Publicidad en
22 de Octubre. 19:22 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial

Último día de ... ejem, ejem

30 de Diciembre | 09:31
Último día de ... ejem, ejem
Primera hora de la mañana, radio puesta, boletín y ¿cuál es su contenido estrella? Los balances, sean del tipo que sean, previsibles en su mayoría, ha sido escuchar el nombre del político de turno y ya sabía yo por dónde iban los tiros. No creo que haga falta que me recree en las palabras de los diferentes representantes; para unos Extremadura es la caña, bueno, así no lo han dicho, pero es lo que le faltaba para ponerle el broche de oro a la intervención; para otros estamos en un pozo sin fondo, tampoco lo han dicho así; para el de más allá España no nos tiene presentes; para el de más acá vamos poquito a poco; en definitiva, previsibles palabras un 30 de diciembre que ni unas son acertadas ni las otras son la clave, si metemos en una coctelera un chorrito de cada una de ellas ahí tendremos la copa perfecta de esta Extremadura.

Hoy también es el día de lo “último”, último consejo de ministros, último pleno, última comisión, último viernes, último día de trabajo, lo último de lo último, eso sí, digamos lo último de este año, que no me gusta decir lo último así sin más, a secas. Pues eso, estamos en la jornada de lo último del año, si nos ponemos a apuntar cuantas veces vamos a escuchar hoy “último”… Y mañana también, no olvidemos que 31 es mañana sábado pero para entonces nada más que se estará pensando en la cena, en el vestido, en el peinado, en la corbata,… 

¡Ahhhh! Se me olvidaba, si es día de balances y de últimos no puedo dejar atrás otra cosa, hoy es el día del examen de conciencia, sí, entre hoy y mañana pensaremos aquello que ha fallado en el año, aquello que no nos ha gustado, que no nos ha llevado por el camino adecuado, en definitiva, aquello a lo que le decimos no y le cerramos la puerta para que no entre con nosotros en 2017. Y claro está, si le decimos no es porque nos proponemos cambios, pues de eso es también el día, de propósitos, los que más escucharemos, a ver, a ver, déjenme que piense… tabaco, peso, estudios, ahorros,… lo de siempre, para qué vamos a cambiar si así vamos bien, por lo menos no tenemos que pensar mucho y de fin de año en fin de año ya tenemos la lista preparada.

Si les parece no voy a quedarme atrás, voy a hacer también un popurrí entre balance, propósitos, lo que no quiero hacer, lo que intentaré cambiar, pues eso, mis palabras de fin de año.

Vaya por delante que las cosas que voy a escribir serán intentos, aquí nada es sí o sí porque ya sé que voy a meter la pata de vez en cuando pero… pues mira, por ahí voy a empezar, voy a intentar meter la pata menos, miren que lo intento pero vamos hay veces que me no soy capaz, que sin darme cuenta (ejem, ejem) meto la para así, sin más. Más cosas, quiero ser menos irónica (ja, ja, ja ) que hay veces que sé que hago daño o al menos eso me hacen llegar y luego me entran unos remordimientos que para mí se quedan. Cuando escribo con ironía no busco hacer daño, solo quiero hacer más llevadera una información tediosa, de la que muchos están cansados y parece que con ciertos toques uno se engancha a mi tema estrella. Quiero ser menos pesada, lo siento, no lo he contado pero el 90% de lo que he escrito aquí ha sido sobre política y sé que hay vida más allá, voy a intentarlo. Más cosas, quiero ser menos ingenua, miren, eso será bueno para mí, que hay quien piensa que de ingenua soy tonta y se aprovechan todo lo que les da la gana y más. Y qué más…

Quiero ser yo, Rocío, sin más, una ingenua, tontorrona con una pachorra que no puede con ella, quiero seguir siendo así porque sé que de esta manera hago feliz a muchas personas; también quiero seguir haciéndome la tonta cuando sea necesario porque hay veces que es mejor ser así. Quiero seguir estando ahí para los que me necesiten, poniendo mi granito de arena en lo que haga falta. Quiero seguir siendo una sensiblona, más de lo que aparento que sé no doy esa imagen, pero sí, soy una mujer muy sensible y eso me hace ser más humana; humanidad es lo que más de uno deberían poner en primer lugar en su lista de propósitos. Ser sensible no es sinónimo de debilidad, les aseguro que no soy nada débil, pero sí sensible y de esa sensibilidad resurjo con más fuerza que nunca. En definitiva, quiero ser Rocío Pérez Ortiz, con lo que cada una de esas tres palabras conlleva.

¿Y qué no voy a consentir? Esperen a verlo, pero sin duda no voy a dejar que nadie me haga daño y mucho menos a quienes me rodean, saben qué, no me lo merezco, no se lo merecen, voy a ser más guerrera que nunca así que cuidadín, cuidadín.

¿Qué les parece? Veremos qué hago y qué no hago, pero por lo que pueda pasar aquí queda constancia de todo ello, espero que no tenga nadie que decir, “tú dijiste…”

Pasean un buen fin de año y, como no, piensen en el venidero pero no le den muchas vueltas porque lo que tenga que estar por llegar es más fuerte que todo lo que pensemos y nos propongamos. Sean felices. Nos vemos el año que viene.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.