Publicidad en
24 de Septiembre. 21:22 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

La palabra no lo es todo

30 de Marzo | 12:54
La palabra no lo es todo
Conversar es el ejercicio básico de la comunicación. En ese sencillo acto se produce un gran número de fenómenos en los individuos entre los que se desarrolla la conversación. Sin conciencia de ello, afloran experiencias pasadas; expectativas del resultado a obtener; su presente y su futuro; sus necesidades y motivaciones; temores o efusiones de las posibles consecuencias de una acción o de un suceso anterior; surgen las emociones y muchas más variables que se encuadran, como un todo, en el contexto en que se produce el encuentro. 

Normalmente en una conversación se habla, se intercambia información. En la comunicación, el impacto de las palabras supone tan solo un 7% del mensaje, el 38% es el sonido, el tono y la inflexión de la voz. El resto, nada más y nada menos que el 55%, son los gestos, los movimientos del cuerpo y del rostro. 

En una conversación, nadie quiere callar, pues callar se percibe siempre como un fracaso, como una sumisión y aceptación de los argumentos, o de la actitud, del otro. Por eso, normalmente, se está mucho más preocupado de lo que se quiere decir y argumentar que de lo que se nos dice. No nos interesa en exceso, pues, muchas veces, lo que queremos es imponer un determinado criterio o que se oiga muestra valoración u opinión. No estamos atentos, o se está poco, a lo que se escucha. Asumimos esa creencia de que “quien calla, otorga” y a nadie le gusta otorgar por otorgar. Siguiendo a Aristóteles, “el hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”.

En nuestra cultura, que no en todas, nos han enseñado que la comunicación consiste básicamente en hablar. Pero nadie nunca nos ha hablado de la importancia de los silencios. Nos planteamos el significado de las palabras, de su tono o de los gestos, pero ¿nos hemos planteado alguna vez pensar lo que significa el silencio? El buen comunicador es, sin duda, aquel que es capaz de escuchar de forma activa para interpretar la realidad cambiante. Y los argumentos del otro pueden cambiar esa realidad. 

El silencio es una arma poco utilizada, pero muy valiosa en la conversación. Nos permite marcar su principio y su final y también crear espacios durante el diálogo. Sirve para oír con atención, oír más y más atentamente lo que nos rodea, recoger información y asimilarla, pero además también permite elaborar convenientemente aquella que vamos a aportar y el canal comunicativo a utilizar para que llegue mejor y sea más eficaz a nuestro objetivo. El silencio como arma puede ser manipulador, cuando no se facilita la información, sino que se oculta o modifica deliberadamente en un ejercicio de censura. Puede ser también hostil, cuando damos la callada por respuesta, haciendo realidad aquello de que “no hay mejor desprecio que no hacer aprecio”. 

Hay un silencio incómodo. Se produce entre desconocidos, cuando existe un escalón de respeto entre los interlocutores o no existe suficiente confianza entre ellos. ¿De qué puedo hablar? ¿cómo me responderá? ¿qué estará pensando que ésta callado? ¿he dicho algo inconveniente? ¿no lo he dicho todo? ¿sabe algo que no quiere decirme? ¿qué digo? El silencio resulta agobiante porque no se está acostumbrado a él. Culturalmente estamos obligados a romper el silencio. 

Con un desconocido hay mucho de que hablar porque el silencio molesta, desconcierta. Si ha habido una pregunta previa, este silencio ante cualquier respuesta incomoda. Obliga a una dolorosa introspección que sacará a la luz pensamientos, vivencias o emociones que inconscientemente se quieren ocultar. El silencio del interlocutor te sumerge en pensamientos que nunca se han afrontado. Y la observación de esa situación aporta información significativa. Es el silencio del coach. El que deja que sea la propia persona quien se haga las preguntas, que busque dentro de sí mismo. Que reflexione y haga presente respuestas a lo que nunca se había preguntado. 

También está el silencio de la complicidad. Cuando el sentimiento es de proximidad, de amistad, de amor o de mucha complicidad, la sola presencia hace que se produzca una comunicación eficaz aunque no haya palabras. El silencio habla por si mismo. El silencio se expresa. El silencio es elocuente. Al principio cuesta, pero una vez alcanzada la confianza, el silencio comunica por sí mismo. Se disfruta del silencio. Emociona. 

En este sentido, José Luis Sampedro, en La sonrisa etrusca, describiendo la relación entre Bruno y Hortensia, escribía: “Y los silencios lo cantan todo, son la vida entera de cada uno resucitando, reconstruyéndose y requiriendo a la otra para completarse; son las existencias de ambos abrazándose en un trenzado de anhelos y esperanzas. Por eso tras de cada silencio fluyen las revelaciones”

Hay, sin embargo, silencios activos. Son silencios en los que faltan las palabras. No se habla, no porque se quiera comunicar con silencios, sino porque se quiere callar deliberada y expresamente aquello que se piensa. ¿Cuántas veces hemos callado y sin embargo las muchas respuestas quedan dentro y pendientes de aflorar? 

Cuando así se actúa en las organizaciones y se deja de percibir como extraño, se instala como rutina de comportamiento y comienza a formar parte de la cultura de ese equipo y entonces, según explica Freddy Kofman, “las interacciones se vuelven desconfiadas y paranoicas”. El daño a la comunicación, a la organización, a la convivencia y al compromiso está hecho. 

Mientras que en las organizaciones el silencio no favorece las relaciones, sino, al contrario, las daña, en las conversaciones individuales depende de la circunstancia en que se utiliza, siendo en muchas ocasiones enriquecedor y sirve para consolidar relaciones. 

Otros silencios quedan en la recámara, pues no intervienen expresamente en la comunicación interpersonal, aunque comuniquen. Son, tanto el silencio personal y voluntario, ese silencio que ayuda al autoconocimiento, que permite percibir, experimentar y sentir, como los silencios con los que Jesús Quintero transmitía desde Radio Placentines y Radio América cuando empezaban los noventa y que marcaron una época. También quedan pendientes los silencios de abandono, los cómplices y los acusadores, que se producen más por omisión que por acción y que son, silencios de traición. De todos hablaremos. 

 



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.