Publicidad en
25 de Noviembre. 12:23 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

De película

2 de Marzo | 11:36
De película
En las pelis americanas, esas que están tan bien hechas, el canalla conserva una cierta clase, la justicia funciona y los imperios continúan aunque las familias se autodestruyan. En España, la realidad es mucho más de andar por casa, con contendientes embadurnados en el barro, sin glamour, los odios y resquemores asomando exageradamente. La navaja y la sangre, metafóricamente hablando, como diría mi amiga con el seny catalán de antaño. 

En las tertulias, demasiadas veces, la opinión del medio es retroalimentada por los tertulianos invitados, con lo que la misma idea se repite una y otra vez, sea o no cierta, se fundamente más o menos. Es como ese pasillo circular que rodea el noble Salón de  Plenos del Congreso, en el que a veces suceden las únicas conversaciones interesantes de la Cámara, que luego contará el periodista avezado y que leerán (en los titulares del día después) estupefactos, los congresistas de base. Porque aunque estaban dentro, eran sujetos pasivos que no se enteraron de los mundos paralelos existentes. 

Gente de la profesión me dijo, hace años, lo importante de la remisión a los medios, de los datos estadísticos de un hecho determinado durante todo el fin de semana; los números son muy agradecidos, de importancia crucial cuando se han de escribir noticias en días de "puente" y similares. Ya que las noticias escasean, y "la hoja en blanco" debe ser rellenada diariamente. Como está mandado. 

Uno de los problemas del momento presente consiste en que las reglas básicas de conducta y convivencia, las de toda la vida, han saltado por los aires y nos hemos quedado sin referencias para aplicar. La información llega al momento, sin filtro, y todo el mundo que quiere, intercambia sus propias opiniones con ella, dando lugar a otra nueva información que a su vez vuelve a ser consumida, suficientemente amasada, por quienes la leen y convierten sus puntos de vista, totalmente subjetivos, en parte importante de dicha información, siendo agentes generadores con la potencia que ello tiene para la propia autoestima. Así que ya tenemos a cualquier individuo (formado o no en los avatares de cualquier asunto) formando parte activa en el proceso de difusión y explicación del mismo. Y no siempre con percepción completa de las partes que han de conocerse. Sin dudas. 

Las opiniones mayoritarias no son necesariamente, las más atinadas o provechosas. Véase por ejemplo en el caso de los derechos de las mujeres, tomado (y es lógico que así sea) como símbolo de resistencia por grupos específicos, analistas incluidos. Mirado, como está, el mundo con ojos varoniles, las propias han incorporado las reglas de juego impuestas por los hombres, de los que sigue dependiendo en una gran mayoría la economía en la que nos desenvolvemos. Por eso sólo cuando la mujer adquiera independencia económica tendrá verdadera independencia en todas las demás elecciones de su vida. Así de crudo. 

Lo he dicho antes y lo repito ahora: aquel o aquella que quiera, de verdad, que las mujeres ostenten el poder o (al menos) no sufran discriminación, debieran trabajar por un pleno empleo para el sector femenino y una mayor cualificación de ellas para el mismo. Me sigue sorprendiendo mucho la ausencia de ideas, en lugares con altas cifras de paro, en busca de nichos de empleo para mujeres, en trabajos que tradicionalmente siempre han hecho bien. 

Carmen Heras



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.