Publicidad en
23 de Marzo. 01:27 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

No me corrijas: soy andaluz

2 de Marzo | 15:49
No me corrijas: soy andaluz
En Ghost salía Arsenio Hall en un programa de televisión y decía: “No traten de ajustar el color de sus televisores: soy negro”. Esta escena se me pasa por la cabeza cuando oigo que alguien intenta corregir a otro por expresarse en Andaluz.

Historicamente, el andaluz ha sido el paria y el cateto de España. Gente sin formación académica dedicada a labrar la tierra de los señoritos. Para continuar con las citas, como dice un gran autor de carnaval: “pobrecitos y vasallos, siervos de terratenientes y de chulos a caballo”. Y por eso, y me gusta pensar que sólo por eso, consideran el Andaluz un habla inculta. No ocurre así, por ejemplo, con el Canario, que acortan las palabras y sesean como muchos de nosotros. Todo esto viene porque hace poco vi a una madre reprender severamente a su hijo porque no decía correctamente, a su parecer, las terminaciones de las palabras. No mal, sino en Andaluz. Terrible.

El pobre, el analfabeto, incluso el ladrón, hablaba Andaluz en el cine y el teatro. Es un estereotipo muy manido, pero está en nuestra mano normalizarlo.

Jerez, vaya usted a saber por qué, ha acogido en los últimos diez años a mucha más gente de Despeñaperros parriba que en el pasado -al menos así lo he percibido yo-. Jerezanos que se casan con madrileños o de sitios parecidos donde no hay sol ni vino -nótese la ironía-. Al que es de fuera, a veces le cuesta asimilar que su hijo, carne de sus carnes y de raíces castizas, hable como un secundario de Curro Jiménez; y debe comprender que el lenguaje forma parte de la cultura. No exagero si digo que puede llegar a ser motivo de vergüenza cuando van a ver a los abuelos: “Niño, habla bien”.  No reprocho nada, puedo llegar a comprenderlo, las implicaciones peyorativas heredadas de antaño son demasiado fuertes.

Yo mismo he crecido en una casa con una chiclanera y un navarro; la influencia en el acento es importante, claro, pero nunca se me ha negado mi deriva y evolución lingüística. Hablo Andaluz.

Sé como se escriben las palabras, sé cómo se pronuncian, no hace falta que nadie me corrija cuando hablo. A veces sí, porque no lo sé todo, pero que no pongan un “ido” donde yo he dicho “ío”.

Está de moda jactarse de la modernidad del Andaluz y de su economía. Que todos los idiomas avanzados ascienden a expresiones más cortas. No se trata de eso, se trata de que hablamos así y punto, de que no me quites lo que es mío, ya no de mi pueblo, sino mío porque me lo han inculcado, lo he adoptado y lo he perpetuado. Y sobre todo porque lo siento parte de mí. Soy yo.

Por respeto, a veces intento suavizar mi deje cuando hablo con gente muy... fina. Sólo suavizar, no nos engañemos, es muy difícil que nos comprendan cuando hablamos rápido o entre nosotros. La aberración es la de intentar hacerte pasar por vallisoletano cuando eres de Sanlucar, por decir un pueblo. Me sentiría sucio haciendo eso. Hacerte entender está bien, pero lo demás es prostituirse.

Hace unos años fui a un concurso de televisión y me dijeron que se me escuchaba “muy andaluz”. Yo hablé normal, como hablo con mi padre o mi madre. Pero la gente no está acostumbrada a escuchar nuestro acento en la pequeña pantalla si no es con las connotaciones que antes os exponía. Por suerte la cosa está cambiando. Y para conseguir que el Andaluz se normalice, simplemente tenemos que sentirnos orgullosos de como hablamos, que nos entiendan y tener claro cómo hay que expresar algo si alguien no tiene muy claro lo que queremos decir. Pero nunca avergonzarnos.

Hablar Andaluz no es hablar mal. Y dentro del Andaluz, cecear no es peor que sesear. Los localismos andaluces no son más extraños que los localismos de Segovia. Todo es Castellano. Todo merece el mismo respeto y ser liberado de los matices negativos. Quillo.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.