Publicidad en
25 de Noviembre. 08:45 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

¿Somos culpables?

21 de Marzo | 11:13
¿Somos culpables?
J'accuse ...! "Yo acuso" es el título de un texto escrito por Émile Zola, famoso periodista y escritor francés en favor de Alfred Dreyfus, militar judío acusado de alta tradición y condenado, por ello, a cadena perpetua en 1894, después de ser desposeído de su carrera militar. El texto lleva la forma de carta abierta dirigida al entonces Presidente de Francia

El alegato fue publicado en enero de 1898 en un pequeño diario L'Aurore, una vez que un nuevo responsable en el Servicio de Información francés descubriese en 1896 nuevas pruebas de que había sido otro militar el traidor. Y de que la familia Dreyfus promoviera una campaña en Le Fígaro en 1897 exigiendo que se revisara el juicio de 1894 y se acabase con el manto de silencio del ejército, que nunca quiso cambiar lo juzgado. 

En 1898, Zola está en la cumbre de su carrera, pero aún así se posiciona y compromete claramente. La opinión pública francesa se divide y la polémica se hace gigantesca. El papel influyente de la prensa es una realidad. En 1906 se rehabilita a Dreyfus. 

He recordado este caso, muy doloroso por otra parte, al comenzar a leer el libro "Abuelo ¿cómo habéis consentido esto?" de Joaquín Estefania, reconocido economista y autor de más de una docena de libros en los que siempre intenta divulgar, explicándolas, cuestiones, de tipo social y económico, interesantes. 

Para mí la importancia de estos libros es la implicación del intelectual en lo qué cuenta en ellos. Ese reconocerse como parte del problema, intentando buscar una solución. De sobra conocemos la ausencia, casi completa, de los más sabios en compromisos de tipo general. Lo mismo en ambientes próximos o círculos más alejados, vemos a los que atesoran méritos diversos involucrarse en asuntos de su especialidad, en grupos reducidos de allegados, pero es mínimo el número de quienes abandonan una carrera científica, o de otro tipo, para dedicarse a la esfera del bien común. 

No les culpo. Cualquiera en "su sano juicio" haría lo mismo. Tanto más en estos tiempos de desorden y frustraciones por doquier. Pero la consecuencia inevitable de esa especie de "abandono" de los mejores de sus deberes como ciudadanos, es la ocupación de los lugares con capacidad de decisión política para la vida de las personas, por mediocres que hacen, tan solo, lo qué pueden. Y lo que pueden, a la vista está, no es suficiente. 

Joaquín Estefania, de amplia reputación intelectual y amplia experiencia en diferentes campos se "moja". Se moja en el análisis del por qué hemos llegado hasta aquí, en un mundo que parece caminar de nuevo hacia épocas que creíamos superadas. Las diferentes generaciones, que hoy convivimos, poco tenemos en común en algunos aspectos. El presente, tan difícil, dará paso a un futuro que se nos antoja imprevisible en el mundo del trabajo y por ende en las condiciones sociales de bienestar. Cada más más asustados y cada vez con menos recursos reivindicativos. A pesar de las apariencias. La incertidumbre de la que hablaba Galbraith, en su famoso libro, publicado a finales de los setenta, no ha hecho más que crecer. 

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.