Publicidad en
24 de Agosto. 04:41 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Opinión-Editorial
SIN PROPÓSITO DE ENMIENDA

Morir quemada por no poder pagar la luz

16 de Noviembre | 11:46
Tenía 81 años. Como tantas otras personas mayores, cientos de miles, tenía que malvivir con una pensión misérrima. ¿Qué cantidad? ¿Cuántos jubilados subsisten con apenas 630 euros con los que pagar un alquiler, la luz, el agua, comprar la comida de cada día y pagar las deudas que se acumulan, imparables, semana a semana? Pedir de prestado. Confiar en la buena voluntad del de la tienda de abajo. Tal vez de los vecinos. De unos hijos o unos nietos que de vez en cuando puedan llevar algo para alimentarse; y eso en el mejor de los casos porque lo habitual es que todos, hijos y nietos, vivan de la pensión de los abuelos. .

Tenía 81 años y empezó por dejar de pagar el alquiler. Un expediente de desahucio se abría paso en los juzgados. Después llegó el recibo del agua y después el de la luz. La compañía eléctrica cortó por lo sano y desde hace dos meses la mujer de Reus tuvo que comprar velas para iluminar las frías noches. ¿Calefacción? Tal vez un brasero de picón – desde que estalló la crisis han vuelto, remedios de la posguerra contra el invierno mientras por las calles se vuelve a escuchar a los pregoneros del carbón -, tal vez un mal brasero, probablemente unas mantas. Eso es todo.

He intentado encontrar el nombre de la compañía eléctrica que la condenó a noches sin iluminación: Gas Natural, que nada dice por el momento y si lo hace más adelante serán vaguedades y, no lo duden, un ejercicio de quitarse el muerto de encima. Literalmente en este caso. Hay empresas de publicidad especializadas en lidiar con estos pormenores, daños colaterales en la guerra por mantener las millonarias plusvalías. Digámoslo también: desde 2008 los ricos cada día lo son más. Los pobres también y van en aumento. Más pobres (con menos recursos) y más pobres (en cantidad, en número de personas).

Sobre su vida y sus últimos meses podemos imaginar, porque es un relato conocido, repetido en otros tantos casos, infinitos en este país que se vanagloria de moderno: la desesperación, el miedo, la incertidumbre, los impagos.

Desde el 2008 crece la pobreza infantil y las familias que se dan de bruces con la pobreza energética saben que hay elegir: comer o iberdrola. Llevarse algo a la boca o endesa. No importa la multinacional de referencia, todas actúan igual: se desentienden del pobre y de las miserias de cada día y nombran a un ex ministro para su consejo de administración. Eso que no falte.

Se iluminaba con velas porque le cortaron la luz y una de ellas prendió en el colchón segando su vida. Se acabó. Una muerta más de esta crisis. Por accidente sobrevenido en Reus. Otros se suicidan. Otros se dejan morir.

Ahora nos dicen en el Ayuntamiento que los servicios sociales no sabían nada porque nada había dicho. Aunque ya había solicitado una ayuda para el agua. La culpa, aquí también, es de la víctima. Una mujer de 81 años. Todos deben saber manejarse entre las burocracias del gobierno, no importa cual sea su signo político. Hay que ser expertos en la Ley y saber desenvolverse entre tantas normativas confusas y tanto lenguaje oscuro. Nos dicen que no había pedido ayuda como si pedirla fuera fácil.

En Cataluña se había aprobado una Ley, poco ambiciosa eso sí, para intentar garantizar un mínimo de luz y agua a los ciudadanos. Una Ley que el gobierno de España se apresuró a tumbar con un recurso ante el Constitucional porque lo importante es ser el gallo del corral y darle lecciones a los separatistas. Los palos, claro, sobre las espaldas de los más débiles.

Murió con 81 años porque no podía pagar la luz y tuvo que acudir a las velas. Fue asesinada por la crisis. Los bomberos nos relatan que acuden a pisos donde buscan el calor con la quema de periódicos en el suelo. Otra mujer murió quemando sus alpargatas. De los 14 fallecidos en incendios domésticos en 2015 – último dato – 7 lo fueron por causas nacidas de la pobreza energética.

¿Hasta cuándo? ¿Hay que seguir mirando a otro lado?



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.