Publicidad en
11 de Diciembre. 14:33 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

Buenos cristianos y honrados ciudadanos

5 de Mayo | 14:17
Buenos cristianos y honrados ciudadanos
Salesianos de Badajoz:

Allí cursé los dos años de Bachillerato, y me prepararon de forma formidable y admirable para la Selectividad, la cual fue superada con éxito por un gran porcentaje de los alumnos matriculados.

Allí escuché durante esos dos años palabras acerca del amor por los jóvenes, la caridad por el necesitado, y pude comprobar e incluso respirar la atmósfera de familia que por todas las columnas de su enorme patio se extiende.

Por cierto que conocí a gente maravillosa, tanto del profesorado como del alumnado, del que han surgido amigos para toda la vida. Viví aventuras nacidas de la imaginación: la de ellos, los que cursaron desde muy niños en ese colegio de la avenida María Auxiliadora, y la mía, la de un incipiente contador de historias con ínfulas de algo que aún no sabe, pero de lo que sí está seguro es de que su cabeza incorpora elementos inexistentes a hechos reales demasiado insulsos, y cuando de sosería se carga la vida esta, y todo se hace pesado para llevarlo cuesta arriba, crea una ficción teatral con el fin de satisfacerse a sí mismo y si la ocasión lo merece, y se tercia por azar, un público podrá catarla. Por lo tanto, estoy agradecido a este centro educativo y al carisma heredado de su fundador italiano, que como discípulos lo extienden por todos los cursos y encuentros con chavales. 

Hete ahí mi sorpresa y mi pesadumbre, al enterarme de la terrible noticia de ese adolescente que ha sufrido acoso escolar en mi colegio, uno de mis lugares favoritos de la ciudad, uno de esos solares sacrosantos y bautizados por uno mismo como “lugar de encuentro con el pasado”, por el que me dejo caer cuando transito las calles en su mayoría podridas y afeadas, y ante cuya fachada me planto: para contemplar las rosas del jardincito que cerca el busto del fundador junto a la puerta de la Parroquia y para apreciar la imagen de la puerta transparente que recibe a los alumnos, profesores y maestros.

Y es esta mi desdicha y la pena que ahora mismo siento. Y me pregunto que cómo es posible que en ese centro que tantos valores me enseñó haya tenido lugar un acontecimiento tan fatal como el descrito: el de un proyecto de vida, un jovenzuelo, que ha tenido que cambiar de lugar de estudios y abandonar el entorno que prácticamente le vio nacer.

En estos momentos me pregunto que dónde están las palabras que oí en las oraciones de la mañana sobre el cariño al hermano, la dedicación plena a los jóvenes, las frases constantes del que creó la Comunidad, San Juan Bosco, o Don Bosco, tal y como nosotros siempre le llamamos. Y qué ha sido de la atmósfera familiar que abrazaba las columnas del patio en las horas de recreo, que bañaba las galerías enormes en los descansos, que se extendía hasta fuera, junto a la valla que separa a los salesianos de la calle y sobre la que nos posábamos, y lo siguen haciendo, los muchachos que quedan con sus amigos los viernes por la tarde. ¿Se tornará mi mirada al volver a ver esos rosales y los parterres de leguminosas? ¿Podré volver a decir con orgullo, como hacía hasta ahora, que en los Salesianos de Badajoz estudié Bachillerato y que me explicó ese tal profesor que tanto me ha marcado? ¿Seré como un pobre defraudado por su pareja que, al mirar a lo que tanto le ha golpeado la sensibilidad, se gira cual tornasol en busca de otro cauce de luz que pueda llenar su oscuro sentimiento?

Y lo que más me inquieta: ¿seguiré recorriendo en mis paseos la acera en la que se sustenta mi lugar de sueños, donde creé universos invisibles entre las sombras del verano que comenzaba, entre los haces anaranjados de los toldos, y el frescor de los pasillos de pizarra que nos soplaban para avisarnos de la cercanía de las vacaciones? 

No sé qué decirle al busto de Don Bosco sonriente situado al lado de la Parroquia.

<<Buenos cristianos y honrados ciudadanos>> (San Juan Bosco).



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.