Publicidad en
27 de Mayo. 10:06 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

La ciudad del Womad

15 de Mayo | 12:57
La ciudad del Womad
Cáceres tiene estas cosas, que hoy se levanta cansina y mañana efervescente, invierno y primavera, noche y día, Semana Santa y Womad. Todo en el mismo lote. 

Está claro que las personas que aparecen en cada una de las opciones no son exactamente las mismas, dadas las características de los eventos, pero si es cierto que existen muchas que interaccionan en todos ellos. Los conjuntos no son disjuntos, que diría el matemático. 

Ciudad extraña la nuestra, ora mirando al frente, ora mirando a la espalda, dulce y al tiempo arisca, benévola e inquisidora, cristiana y pagana, dependiente y autónoma.

No va libre por el campo, está claro. Corresponde a una historia, a unas vivencias de tiempo atrás, que ni siquiera ella ha podido predecir. Corresponde a unos tiempos, a unos recursos, a unas circunstancias. 

Le cabe a Cáceres el honor de, siendo como es la capital de la provincia, el no haber podido congregar alrededor de ella otras gentes, otros pueblos cercanos, cuando algunos lugares de Extremadura sí lo han hecho. Ni tampoco nuevos recursos, inversiones y estímulos, que pudieran haber logrado, de acuerdo con la posición geográfica que tiene, un mejor desarrollo para ella misma y para toda la Comunidad. 

No ha querido verdaderamente. Como aquel gobernador civil que dijo no a la implantación de una fábrica de automóviles en su territorio por mor de las huelgas que pudiesen hacer los futuros obreros de la misma. Que esto si que es poner el parche antes de la herida. La fábrica se instaló en otro lugar y hay que ver la pujanza del mismo hoy en día, capital y todo de una región entera. 

A las ciudades las mueven los hombres (y las mujeres, no se me enfaden) de ellas mismas en primer lugar, mucho más de lo que precisan las crónicas, y es claro que las actitudes de todos ellos son decisivas para proyectar, solicitar, buscar, argüir... En los tiempos que corren, yo diría que en ninguno, es buena la santa modestia, ni el recogimiento, ni esa leve altanería de "se queden con todo, y les engorde..." con que el ciudadano medio recepciona sus asuntos y vive la vida por estos lares. 

Cuando veo la cantidad de instantáneas que muchos habitantes de aquí hacen de los viejos monumentos, tan bellos, tan bellos, entiendo que efectivamente, como dijo un famoso novelista, "hay ciudades enfermas de historia" que transitan sin saberlo, más por el pasado que por el presente, y que obligan a las nuevas generaciones a aceptar las reglas de juego de siempre, ó a exiliarse. Y que por eso, las personas jóvenes desaparecen de las calles cacereñas. Se van. 

Bella Caceres, sin comunicación moderna con el exterior, sin empresas fuertes que obliguen a nombrarla fuera, sin verdaderos interlocutores hoy, en las distintas administraciones políticas y técnicas. Bella Caceres, debatiéndose entre la inercia de una forma de vida tranquila y sin sobresaltos y el ímpetu de lo nuevo que no acaba de prender pues la juventud, por ejemplo, no lo impone. Por causas diversas. Pero eso quédese para otro día. 

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.