Publicidad en
17 de Agosto. 17:22 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
MIS MARTES AL SOL

Almaraz, la historia interminable

2 de Mayo | 11:54
Almaraz, la historia interminable
De nuevo sale a la palestra la historia interminable de Almaraz, que nos lleva al recuerdo de Leopoldo Calvo Sotelo, aquel Presidente de Gobierno ocasional, culto (tocaba el piano) y con cara de póker, que le tocó “inaugurar aquel pantano”, cuando en este País nadie sabía qué era aquello de la energía nuclear. En esta ocasión la noticia la provoca la construcción de un ATI (almacén de residuos radiactivos), que había sido cuestionado por Portugal y que ahora, con el pasteleo de la UE, aplazan el conflicto (el ATI hay que hacerle por el fiasco de no poder construir el Cementerio Nuclear de Villar de Cañas, sin explicárselo a los españoles)y aprovechan para hablar de nuevo de la prórroga de las centrales nucleares de más de 40 años, aun a sabiendas de la enorme irresponsabilidad que sería hacerlo.

Los que hemos perdido el pelo combatiendo a este fantasma nunca terminamos de sorprendernos con esta historia digna del mejor cine de Berlanga, novela de Pepe Carvalho o viñeta de El Roto. Después de leer “la energía nuclear entra en la crisis de los 40”, en el diario “El País” (que no fue nunca antinuclear) y las declaraciones de Jorge Fabra (Red Eléctrica Española), así como las de la empresa eléctrica Iberdrola, en su polémica con Endesa, nos preguntamos, ¿a qué viene seguir defendiendo una prórroga temeraria de instalaciones que fueron concebidas para 30 años, después de ver lo sucedido en Fukushima y la reacción valiente de Merkel y el Parlamento alemán, renunciando firmemente a este tipo de energía? ¿Qué pretenden manteniendo este sainete, cuando las principales empresas eléctricas se han entregado de lleno a las energías renovables, liderando ya muchos proyectos a escala mundial?

Sabido es que la corrupción no es un fenómeno nuevo y que la energía  nuclear fue uno de sus primeros escenarios tras el franquismo, en ese periodo en el que se falseaban obras, se  facturaba obra no realizada,  o se  ocultaban fallos constructivos, con la complicidad siempre de un organismo siniestro llamado CSN (Consejo de Seguridad Nuclear) y de los diferentes Gobiernos que se alternaban en el poder. Esta mañana me recordaba un gran economista el nombre de AGEUROP, una agencia que se encargaba de “untar económicamente con generosidad” a aquellos periodistas, científicos, intelectuales, etc. que “colaboraban” en la divulgación de este tipo de energía. Algunos nombres ilustres nos han quedado en la memoria. Por eso al ver ahora intentos de mantener un debate absurdo y sin sentido tras los acontecido de Japón, algunos nos decimos, pero bueno, ¿es que han revitalizado AGEUROP para tener de nuevo plumas mercenarias bien dispuestas a intentar seguir ordeñando a una vaca cuyas ubres se secaron hace ya algún tiempo?

Lean despacio lo publicado en el último mes sobre este tema, y a pesar de la ambigüedad con la que aparecen a veces las notas o reportajes en algunos medios, al lector avezado no se le escaparán las novedades que se han ido produciendo sobre este asunto. Si este ejercicio se hace con el diario “El País” se verá que la polémica ha cogido una dimensión que va abriendo las puertas a la liquidación de unas prórrogas en la vida las centrales nucleares que cada día tiene menos sentido. Y no se despisten con la nota del acuerdo con el Gobierno portugués, sobre una instalación menor como es el ATI, expresión del desaguisado en que nos han metido las centrales nucleares y los Gobiernos, al no haber resuelto el problema de los residuos. Una cosa es el Gobierno portugués en un tema secundario y tal vez inaplazable y otra es la opinión pública y los ciudadanos portugueses ante la prórroga de unas instalaciones que nadie quiere tener en su entorno geográfico. Almaraz hace tiempo que está amortizada, aunque algunos no se quieran dar por enterados. Y los que están preocupados por el empleo de esa zona no olviden que hay otras con cotas incluso más grandes de paro que no van a mendigar una central nuclear para arreglar el problema.    



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.