Publicidad en
25 de Julio. 08:43 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
MIS MARTES AL SOL

Fin de semana en Gata-Hurdes

14 de Marzo | 11:25
Fin de semana en Gata-Hurdes
Como sabe ya mucha gente en las Comarcas de Gata y Hurdes se está realizando un programa para cambiar las políticas forestales y de desarrollo rural que empieza a ser seguido nacional e internacionalmente. El fuego, amenaza permanente de estos espacios, ha sido el detonante para que la Junta de Extremadura haya firmado un convenio con expertos de la Universidad extremeña, dirigido por Fernando Pulido, para la búsqueda de soluciones a un problema que amenaza la vida de los pueblos y alquerías de este entorno, a la vez que mantiene una situación de pobreza secular en ambas comarcas, al haberlas sometido a unas reforestaciones masivas con especies altamente combustibles (sobre todo pinos), habiendo forzado la desaparición de casi todos los MOSÁICOS (este es el nombre del proyecto que se está gestando) de aprovechamientos diversos, que mantenían la población en sus lugares de origen, conservaban el medio y combatían el fuego. Espero seguir el desarrollo de este proyecto a medida que evolucione, porque será algo apasionante como podrán ustedes ver.

El viernes pasado se celebraba en Hernán Pérez (frontera de ambas comarcas) una Jornada, en las que colabora ADISGATA, para ver las iniciativas de Pastoreo-Contraincendios que se desarrollan en Andalucía desde hace tiempo. Luis Mariano, Alcalde y Presidente de la Asociación,  emprendedor-ganadero-apicultor, es uno de los puntales de este proyecto, que va movilizando cada día a más gente al ver que hay nuevos responsables políticos que intentan luchar contra la burocracia, encarnada  en estas zonas de montaña por los técnicos forestales que son los que mueven los hilos del aprovechamiento maderero, la caza y los grandes recursos económicos destinados a la prevención de incendios.

Al día siguiente continuamos nuestra visita guiada por Las Hurdes, de la mano de un profundo conocedor del territorio, de sus usos y aprovechamientos, de la cultura en la que está inmerso, y de sus gentes. De Ovejuela salimos hacia Pinofranqueado y al llegar a Caminomorisco, en una placita recortada estaban las mujeres, con sus tocas de ganchillo, remangadas, haciendo los preparos de la matanzas. Guisar la carne, embutir chorizos, morcillas (de berza y hierbabuena), raspar los pestorejos, hacer dulces (flores y rosquillas excelentes que acompañan al aguardiente, ”pa que no caiga tan abajo”). Los hombres, con sus chambras, sacrificando al cerdo, haciendo el “chamuscao” y el despiece del guarro. Los tamborileros, ponían la nota de alegría. En ese marco nos encontramos con Gervasio, Alcalde y presidente de ADISHURDES, personaje entrañable y querido por sus paisanos que, junto a un equipo de gente joven y algunas concejalas excepcionales, hacen que  los recursos de la Asociación lleguen a las iniciativas de los emprendedores, entre ellos algún cabrero-quesero. La fiesta (nada que ver con algunas horteradas de los mercados medievales) era algo espontáneo y entrañable, abierta a todos los que la visitaban y desde allí seguimos nuestra ruta hurdana, dejando atrás el espectáculo de disfrute de todo un pueblo que recrea sus tradiciones con imaginación y se llena de visitantes y turistas.

Seguimos por Cambroncino, Vegas de Coria, Nuñomoral, Fragoso, para ir a parar finalmente a El Gasco, haciendo varias paradas obligadas. La primera era la visita a una familia por la que parece que no ha pasado el tiempo. Tal vez por eso mantienen un pequeño núcleo de “cabra jurdana”, localizado por el Ministerio de Agricultura que acabó desentendiéndose de él. Recuperar esas cabras por la Junta de Extremadura, ya que parece que no le interesa a la administración Central, sería una acción inteligente, de sensibilidad y defensa de ese gran símbolo jurdano, pensando en la nueva etapa de desarrollo que se ve venir en la zona (pero tiene que ser una iniciativa muy urgente). La segunda acción era conocer a un joven cabrero, Marcos, que lucha contra la burocracia de “los forestales”. Estos le amenazan con multas, si pasa con sus cabras por zonas de reforestación, lo que le obliga a dar rodeos enormemente costosos para él, a pesar de  que  podría beneficiar ese paso haciendo algún cortafuego). Verle atravesar el río y subir en pocos minutos por la ladera escarpada del Valle con sus cabras y sus perros, fue un espectáculo que te permite ver lo que podría ser esta comarca, si a estos jóvenes se les dejara vivir y se cambiaran las barreras burocráticas por estímulos a los emprendedores. Un joven y su novia, que quieren ser cabreros y queseros en el lugar idóneo para ello, acabarán saltando por encima del muro burocrático, y servirán de referencia a otros para contener la hemorragia de la despoblación y hacer que un paraíso como es la comarca de Las Hurdes, sea conocido y visitado por un turismo sensible en auge, distinto al de sol y playa. Parece que se van dando pasos hacia ello, según pudimos ver por la afluencia de visitantes en muchos de sus pueblos. Si a ello añadimos la buena infraestructura de carreteras, recursos turísticos y servicios que van creándose, la leyenda creada sobre las Hurdes se trocará en la de una comarca llena de atractivos, que deben visitar la gente que ama la cultura y el turismo rural. Por último la profesionalidad con que fuimos atendidos en el restaurante “Las Casitas del Bodegón”, con lleno absoluto de turistas y con especialidades propias de la zona (cabrito a la brasa de verdad), resaltan el papel que la gastronomía puede jugar en la imagen de una comarca de leyenda como la que comentamos.

Al final fuimos a pernoctar a Las Mestas, donde pudimos comprobar que la Red de Hospederías de Extremadura también está adaptándose a la nueva gestión del turismo que se está impulsando en nuestra tierra. Impecable todo lo que vimos en ella (solo le falta tener prensa los fines de semana). Allí comenzamos el último periplo por Cabezo, Ladrillar, Riomalo de Arriba, Carabusino (qué aceitunas nos sacó allí un paisano, endulzadas y guisadas por él) hasta parar en Casares de las Hurdes, donde aparte de tener dos campanas a mi alcance, puede ver una placa con algunas de las bellas palabras que Unamuno dedicó a esta “tierra sin pan”; en la que por cierto, comimos el mejor pan de horno de leña que puedan imaginar.

Gata y Hurdes han emprendido una senda que puede ser referencia para otros pueblos y otras gentes. Y sobre todo, para nosotros mismos. El Proyecto MOSÁICO es algo más que el diseño formal de un encargo. Es la mejor expresión de un modelo de desarrollo participativo, en el que ya hay setenta iniciativas a poner en marcha. Esperamos y deseamos que las gentes que habitan estas dos comarcas, los expertos y los políticos, no dejen que la burocracia y la resistencia a los cambios de algunos intereses ahoguen este intento de conciliar el desarrollo, con la conservación de las buenas tradiciones y los recursos naturales, al tiempo que se defienden culturas que deben sobrevivir al fuego y a la despoblación que impone un desarrollismo y una tecnocracia cuyos efectos ya conocemos.

La “dictadura del pino” debe dar paso a la “fertilidad del castaño”. De un monocultivo peligroso hay que pasar a la diversidad del MOSÁICO, y esto, o lo entienden los jefes forestales o se lo tienen que hacer entender los responsables políticos y los habitantes de estos territorios amenazados.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.