Publicidad en
26 de Julio. 08:37 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Cultura, literatura, historia, música

Talía en el cafetín

31 de Marzo | 11:25
Talía en el cafetín
Vimos una inscripción, unas iniciales escritas con rotulador blanco en el respaldo negro de la silla, unas letras ilegibles. El respaldo negro recordaba a una lápida sacada del cementerio de la ciudad, y atando cabos dedujimos que se trataba del lugar de descanso de él, cuyo fantasma pulula por los rincones del Teatro: Federico, el fantasma de Federico. Y estas elucubraciones las hicimos mientras Quesada hacía su ponencia junto al director del Consorcio y nosotros atendíamos estupefactos, y con miedo, claro, ¿quién se sienta hoy en día delante de la lápida de Federico?

Asentíamos con la cabeza entusiasmados por ese castellano de los presentes tan bien pronunciado, con esas eses que llegaban al oído como un leve y angelical arrullo de ninfa de bosque, y de esa forma, todo perfectamente medido por los organizadores del evento, despertaban las musas dormidas de la creación teatral.

Alguna lagrimilla cayó, no por emoción ante lo escuchado, sino por las ciertas ausencias. Y no es que se hubieran ido al otro barrio, es que tendrían otras cosas más importantes que hacer. Echamos en falta la presencia de personalidades de la cultura, tan queridas por nosotros, tan amadas, tan loadas por su buen hacer, como bien puede ser los ediles de la Concejalía… Pero deben quedar tranquilos, en nuestra intimidad, cerrando los ojos, no de aburrimiento por la ponencia, ni por el conjunto, ni por las palabras ni por el acto en sí, oramos por las ánimas de los ausentes, pobres afligidos… 

Y como el teatro merece toda atención que quepa, y toda oración que mane de lo más profundo de nuestro ser, no se pueden consentir las cabezaditas ni los bostezos. Así que los organizadores nos ofrecieron un rico café calentito mientras intercambiábamos palabras con eminencias de este sector artístico.

Uno, cuando acude a estas citas, y ve el gentío que conforma una parte tan rica de Extremadura, se percata del orgullo que debemos sentir. No todas las regiones de España cuentan con una pluma tan prolífica y rica como la de Manuel Martínez Mediero, quien por cierto, estuvo sentado allí con nosotros, en primera fila, atento y humilde a pesar de las proclamas y laudados que sobre él decían.

Comentaba con Corredoira, quien dedicó al susodicho unas palabras preciosas y merecedoras de toda escucha, que leer a Mediero es fundamental si se quiere escribir teatro, así como leer a un Valle-Inclán, a un Lorca, Sófocles, Ibsen…, y máxime si la procedencia del escribano incipiente es de la región extremeña, que tiene muchísimas cosas buenas y no solo la dehesa o la bellota, que somos capaces de juntar palabras, crear poemas, levantar obras teatrales consistentes y de las que cabría hacer una prolija reflexión, y tenemos la capacidad de decir Extremadura, y no Extremadúa, como la periodista Isabel Gemio cree que hacemos… 

Escuchamos una genial mesa de debate en el Cafetín celebrando el nombre de Talía, compartiendo los gustos y experiencias de quienes se sentaron en ella. Y después, para culminar el acontecimiento, ver y apreciar el talento del recitado de “La Soldadesca”, de Torres Naharro, personalidad influyente y celebérrima en el Renacimiento español, extremeño, por cierto, de la Torre de Miguel Sesmero, cuyo texto ha sido adaptado por Agustín Iglesias, extremeño también, y perfectamente defendido por un elenco no comparable en otras regiones, extremeño, si se me permite el repetido inciso, con un Moirón, Fermín Núñez, Fernando Ramos, etcétera, etcétera, etcétera. 

En fin. Ausencias y quienes se hacen los ausentes estando presentes, no todos tenemos la suerte de estar sentados en frente de la lápida de Federico ni de caminar por los oscuros pasillos del Teatro oyendo pulular su espectro. Muy simpático, por cierto. He de comentar que cuando fui a miccionar salpiqué un poco debido a la agitación artística que tenía entre tanto castellano bien hablado, entre tanta jerga bien entendida y entre tanta referencia bien acuñada, y al hacerlo, Federico, que también quería cambiarle el agua al canario y estaba detrás de mí, me ofreció un poco de papel higiénico para que emprendiera la acción. 

Gracias, Federico. Por cierto, me gustaría conocer qué significan esas iniciales con rotulador blanco y qué sentido tiene tu epitafio. Todo esto imaginado en el Día Mundial del Teatro mientras Talía bajaba de los cielos paseando por nuestras cabezas en el Cafetín del Teatro del López de Ayala, en ese encuentro de Autores y Autoras Teatrales de Extremadura, o de Extremadúa…

Un saludo.



Lo más leído en Cultura
ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.