 1978 que dentro de unos días será ya “cuarentona”, mientras los separatistas-golpistas campan por sus fueros, acosan a jueces y fiscales, siguen controlando los medios de información y creadores de opinión, y sus aparatos propagandísticos de inculcación de odio a España y a todo lo que huela a español siguen intactos, léase los centros de enseñanza, desde la guardería a la universidad. Y el gobierno de Rajoy nos cuenta (apoyado de forma entusiasta por trovadores y aduladores de los medios a los que mima constantemente con regalías) que en Cataluña se están recuperando la normalidad, la legalidad, y el estado de derecho… y lo dice sin ponerse colorado.

Y a la vez que todo ello, el gobierno del PP, con el apoyo fervoroso e incondicional del PSOE, sigue perpetuando las desigualdades de quienes viven en las diversas regiones españolas.

Es realmente increíble que aún haya quienes se crean que los dos partidos que se han turnado en el poder en los últimos cuarenta años –generalmente apoyados por los cacique y oligarcas de las vascongadas y Cataluña- defienden la Unidad de España, el que todos los españoles sin excepción, independientemente de donde nazcan o habiten, posean iguales derechos y obligaciones, accedan a los mismos bienes y servicios de los que gestiona la administración del estado. Obviamente me refiero a la jugarreta de haber aprobado lo que ya mucho denominan “el pufo vasco”. Según el Diccionario de la Real Academia, pufo significa deuda cuyo pago se elude de forma fraudulenta y también estafa, engaño,

Estos últimos días ha sucedido que el Gobierno de Rajoy, a través del Consejo Regulador del Cava, ha decidido impedir que los empresarios de Extremadura aumenten la producción de “cava”, el vino achampañado, para así evitar que les hagan competencia a los cavas catalanes.

Pasan los días y los representantes de las provincias de Badajoz y Cáceres en el Congreso de los Diputados y en el Senado siguen sin decir ni pío acerca del asunto (ya se sabe que, como decía el menos tonto del clan Guerra, que quien se mueve no sale en la foto). Tal vez estén esperando, tal como han hecho con el asunto de los trenes, que pasen los años, las décadas para darse cuenta de que en Extremadura (como en el resto de España) lo mejor para crear riqueza, empleo, prosperidad, es que el Gobierno intervenga lo menos posible en la economía, no se entrometa en la iniciativa privada, disminuya las cargas fiscales, y tal como en asunto de religión aplique aquello de la “separación iglesia-estado”.

Hablando de trenes, los que después de casi cuarenta años de gobernar en Cáceres y Badajoz y recibir ingentes cantidades de dinero de Europa y de la Hacienda Pública de España, han conseguido que Extremadura siga ocupando los primeros lugares de las listas de lo que nadie desea, agrupados en lo que llaman el pacto por el ferrocarril fletaron más de trescientos autobuses para llevar a la capital del reino a alrededor de 15.000 extremeños para procesionar y hacerse notar –dicen que el que no llora no mama- y llamar la atención del gobierno de España acerca de que para que Extremadura progrese, necesita “un tren digno” (¿Por qué carajos solo piden un tren?).

¡La broma de la manifestación, como poco les ha costado a los extremeños entre 400.000 y 500.000 euros, que han salido de la hucha de la Junta de Extremadura, de las huchas de las Diputaciones de Cáceres y Badajoz y de los diversos ayuntamientos extremeños que se han sumado con ardor patriótico a tan magno evento de exaltación extremeñista! Y digo yo ¿Para qué carajos le sirve a Extremadura, a quienes habitamos en Cáceres y Badajoz, tener representantes en el Congreso de los Diputados y en el Senado? Por cierto ¿Alguien sabe cómo se llaman?

Efectivamente, el progreso de Extremadura está condicionado a poseer o no poseer trenes dignos, que permitan el tránsito de personas y mercancías ¿Pero qué clase de trenes necesitamos en Extremadura? No solo es que no nos podamos desplazar en tren a Madrid o las provincias limítrofes, o nuestra vecina Portugal, es que ni siquiera están comunicadas las diversas comarcas que componen ambas provincias, aparte de que Cáceres y Badajoz sean las dos únicas provincias de España en las que las líneas férreas están sin electrificar… ¿De veras necesita Extremadura trenes de alta velocidad en los que apenas monta el 4% de quienes usan trenes para viajar?

Y, algún día, igual que ocurre con las minas de carbón en Asturias, León, Teruel, que siguen explotándose aunque sean una ruina, en Extremadura, en la comarca del Campo Arañuelo y algunas comarcas próximas, de las Vegas Altas del Guadiana, acabará explotando la “burbuja del tabaco” de la que viven cientos, miles de cacereños y badajocenses… y mientras los políticos de ambas provincias siguen reuniéndose en el parlamento de Extremadura para seguir discutiendo cómo hacer llegar a la región, y cómo repartir, más y más subsidios, más y más regalías del gobierno y de Europa, para seguir contentando a la red clientelar que tienen montada desde hace cuatro décadas…

Y todo esto ¿Por qué ocurre?

Pues muy sencillo, todo ello se debe al maldito estado de las autonomías, el principal problema que en la actualidad aqueja a España, un monstruo de 17 extremidades que si algo ha conseguido, aparte de lastrar la prosperidad de los españoles, ha sido crear más y más burocracia, más y más gasto, despilfarro, deuda pública, hipotecar a los actuales españoles y futuras generaciones; monstruo de las autonomías que no se olvide que es el principal motivo de la tantas veces cacareada corrupción, de la que todos hablan y a la que ninguno de nuestros políticos pretende hincarle el diente.

¿Y mientras tanto?, pues siguen adelante con la operación Macrón-Rivera. 

Carlos Aurelio



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.