Publicidad en
17 de Octubre. 07:34 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

La memoria de la piel

2 de Mayo | 12:10
La memoria de la piel
¿Quién modula la opinión pública en un mundo intercomunicado? Evidentemente, la opinión mediática. El sol deja manchas sobre la piel con memoria. Así que cada vez que veo a ciertas personas amagando, pienso en la conocida fábula de "Pedro y el Lobo".                              

La nuestra fue una generación de fábulas con moraleja. Nos las contaban en casa y en el colegio, para que aprendiéramos a comportarnos como adultas cabales y oportunas. Hasta de los poemas se podían (nos dijeron) recoger los pretextos para enseñarnos a ser más sabias. Recuerdo uno de Gabriel y Galan que empezaba así: "Deja la charla, Consuelo/ que una moza casadera/ no debe estar en la era/ si no está el sol en el cielo/...". Yo se lo recitaba a mi tía madrina de ese nombre... aunque sin malicia. 

Pero volviendo a "Pedro y el Lobo", recuerden su argumento: Para mofarse del grupo de labriegos, Pedro grita, con grandes voces, que el lobo viene a comerse las ovejas. Al principio lo creen, y por ello abandonan sus trabajos y corren a salvarlas como un sólo individuo. Pero cuando tras varios anuncios comprueban que la noticia es falsa, se sienten engañados y dejan de seguir la consigna. Y un buen día, aunque Pedro dirá la verdad sobre la venida del depredador, no será creído.Y la hecatombe adquirirá dimensiones épicas. 

A mí siempre consigue sorprenderme el repetido afán de los partidos de "quitarse de encima" cuanto adversario "juegue" en su propio campo de acción. No porque no entre dentro de las miserias humanas, sino porque la estrategia es peligrosa, pues cierra demasiadas puertas al acuerdo en un presente sin mayorías absolutas y con un desprestigio grande de la clase política. 

Romper las paredes de la cesta dentro de la que se cobija un sistema de partidos como el que existe ahora en España, no teniendo alternativas, sólo se puede entender desde la inconsciencia y la juventud de quienes tienden a pensar que cuando todo se caiga, a ellos no puede ocurrirles nada. Y si embargo, eso precisamente (la caída) es lo que ya está (en mi entender) a "puntito de caramelo". Quienes no viven de la política, y sólo perciben de ella la vejez y encasillamiento de una estructuras que sirvieron de mucho pero que ahora cada día se revelan más ineficaces, recelan del montón de palabras y de las ceremonias y protocolos vacíos que no ayudan al ciudadano con problemas. 

Las discusiones interminables, con insultos incluídos, las estrategias convertidas en tretas para desaparición de unos u otros, dentro del propio grupo o del propio espectro de ideas, la necesidad imperiosa del foco mediático sustitutivo de la acción, por pensar que se existe sólo si los medios te tienen en cuenta... son problemas que sus protagonistas no detectan con igual precisión que lo hacemos quienes observamos preocupados el "descarrile" de la política española de hoy. 

Y en estas llegó el comandante, es decir Pablo Iglesias y del rito de la moción utiliza sólo la oportunidad, dejando a oscuras las otras partes de la misma: una buena cabeza de cartel, un sopesado programa de gobierno, unos votos que la avalen... demostrando con ello que lo primero es llamar la atención, sabiendo que todos comentarán sobre su anuncio sin demasiado coste negativo, en ese juego floral de los primeros espadas. 

Carmen Heras



Lo más leído en Opinión
SIN PROPÓSITO DE ENMIENDA
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.