Publicidad en
11 de Diciembre. 14:32 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
SIN PROPÓSITO DE ENMIENDA

Y Pedro Sánchez resucitó

5 de Mayo | 14:29
Y Pedro Sánchez resucitó
El 15 de marzo del 44 a.p., en la Curia del Teatro de Pompeyo en Roma, caía asesinado Cayo Julio César. Los conspiradores eran conscientes de que el muerto no debía resucitar y se afanaron en coserle a puñaladas. 23, dicen las crónicas, recibió. 23 puñaladas para evitar cualquier sorpresa

En el Partido Socialista, quienes orquestaron la caída de su Secretario General en los Idus de enero, carecieron de la oportuna previsión de un Marco Junio Bruto o un Cayo Casio y se contentaron con arrebatarle el poder a Pedro Sánchez, pero dejándole políticamente vivo. 

La abstención perpetrada por la gestora socialista, junto a la imagen de Susana Díaz como nueva Lady Macbeth, hicieron el milagro: hoy Pedro Sánchez está más cerca de reconquistar la Secretaria General del PSOE arropado por una militancia que ve en el aparato del partido al responsable directo del apoyo, por activa y por pasiva, a Mariano Rajoy. Que los diputados socialistas hayan unido sus votos al PP y a Ciudadanos para impedir que el capo di tutti capi, señor Rajoy, comparezca en el Pleno del Congreso para dar cuenta de la corrupción que asola a su organización, o la negativa del presidente de la gestora a participar en una moción de censura contra el gobierno que nos roba, refuerza esa imagen. Cierto que Pedro Sánchez tampoco ha mostrado sus simpatías por la moción impulsada por Podemos, pero ha dejado caer que si es Secretario General, puede que él presente una. Con Susana Díaz se sospecha que esa puerta está cerrada a cal y canto. 

La distancia en avales entre el susanato y el sanchanato es de apenas 6.000 votos. Pero téngase en cuenta que la actual Presidenta de Andalucía sí ha contado con todo aparato, el apoyo de los gobiernos regionales socialistas, de los secretarios provinciales, de los alcaldes y diputados, del grupo Prisa (con entusiasmo declarado) y de prácticamente todos los medios de comunicación (con mayor o menor discreción). 

Es más fácil que Susana Díaz tenga en los avales a su candidatura el techo de votos en las primarias que Pedro Sánchez el suyo en sus 57.000 firmas. Éstas son, de hecho, su suelo de partida. Porque quienes hemos militado en ese submundo llamado “partido político” sabemos que cuando el voto es secreto, los militantes de base se toman su revancha contra los funcionarios de la organización. En el PSOE, desde Borrell contra Almunia como primer precedente, deberían tener memoria histórica de ese hecho. 

Pedro Sánchez puede ganar. Y entonces se abre un horizonte pletórico de incertidumbres; y en política esos son los horizontes más interesantes y prometedores. 

La rebelión de la militancia puede llevarse por delante a los Secretarios Regionales que derrumbaron a Sánchez, entre ellos al extremeño Guillermo Fernández Vara. El ejecutivo de Rajoy puede caer o pueden convocarse nuevas elecciones de inmediato porque el PP ya no tendría garantizada una legislatura con un PSOE “responsable” según su jerga. Puede romperse el partido. Susana Díaz podría intentar otra defenestración (una vez cogido el gusto…). Sánchez podría ser el parto de los montes y virar sus objetivos una vez asentado como Secretario General. PSOE y Unidos Podemos podrían unir escaños para regenerar este país y sacarnos del lodazal. 

En todo caso, se vislumbran importantes cambios en lontananza. Celebrémoslo.



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.