Publicidad en
23 de Noviembre. 23:08 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
MIS MARTES AL SOL

La sequía, el fuego y la ruina catalana

24 de Octubre | 12:44
La sequía, el fuego y la ruina catalana
Después de una sequía con olas de calor interminables que ha hecho pensar en el cambio climático incluso a los que más se han burlado de él; de las primeras lluvias, tardías y escasas desgraciadamente para la ganadería ligada al campo y para el bolsillo de los ganaderos, al límite ya de la supervivencia; de haber visto mermadas las cosechas de algunos cultivos de verano, e incluso de otoño e invierno; después de este mal sueño climático nos llega también de forma tardía, una oleada de incendios devastadores en la geografía ibérica de forma aterradora. Todo ello sin que sepamos bien sus causas, su duración, ni sus efectos futuros. La propia evaluación del impacto y los daños causados es materia de controversia entre expertos y afectados, y las mismas Administraciones ignoran cómo una buena gestión del territorio podría evitar muchos de estos desastres, en vez de echarle toda la culpa a los pirómanos.

Algo parecido a la inestabilidad climática nos sucede con Cataluña. Estábamos acostumbrados a sus vaivenes reivindicativos, pero esta última ola de calor separatista que se ha desatado ha llegado tan lejos, que incluso los que estábamos más seguros de que el pragmatismo catalán sabe poner sus límites, estamos ahora un poco asustados y no sabemos quiénes, ni cómo, podrán parar al monstruo. Los fenómenos políticos y sociales desbordan a veces a la economía, a la sociología y hasta a la pretendida “ciencia política”. La capacidad de enredo de algunos partidos políticos y sus líderes, en parlamentos que se dicen democráticos, puede llegar tan lejos en sus afanes de poder, que en vez de controlar a los gobiernos y evitar la corrupción generalizada que les rodea, se dedican, como en el caso de Cataluña, a alimentar teorías soberanistas y secesionistas basadas en lo que les roba el Estado Central (pocos países gozan de la descentralización que tiene hoy España), sin ver lo que éste les aporta y, sobre todo, lo que les han estado robando los propios gobernantes de Cataluña.

¿Cómo logran vender esa mercancía averiada a un porcentaje de población importante de catalanes (aunque no sean la mayoría), a los que se supone tan cultos como pragmáticos? ¿Como “los jóvenes más preparados de la historia” salen a la calle a exigir democracia y soberanía, sin ver la corrupción que les envuelve de las propias instituciones catalanas? ¿Y cómo es posible que partidos de izquierdas se envuelvan en banderas nacionalistas reaccionarias, y se alíen con la corrupción de unos dirigentes catalanes que ha llegado a límites de escándalo?

Mucho me temo que las incertidumbres que tenemos con respecto al agua, al fuego y al clima, en definitiva, se parezcan a las que ya tenemos también con el fenómeno de Cataluña. Esperemos que caiga una lluvia fina, de esa que cala, y que con la temperatura más baja, al contemplar la ruina que nos está dejando las absurdas batallas libradas, con algunos de los personajes esperpénticos desaparecidos (ojalá que por elecciones autonómicas y centrales) podamos tener nuevos interlocutores capaces de llevar el entendimiento y la cordura a territorios y poblaciones que juntos serán importantes en esta sociedad global; salir con nuevas fronteras en el mundo actual es una estupidez provinciana a la que no debemos prestarnos, ni los catalanes, ni los españoles inteligentes.

Sé que lo que les aporto son ideas muy elementales, pero creo que son estas sencillas reflexiones lo que necesitamos. Para columnas de altos vuelos históricos-constitucionales ya están los cátedros y el periodismo especializado.



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.