Publicidad en
17 de Agosto. 17:21 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
MIS MARTES AL SOL

Pedro Sánchez, de Mindungui a Emperador

23 de Mayo | 11:14
Pedro Sánchez, de Mindungui a Emperador
A los que hemos vivido la larga marcha del partido socialista en España, en sus aciertos y en sus desvaríos autoritarios y represores, dentro y fuera de él, nos costaba trabajo anoche creer que por fin las bases se revelaban contra un aparato que no quiere enterarse de que cuarenta años son muchos años para querer seguir de controladores de un cortijo que necesita una remodelación urgente.

A Pedro Sánchez, tras ganar unas primarias en el Partido, un Comité Federal mangoneado por los carcamales de siempre, que le habían dado unas directrices, decide quitárselo de en medio por defender lo que ellos mismos habían fijado como directriz del partido. Fue un golpe vulgar y chapucero.

En la noche del domingo  desde el principio de los programas televisivos empezamos a escuchar unos resultados que parecían imposibles. “El aparato” podía perder esta última batalla en la que tuvieron que remar todos juntos, porque un pardillo, sin apenas historia, amenazaba con limpiar de arriba a abajo a la secta que tan buenos resultados les dio desde los tiempos de la tortilla, a pesar de los navajazos entre ellos que hace que algunos ni se hablen todavía. Todos acudieron fielmente a la cita y todos salieron derrotados por el principiante, al que sin duda algunos se la tendrán jurada, a menos que éste sepa encarar la situación y convertirla poco a poco en irreversible. Cuando ya al final del recuento Pedro Sánchez rozaba el 50 por ciento de los votos, el espectáculo amenazaba con dejar al Real Madrid en la irrelevancia. La mala hostia de la “faraona del sur” no pudo pasar desapercibida y nos dejó claro el bluff que quisieron vendernos con ella sus padrinos sevillanos, “los padres enfrentados”.

Pasadas veinticuatro horas de una noche memorable, empieza uno a pensar en lo que le espera a este candidato, ascendido a “Emperador” por las bases del PSOE.  La tarea que tiene delante es descomunal. Cambiar el aparato de esa casa siniestra de Ferraz, sulfatándola para que no vuelva a tener fantasmas, y poniendo a gente nueva en ella que acabe con los malos olores, es lo primero que tiene que hacer, si no quiere que vuelva a repetirse el golpe desde las cloacas. Formar equipos competentes de jóvenes, menos jóvenes e incluso de veteranos, que no estén contaminados por el mal uso del poder, y que aúnen los valores del socialismo e incluso la socialdemocracia con la formación y la inteligencia, es la segunda tarea urgente a realizar, tanto en el partido, como en las instituciones. Mantener el contacto con las bases, abrir el PSOE a la sociedad, y a muchas personas independientes, que no siendo gente de partido estén dispuestas a colaborar con él sería la tercera. Y se me ocurren unas cuantas más para empezar:

No tener prisa en provocar a Rajoy. Seguro que éste estará deseando de encontrar un buen motivo para forzar una elecciones (aunque hoy mismo haya dicho lo contrario) que ahora mismo ganaría y tendríamos “hombre de Estado”, con corrupción incluida, para unos cuantos años. 

No dejarse enredar por “El Coleta”, cuyo objetivo sigue siendo, por ahora, acabar con el PSOE, que es el que debe hacer las cosas bien para recuperar algunos de los millones de votos que PODEMOS le ha quitado. En este partido hay gente muy valiosa que está al margen de las peleas de poder y que acabarán haciendo, a no mucho tardar, una regeneración en PODEMOS similar a la que ahora debe producirse en el PSOE. Entonces será cuando se pueda dar la colaboración política entre ambos, al estilo de cómo se está haciendo ahora en Portugal bastante bien.

Pedro Sánchez deberá apoyarse en gente valiosa y con experiencia, como Margarita Robles, Borrel, Pérez Tapias, Narbona y otros, que den solidez al PSOE, al tiempo que aportan experiencia y capacidad de análisis. También en  otros jóvenes competentes, aparte de muchos independientes que estarán dispuestos a poner sus conocimientos al servicio de esta etapa del PSOE. Con todos ellos, hasta que la salida de Rajoy del poder sea posible, deberán ir preparando los temas más urgentes:

Derogar una reforma laboral que nos ha llevado a la precarización y a la pobreza a un porcentaje alto de la sociedad española.

Preparar una reforma fiscal que equilibre los impuestos que paga el capital con los que pagan los trabajadores.

Y hacer una reforma energética que pare los pies al oligopolio eléctrico, elimine la pobreza energética y ayude a combatir el cambio climático.

Si además de todo esto sabe integrar a quienes acepten con lealtad los resultados de estas primarias, como pueden ser Vara, Patxi López y un largo etc., y guardarse de los que desde hoy mismo volverán a conspirar contra él e incluso a tantear la división de PSOE, estará asentando la rehabilitación de un partido al que podrían volver muchos de los que se fueron y otros que consideren que un partido socialista con este talante puede ser muy necesario en esta etapa que nuestro País tiene delante.   

Bienvenido sea este resurgir de un PSOE liberado de las cargas del pasado, al que sus propias bases le han dicho que quieren una etapa nueva y distinta, en la que sus militantes sean consultados con autenticidad y tengan una mayor participación en la vida de un partido abierto plenamente a la sociedad a la que pertenece.



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.