Publicidad en
19 de Agosto. 03:38 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

¿Un tributo cultural?

23 de Mayo | 08:29
¿Un tributo cultural?
Hasta el otro día no me entere de lo que significa la palabra grupo tributo en el argot musical. Asistí interesada a un curioso debate en las redes sociales (hecho con buen rollito, eso sí) acerca de si tiene sentido que una institución cualquiera (entiéndase aquí el ayuntamiento) pague a un tipo de conjuntos musicales que solo hacen que tocar y cantar los temas musicales de otros, famosos consolidados, por más señas. En algunos casos los autores han fallecido, pero en otros, simplemente tienen más cachet que sus imitadores. Y como el público suele asumirlo todo, sin reticencias, pues se prodigan los sucedáneos en fiestas de cualquier localidad, bajo el reclamo de hacerle un homenaje a los originales. En este caso, la discusión se originó porque alguien puso en solfa el cartel anunciante de la caseta municipal de Cáceres para las ferias de mayo, que ya están aquí. 

Después de una serie de pullas, uno de los intervinientes llevó la cuestión al centro mismo: la falta de sentido cultural de quienes programan (unido a su interés comercial por "hacer caja"), y de quienes los contratan; el escaso valor que los políticos, en general, conceden a la cultura que debe ofrecerse al pueblo. Pero nadie ahondó por ahí, quizá por ser algo conocido en los discursos, y no haber demasiadas esperanzas de conseguir nada nuevo. 

La inmediatez que nos rodea permite que nadie repase los hechos actuales con perspectiva. Se enjuicia el aquí y ahora como si de repente todos hubiéramos caído, desde las alturas, en paracaídas, sobre lugares sin historia y sin habitantes. Sin pasado. Criticar estas cosas parece horrible, más propio de la educación de las abuelas, cuando se cursaba una disciplina llamada Urbanidad, para enseñar a los niños cómo debían comportarse en la vida y hasta en las calles por donde transitaban, cómo había que ceder el paso a los mayores o el asiento en el transporte público, cómo era necesario no ensuciar los espacios comunes, cómo había que transitar por las aceras de la derecha... menudos rollos (dirían ahora muchos de nuestros adolescentes). 

Pero viendo cómo se rompe el mobiliario urbano (sin culpables, claro), una se pregunta si no debiéramos volver a empezar por el principio ya que cultura es todo, también el proteger el bien común, desde el reconocimiento de lo que ha supuesto y supone. Y que si existe el tributo económico al Estado, por aquello de que se necesita para seguir invirtiendo en los territorios, y se ha creado el tributo en la música por aquello de ganar unos eurillos con temas famosos de autores estupendos, quizá también convendría decidir sobre los tributos culturales, por ser la cultura patrimonio de muchos. 

Porque un patrimonio de tantos no debiera ser estropeado por unos pocos, tan despistados e incompetentes. Demasiadas miradas confluyeron antes sobre todas y cada una de sus partes, como para ver sin dolor los destrozos que se pueden evitar, la indiferencia de tanto analfabeto. Eso, por no hablar de los costes reales y simbólicos de cada obra. Y de su restauración. 

Quizá sea el desconocimiento lo que produce tamañas situaciones. Siempre recordaré que cuando se estaba realizando la remodelación (luego tan exitosa) de la Plaza Mayor de Cáceres y me llovían las críticas, mi principal estupefacción era comprobar que  existían personas creyendo que habíamos decidido la reforma de un espacio tan importante dentro del patrimonio cacereño, a tontas y locas, sin estudios, sin planes, sin diagnóstico. Cómo pudo alguna gente creer que yo sería tan insensata como para "hundirlo". Y aún me lo pregunto.

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.