Publicidad en
23 de Noviembre. 23:07 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

Pobres de espíritu

20 de Octubre | 12:18
Pobres de espíritu
Cada año aparecen en los medios de comunicación las estadísticas sobre el nivel de riqueza y pobreza de los municipios de nuestro país, y cada año, los que habitamos en Extremadura, nos llevamos el sofocón correspondiente al comprobar que seguimos estando a la cola de la riqueza y en cabeza de la pobreza. Claro que, el sofocón de marras, sólo dura unos días, lo que tardan los medios de comunicación autóctonos en dejar de publicar la “sorpresiva” noticia y el tiempo que duran los comentarios al respecto en Twitter, Facebook y otras redes sociales. Después ya no se vuelve a hablar del tema hasta el próximo cómputo.

Decir que Extremadura ha sido una región secularmente olvidada por todo tipo de gobiernos y regímenes no es decir nada nuevo. Decir que sus habitantes han gozado y gozan de una gran resignación y que prefieren abandonar su tierra antes que pelear por ella, tampoco es novedoso, y afirmar que aquí somos pobres hasta para pedir, es casi un axioma.

El régimen democrático y el estado de las autonomías debería haber servido para que nuestra Comunidad convergiera con el resto de comunidades del estado español, pero, sin embargo, y a pesar de lo que digan los secesionistas catalanes, las diferencias entre pobres y ricos se han ido acrecentando. Es cierto que se ha mejorado en algunas infraestructuras y que hoy tenemos algunas autovías de postín, eso sí, cuando ya el resto del país llevaba años disfrutándolas. También hemos crecido en casas de cultura (sin actividad por falta de presupuesto), polideportivos (sin partida para su mantenimiento) y palacios de congresos faraónicos (infrautilizados por falta de actividad congresual y carísimos de mantener). Fuimos pioneros en colocar ordenadores en nuestras aulas que sólo sirvieron, excepto en raras y honrosas excepciones, para que los alumnos jugaran a algún jueguecito online en las horas en que faltaba algún profesor y poco más. Hoy han sido retirados en su totalidad sin que se haya mínimamente amortizado el extraordinario gasto realizado. Por cierto, seguimos siendo los campeones en fracaso escolar.                                                                                               

Sería injusto no reconocer que estamos mejor que hace cuarenta años ¡faltaría más!, pero mientras otras comunidades progresan en progresión geométrica nosotros sólo lo hacemos en progresión aritmética. El dinero público tanto de Europa como del gobierno central que ha llegado a Extremadura, y que ha sido muchísimo, no se ha utilizado para crear una infraestructura económica generadora de riqueza y de puestos de trabajo. No ha habido visión de futuro y la política autonómica ha funcionado a base de ocurrencias que han generado pan para hoy y hambre para mañana.

Las iniciativas empresariales han sido frenadas e incluso boicoteadas por los gobiernos de turno. Es mucho más cómodo apostar por políticas de subsistencia, que generan un gran clientelismo político, que hacerlo por políticas de crecimiento que dan independencia económica al ciudadano y, como consecuencia, emancipación del poder político de turno. Proyectos como el de la refinería de Tierra de Barros, Valdecañas, etc. que generaban miles de puestos de trabajo, se han ido al garete por intereses políticos de unos y miseria ideológica de otros. Una Ley del Suelo tercermundista con una ordenación del territorio caótica impide el desarrollo de muchos pueblos de la Comunidad. La falta de medidas fiscales que favorezcan y atraigan al emprendedor a esta tierra y un empresariado autóctono que no se conforme con vender materias primas, que elabore los productos y que se quede aquí el valor añadido. ¿Por qué en lugar de vender el tomate para pizzas al Sr. Tarradellas (secesionista de pro), no las fabricamos nosotros que disponemos de las materias primas?

Ser eternamente una comunidad subsidiada no es posible, la población disminuye, los jóvenes más preparados se van y aquí muchos tienen como única aspiración cobrar el PER o la Renta Básica. Las instituciones públicas no pueden ser las únicas generadoras de empleo, pues, mientras se crean puestos de trabajo inexistentes para buscar el voto agradecido, la deuda pública se hace insostenible y acabaremos intervenidos y en bancarrota.

Uno tiene la impresión de que Extremadura y la pobreza son directamente proporcionales, que hay una cierta unión casi mística entre su destino y la necesidad, porque en esta bendita tierra hay no sólo pobreza material, hay sobre todo pobreza de espíritu. 

DB



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.